Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La actividad económica de los países de América del Sur retrocederá este año, según la CEPAL

​La actividad económica en los países de América del Sur caerá 0,2% promedio este año, mientras que para 2020 se espera una mejora de 1,3%, según las últimas previsiones de la Comisión Económica para América latina y el Caribe (CEPAL).

La entidad regional revisó de esta forma a la baja las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región para 2019, año en que se espera una expansión promedio de 0,1% para las naciones que integran América latina y el Caribe.

Según la CEPAL, la economía argentina retrocederá 3% al cierre del corriente año; Bolivia crecerá 3,5%; Brasil avanzará 0,8%; Chile, +1,8%; Colombia, +3,2%; Ecuador, 0%; Paraguay, +0,2%; Perú, +2,5%; Uruguay, +0,3%; y Venezuela caerá 25,5%.

Las economías de los países de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, como petróleo, minerales, y alimentos, registrarán de esta forma la primera caída desde 2016.

Por su parte, para las economías de Centroamérica y México se prevé una tasa de expansión de 0,7% para 2019 y de 1,6% para 2020, valores que implican una reducción respecto a la media de crecimiento observada desde 2014 en esta subregión.

En tanto, en los países del Caribe de habla inglesa u holandesa se estima un crecimiento promedio de 1,5% para 2019, y la tasa esperada para 2020 es de 5,7%.

En este último caso, la fuerte tasa de crecimiento prevista está influenciada por la fuerte mejora que se espera para Guyana, vinculada al comienzo de la producción de petróleo que tendría lugar el próximo año.

Según la comisión regional de las Naciones Unidas, la dinámica de la actividad económica en América Latina y el Caribe se da en un contexto en que la economía global ha disminuido su contribución al crecimiento de la región en 2019, situación que muy probablemente se mantendrá para el próximo año.

No sólo el volumen de comercio global y el nivel de actividad global se han venido desacelerando de forma pronunciada -afectando la demanda por exportaciones que enfrenta América Latina y el Caribe- sino que también se han visto afectados a la baja los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

Además, los episodios de aumentos en la volatilidad financiera influyeron por momentos negativamente en las condiciones financieras y los flujos de financiamiento disponibles para los países, agrega el organismo.

Ante este contexto externo caracterizado por tensiones comerciales y alta incertidumbre, se agravan las dificultades que en materia de inserción al comercio y producción internacional suelen exhibir las economías de la región, advirtió la CEPAL.