Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La Argentina ya no está en emergencia económica


Fueron 16 años de emergencia económica. Sin embargo, el Gobierno oficializó la semana pasada que la Argentina finalmente abandonó ese estado, una excepción a la regla que fue instalada por la crisis de 2001 y que brindaba al Ejecutivo un poder mayor.


La información fue publicada por el diario La Nación, que advierte que “la ley de emergencia pública y reforma del régimen cambiario que había sido sancionada el 6 de enero de 2002 no se renovó y con ella quedaron atrás facultades delegadas al Ejecutivo”.


Por esta ley, que fue extendida una y otra vez durante el gobierno kirchnerista, el Presidente disponía de facultades extraordinarias: entre ellas, establecer el sistema que fija el tipo de cambio entre el peso y las divisas extranjeras, pautar retenciones a la exportación de hidrocarburos, fijar tarifas y renegociar los contratos de servicios públicos y regular los precios de la canasta básica.


Si bien el contexto en que fue decretada ameritaba una decisión tal (la pobreza había aumentado del 35,4% al 49,7% de la población, la indigencia pasó del 12,2% en 2001 al 22,7% en 2002 y el desempleo había trepado al 40,2%) los números actuales no justificaban seguir con la medida.


El término de la ley fue celebrado por la Casa Rosada. "Es un paso más hacia la institucionalidad. Haber vivido en emergencia en tiempos de tasas chinas obedecía a una discrecionalidad política más que a una necesidad imperante. La emergencia social continuará vigente. Pero terminaron ya la energética y la económica”, advirtió un hombre de la mesa chica del presidente Mauricio Macri.


Relacionadas

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

El importante desafío de crecer dos años seguidos

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 

Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en...

Ver Más

Los datos de empleo y la macroeconomía

Desde que en el segundo semestre de 2016 aparecieron los primeros indicios de reactivación de la actividad económica agregada hasta hoy surgieron aparentes contradicciones entre ese nuevo escenario, con "siete trimestres consecutivos de crecimiento del PBI", según resalta a menudo el ministro de Hacienda y su equipo, y las quejas y cuestionamientos crecientes de sindicalistas, economistas independientes y también de empresarios sobre la fortaleza de esa recuperación en el agregado general y la realidad que afecta a cada sector...

Ver Más

Nuevas plataformas de economía colaborativa

La tendencia ya es furor en Europa y no para de crecer en América Latina.

Ver Más

Los empresarios elegidos por Mauricio Macri para liderar la nueva Argentina

Vinculados a la nueva ola tecnológica, serán los encargados de marcar el rumbo económico en los próximos meses.

Ver Más

Los tiempos del gradualismo

A partir de la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los estudios de Stephen Hawking, hemos podido entender un concepto misterioso y apasionante a la vez para la mente humana: el tiempo es relativo a la velocidad de los cuerpos. Haciendo un paralelismo, la agenda económica del gradualismo le permite al Gobierno usar la herramienta del endeudamiento para ganar tiempo y suavizar el impacto en el bolsillo de las correcciones que requiere la estabilización de la macroeconomía frente a la herencia recibida, mientras pivotea entre la construcción de capital político y las señales de sostenibilidad al mercado. Sobre todo, cuando ...

Ver Más