Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La revolución agroecológica: el camino hacia un modelo sustentable

Por Yamile Cóceres

La agroecología surge como alternativa a los modelos convencionales e industriales de producción. Es un sistema que tiene por objetivo el respeto por el medio ambiente en un sistema de procesos sostenibles a través de la búsqueda de una interacción entre los recursos biológicos y ecológicos de manera natural teniendo en cuenta aspectos sociales, culturales y económicos. Además, es una alternativa para la contaminación del ambiente, la erradicación del hambre y la adopción de nuevos hábitos alimentarios más nutritivos y saludables.

Durante el 2018, Hilal Elver, Relatora Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, realizó una visita al país para analizar la situación de la Argentina en tiempos de crisis focalizando su recorrido de campo en dos provincias: Buenos Aires y Chaco. El informe fue presentado a principios del 2019 en el  Consejo de Derechos Humanos de las naciones Unidas, dejando expuestas algunas observaciones preocupantes para la situación alimentaria y ambiental que se viven en el país: “La agricultura industrial está causando peligrosos índices de deforestación, cerca de 27 millones de hectáreas cada año. La utilización excesiva de agroquímicos contamina el agua, el suelo y están teniendo un efecto letal en la salud humana” expresó Hilal en el informe. Además, dijo: “Los argentinos consumen la mayor cantidad per cápita de la región de comida ultra procesada. Por tal motivo el 60% de la población es obesa o tiene sobrepeso”. No obstante, existen muchos movimientos sociales, agrupaciones como la Unión Trabajadores de la Tierra ( UTT ), organizaciones e integrantes del mundo académico que vienen educando a la sociedad en su conjunto y trabajando en la producción, investigación y comercialización de productos libres de agrotóxicos.

Estuvimos conversando con Martín Diano, Ingeniero Agrónomo del Programa ProHuerta del INTA Delta del Paraná del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, sobre los aspectos positivos de la agroecología y nos dijo: “La agroecología viene a proponer un sistema alternativo promoviendo las interacciones biológicas y el uso de tecnologías de procesos a diferencia del modelo de insumos La importancia que tiene la Agroecología, es la capacidad de poder trabajar con los sistemas naturales de una forma sustentable, promoviendo las interacciones biológicas, obteniendo un producto sano, nutritivo, amigable con el ambiente y  comercializado de una forma justa”.

¿Qué quiere decir que la agroecología entiende a la agricultura sustentable como una construcción social?
La agroecología tiene múltiples definiciones, pero en lo que sí todos concuerdan es que, es un modelo de trabajo que promueve la sustentabilidad de los sistemas, es decir que se mantengan en el tiempo, que sea amigable con el ambiente y no desgaste los recursos, y que a su vez aporte más fertilidad al sistema natural y a la vez que sea socialmente incluido por todos.

¿Cuál es la situación actual en la Argentina?
El país está en una etapa de crecimiento, en su auge y con mucha fuerza porque la misma población está reclamando productos sanos, productos nutritivos libres de agroquímicos porque también hay mucha información de lo que los agrotóxicos pueden generar en la salud. Las familias están cada vez más involucradas en el tema y también hay una tendencia a fortalecer los círculos cortos de comercialización con productos locales y productos que vengan de la agricultura familiar.

¿Qué papel cumple el Estado?
Algo muy importante es que los Estados acompañen los procesos agroecológicos, ya que como son tecnologías de procesos, y no de insumos, no hay mucho fomento en las empresas por cuestiones de rentabilidad. Entonces, es ahí donde el Estado tiene que estar acompañando con formaciones de nuevos técnicos que tengan esa mirada y también, acompañando a productores que se están iniciando en este cambio de modelo.

¿Cuáles son los riesgos que existen hoy en este modelo de producción?
Los riesgos más grandes que tienen los productores hoy en día es que se pueda producir algún tipo de desequilibrio de plagas o de enfermedades, y ver qué hacer en esos casos porque ellos viven de esa producción. El hecho de cambiar de ese modelo convencional al agroecológico les genera incertidumbres pero es ahí donde me parece importante que esté la presencia del Estado, con capacitaciones y ayuda en las condiciones para la comercialización. Yo creo que vale la pena, hay que asesorarse y hacerlo de manera progresiva hacia una transición agroecológica.

¿Es viable un país agroecológico?
Sí, yo creo que es posible, hacia eso vamos y hacia eso va a tender el mundo. Creo que, cada vez está más claro, los huecos que deja el sistema convencional donde no encuentra soluciones para abordar algunas problemáticas que van surgiendo. La agroecología en parte retoma prácticas culturales y ancestrales que utilizaban y utilizan las comunidades y pueblos originarios. No es algo completamente nuevo. Lo nuevo es el  enfoque integral como una disciplina científica que incluye aspectos productivos, sociales, económicos y políticos, y se sigue avanzando en ese sentido.

Columnista