Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La Argentina que se viene: entre la mediocridad y la incertidumbre

Por Germán Fermo

Otra oportunidad perdida. El 2016 era el año para implementar una serie de reformas estructurales que permitieran a nuestra querida nación liberarse del estado de permanente asfixia que soporta el entorno económico desde hace décadas, un estrangulamiento que nos impide crecer, lo cual es un aspecto esencial para la eliminación de la pobreza estructural que padece nuestro país. Lamentablemente para el futuro de la próxima generación tres aspectos contribuyeron a que esto no ocurriese. Primero, un oficialismo que no se atrevió a imponer una agenda de transformación relevante y que prefirió generar en la población la sensación de que no estábamos tan mal: la fe y la esperanza se comieron dos años y medio de gestión. Segundo, una oposición destructiva en cuanta iniciativa de cambio que intentó proponer el gobierno siendo la corrección tarifaria quizá, el ejemplo más elocuente. Tercero y lo mas importante, una sociedad que democrática y mayoritariamente votó por un cambio pero que al percibir los costos que el mismo implicaba decidió desentenderse y renunciar al mismo, no estando a la altura de semejante desafío histórico. Mucho se habla de la herencia K, lo cual es cierto, el estado de la economía argentina en 2015 era sumamente comprometido. Pero poco se habla del formidable stock de confianza con el que este gobierno comenzó su gestión en 2016. Uno de los costos mas elocuentes del gradualismo oficialista fue la destrucción de gran parte de ese stock inicial con el riesgo país subiendo muy drásticamente desde sus mínimos en octubre 2017, aspecto que se exacerbó con la tan conocida conferencia del 28D cuyos costos seguiremos pagando por años todos los argentinos. Reconstruir ese nivel de confianza llevará años enteros de hacerlo todo bien, el mejor escenario posible en la actualidad es la recuperación parcial de las paridades de los bonos cortos y medios y una baja razonable pero nada espectacular de nuestro recalentado riesgo país. La economía del 2018 sigue siendo en esencia la misma economía K del 2015. De esta forma, nada puede salir bien bajo este marco de distorsión no corregido y los responsables somos todos: gobierno, oposición y ciudadanía ausente.

A la economía se la puede ignorar sólo por un efímero lapso. El error de diagnóstico inicial tuvo dos raíces: a) se supuso que por el solo shock de confianza se generaría un virtuoso ciclo de ingreso de dólares en la forma de inversión real, b) ante un mundo que comenzó a subir tasas, se cometió el error de suponer financiamiento externo por mucho mas tiempo de lo que efectivamente se logró. De esta forma, el mes de mayo fue para los argentinos el verdadero momento en donde dos diagnósticos erróneos confluyeron para generar una crispida crisis cambiaria: los excesos de la economía K interactuaron con la inacción M, propiciando un entorno muy conocido por todos: crisis.

La mediocridad puede ser una buena o mala noticia, depende cómo se la mire. Con una visión de corto plazo obviamente que se extiende hasta las presidenciales del 2019 dos escenarios se plantean. Primero, de la crisis cambiaria observada entre mayo y junio de este año, que llevó al país a un estado de cuasi-esquizofrenia, percibir cierta estabilidad sustentada sobre la noción de una economía rota que en el mejor de los casos transitaría años enteros de mediocridad asistida, parecería convertirse en un escenario menos malo al inicial, lo cual es bienvenido. Segundo, también existe, la probabilidad de que en cualquier momento, la economía argentina vuelva al estado de locura vivido entre mayo y junio de este año. En estos escenarios probabilísticos todos, yo no soy de los que cree que tendremos un Armagedón a la vuelta de la esquina. Mi escenario base es el primero o sea, una economía diezmada en todos sus aspectos esenciales, que se aleja del caos al menos de caras al 2019, sobre la noción de largos años de mediocridad asistida siendo los USD 50.000 millones del FMI la esencia de dicha asistencia y el ancla de este modelo. Lejos quedaron ya los meses en donde la tasa de interés era la referencia, hoy estamos todos dependientes de un concepto: el préstamo del FMI que a su vez nos permite dimensionar verdaderamente lo que el gradualismo significó. En nuestro contexto de confianza perdida, la mediocridad es una buena noticia obviamente, en un sentido relativo, la confluencia de los desaciertos K sumados a las subestimaciones M, exaltan a la mediocridad como el mejor escenario posible.

El nuevo BCRA como estabilizador y garante de un largo sendero de mediocridad asistida. Primero, claramente el BCRA ha podido estabilizar parcialmente a un mercado de cambios que había entrado en fase de locura, lo cual es muy bueno. Sin embargo, dicha estabilidad es parcial en el sentido que la otra cara de una misma moneda es una tasa de interés en pesos que en la parte corta de la curva ronda el 45%. Hasta tanto dichas tasas no bajen al 20% no podremos hablar de estabilidad cambiaria en un sentido pleno. En este aspecto mi expectativa es que este renovado BCRA anuncie en los proximos 90 días un swap de Lebacs al menos aquéllas en poder de bancos públicos y privados que representan más de la mitad del stock total, contra la entrega de bonos en pesos mucho mas largos digamos, tres años, que permita descomprimir la parte corta de la curva local a cambio de un sendero mucho mas largo y mucho menos agresivo de tasas. Recuerden, la génesis de la crisis fue el mercado de Lebacs, una economía no puede recuperarse en ningún aspecto hasta tanto dichas tasas no bajen significativamente. Mi expectativa es que este BCRA a diferencia del anterior, entiende la gravedad del problema, ejecutará el swap y a partir de dicha decisión comenzaría una razonable recuperación de todo el espectro de activos argentinos en especial, bonos cortos y medios hasta el 2024. Recuerden, los bonos no necesitan upside para recuperar, la mediocridad puede ser un escenario más que suficiente en especial, para durations inferiores a 4 años.

Conclusión. A los ansiosos que esperan el helicóptero y un Armagedón en breve, me permito comentarles que le asigno a dicho escenario una bajísima probabilidad de ocurrencia de caras a las presidenciales del 2019. A los ansiosos que ya esperan un rebote mágico, me permito aconsejarles que bajen varios cambios y que comiencen a imaginar una Argentina rota económicamente, con bajísima capacidad de crecimiento sostenido pero dicha realidad no necesariamente implica caos. Me imagino a una nación con largos años de asistencia financiera que seguirá un camino de mediocridad subsidiada y siempre bajo el acecho de un shock de incertidumbre que lo pueda complicar todo. Esta es la Argentina de todos, esta es la Argentina que nunca nos animamos a corregir. Lo lamentable es que en economía los problemas no pueden ignorarse, de una u otra forma te golpean la puerta y la manera de hacerlo esta vez fue mediante un shock licuatorio cuyos costos ni siquiera han comenzado a develarse para lo que será un durísimo segundo semestre con alta recesión e inflación. Bienvenidos a la definición mas ácida y contundente del gradualismo, concepto que en 2016 fue abalado por la mayoría de los argentinos.


*Artículo publicado en El Cronista

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Columnista