Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La bici argentina que se disputan BMW, Porsche y Ford

Una bicicleta única creada por tres argentinos podría sacudir el mercado norteamericano y europeo. La Gi Bike está armada en aluminio y tiene dos versiones: una eléctrica y otra standard.


Todo fue culpa de un paro de transporte. Hace tres años, cuando en Córdoba no había cómo viajar, Lucas Toledo, Agustín Augustinoy y Eric Sevillia se pusieron a pensar en cómo solucionar el problema de la movilidad en las grandes ciudades.


Dos años después presentaron Gi Bike, la primera bicicleta eléctrica de origen argentino. Y ahora, cuando el proyecto está a punto de dejar de serlo para entrar en su etapa de fabricación, las automotrices BMW, Porsche y Ford ya mostraron su interés.


La Gi Bike es una bicicleta de aluminio que viene en dos versiones: una eléctrica de 17 kilos y otra standard, de 12. Ambas pueden plegarse en sólo tres segundos y un movimiento. Tienen un sistema antirrobo que la bloquea cuando su conductor se aleja más de tres metros y luces LED que se encienden por la noche.


Otra de sus funciones innovadoras es su aplicación inteligente, que permite estar al tanto de los imprevistos del tránsito por su integración con plataformas de mapas y redes sociales. El aparato permite viajar por más de 60 kilómetros sin la necesidad de ser recargado. Además cuenta con un puerto USB,


En una entrevista, Lucas Toledo aseguró sobre Gi Bike: “Descubrimos que la bicicleta era la forma más eficiente para moverse, pero que del 1800 hasta hoy sólo se había innovado en sus materiales”.


Para conseguir hacer realidad esta bicicleta, los tres emprendedores debieron sortear más de un obstáculo, aplicar a una beca del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) por $150.000 que consiguieron pero que tardaron dos años en cobrar y fabricar los prototipos a pulmón. La primera versión fue hecha en madera; para la segunda, compraron una impresora 3D para que fuera de plástico.


Respecto del mercado, planean apuntar en una primera instancia a los Estados Unidos y Europa, dado que entienden que la bicicleta aún es cara para América Latina. “Como lo más caro es el chasis, que es de aluminio, estamos por desarrollar un modelo que tenga las mismas características pero en otro material”.


Bignay Inc., la compañía de Toledo, Augustinoy y Sevillia, tiene base en Delaware y una sede en Nueva York, pero todo el equipo creativo y técnico está en la Argentina. Y el proceso de fabricación está descentralizado en distintas partes del mundo.


Relacionadas

Crearon una luz inteligente para andar por las bicisendas

Este nuevo gadget busca imitar el uso útil de las luces traseras de los coches

Ver Más

Se calman las aguas entre el gobierno nacional y los industriales

Marcos Peña y Francisco Cabrera se reunieron con la cúpula de la Unión Industrial Argentina.

Ver Más

Reacciones a favor y en contra de la eliminación de aranceles a las computadoras

Desde el Ministerio de Producción hablan de las ventajas de la decisión; sin embargo, los productores nacionales muestran preocupación. 

Ver Más

Ford y Amazon unidos para incrementar la experiencia de los usuarios en sus vehículos y hogares

Ford y Amazon se unieron para ofrecerles a sus clientes la posibilidad de acceder a su vehículo desde su hogar a través de Alexa – la nube de Amazon basada en el servicio de voz

Ver Más

Dime qué auto te encanta y te diré a dónde ir

Los mejores lugares para que vacacionen los amantes de los fierros y conozcan todo lo que quieren saber sobre los grandes de la industria automotriz.

Ver Más

BMW Group, Intel y Mobileye se asocian para llevar la conducción autónoma a las calles

Estas firmas están creando una plataforma abierta para la próxima generación de coches para crear la plataforma autónoma más segura, desde la cerradura de puertas al centro de datos. 

Ver Más