Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La chica que trabaja en casa necesita que le den una mano

Por Mercedes D'Alessandro


Según la Organización Internacional del Trabajo, más del 80 por ciento de todos los trabajadores domésticos del mundo son mujeres. A su vez, 1 de cada 7 mujeres ocupadas en Latinoamérica trabaja en ese sector en donde las tasas de informalidad rondan también el 80 por ciento, con salarios por debajo del promedio general, jornadas extensas y sin acceso a la seguridad social. 

Dora Barrancos señala que en la Argentina, hacia 1895, la docencia y el servicio doméstico eran casi las únicas ocupaciones a las que las mujeres podían aspirar. El censo nacional de 1947, en una época en la cual el derecho a trabajar ya se había conquistado aunque no el derecho al voto para las mujeres, también muestra al servicio doméstico como principal ocupación, con un 28,3% de las trabajadoras en esa rama de actividad. En la actualidad, cerca del 20% de las trabajadoras es empleada doméstica, ocupación que aventaja a la de ser maestra o enfermera. Todas estas profesiones están ampliamente feminizadas y responden a un modelo social que concibe y sitúa a las mujeres en el ámbito del hogar y de los cuidados. En contraste, solo el 3 por ciento de los trabajadores domésticos son varones. 

El caso de las trabajadoras domésticas es muy elocuente a la hora de entender el lugar que ocupan las mujeres en los planes de los gobiernos que se sucedieron. Durante mucho tiempo, el trabajo doméstico estuvo regulado por una ley de 1956 que otorgaba un espectro restringido de derechos, que solo contemplaba a quienes trabajan para un mismo empleador por lo menos cuatro horas diarias durante cuatro días a la semana. Recién en el año 2014 se reglamentó el “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares” enviado al Congreso Nacional en marzo de 2010 y aprobado por unanimidad por la Cámara de Diputados en marzo de 2011. Es a partir de entonces que estas trabajadoras pudieron contar con los mismos derechos que poseen otros trabajadores del sector privado, entre ellos licencia de maternidad de 90 días (inexistente hasta entonces), límite de jornada laboral a 8 horas diarias y 48 horas semanales, seguro por riesgos de trabajo e indemnización por despidos, entre otros. En el momento de aplicarse la ley, las trabajadoras domésticas eran 1 de cada 5 trabajadores precarizados, 3 años después de reglamentada la ley más del 75% de estas trabajadoras del servicio doméstico persiste en iguales condiciones de precariedad. 

La famosa “chica que ayuda en casa” pertenece a un sector poblacional con características bastante específicas; se trata de mujeres adultas y pobres, muchas de ellas con varios hijos que ocupan el lugar de jefa de hogar, la mayoría sin haber terminado la secundaria. Las estadísticas disponibles muestran que solo el 2 por ciento de ellas completó una carrera terciaria o la universidad. Son mujeres que necesitan trabajar pero no tienen calificaciones para acceder a otro tipo de empleo. También muchas chicas jóvenes que ven en esto una posibilidad de escapar de la pobreza de los suyos, migrar de sus provincias o países de origen, aunque terminan en un cuarto de servicio de una familia acomodada que, en la mayoría de los casos no se da por aludida de la ley que regula este trabajo. 

El trabajo doméstico, la “cadena de valor” de las mujeres

A medida que las mujeres se incorporaron al mercado de trabajo, y dejaron su rol tradicional en el hogar como amas de casa full time, empezaron a necesitar cada vez más de estas otras mujeres que se ocupan de sus casas y cuidan a sus hijos. Además, como pocas veces hay un varón como niñero o fregando pisos y platos, se perpetúa la idea de que los cuidados (del hogar, niños y mayores) son cosa de mujer. 

En algunos países, en los que las políticas de género y las discusiones feministas están más avanzadas, aparecen dudas en torno a esta situación que arrastramos hace siglos: ¿es que acaso las más ricas o profesionales oprimen a las más pobres y sin educación? La salida de este laberinto no pasa tanto por condenar la contratación de trabajos domésticos sino más bien por reconocer y valorar estas tareas, profesionalizarlas, a fin de mejorar la forma en que todos las percibimos y también la calidad con la que se realizan. Pero la valoración en nuestra sociedad está puesta en el salario; por tanto, si queremos que la labor de las empleadas domésticas o niñeras tenga mejores condiciones, necesita tener salarios más altos. Y aquí radica el problema para las profesionales de clase media: en países con grandes desigualdades sociales es más fácil encontrar mujeres pobres y con poca educación dispuestas a trabajar en una casa por poco dinero. Revalorizar el trabajo doméstico implica volverlo más caro. A las familias de medianos ingresos les viene bien pagar sueldos bajos, ¡de otro modo no podrían acceder a ellas!, ¡y sin ellas no podrían salir a trabajar! 

Según el Director Regional (América Latina y el Caribe) de la OIT José Manuel Salazar, hay también “una situación de discriminación compleja, con arraigos históricos en nuestras sociedades en regímenes de servidumbre y con actitudes que contribuyen a hacer invisible el trabajo de las mujeres, muchas de ellas indígenas, afrodescendientes y migrantes”. En la Argentina, más del 40% de las trabajadoras domésticas son migrantes (internas y externas). En muchos casos estas trabajadoras son explotadas física, mental y sexualmente. A nivel mundial, Latinoamérica tiene 37 por ciento de los trabajadores domésticos del mundo, ubicándose en el segundo lugar después de Asia. “Este trabajo, insuficientemente regulado y mal pagado, sigue siendo el principal proveedor de cuidados, a falta de políticas públicas universales en la mayoría de países de la región”, explica María José Chamorro, especialista de género de la OIT. 

Lo personal es político, y es por eso que estas tareas del hogar que se ocupan de cuestiones tan íntimas como lavar calzones, tienen su dimensión en nuestro sistema de relaciones sociales: falta de regulación del trabajo doméstico, incumplimiento de leyes y un Estado ausente en el control de la legislación, ausencia de un sistema de cuidados que brinde alternativas accesibles para que mujeres de bajos recursos puedan compatibilizar su trabajo y familia. La profesionalización de los y las cuidadoras también mejora la calidad del empleo de estos trabajadores que de otra forma son castigados económicamente. Otro paso necesario es el de desnaturalizar que estas tareas son algo “de mujer”. Mientras la única alternativa sea la mercantilización y feminización de los trabajos domésticos, la desigualdad entre mujeres ricas y de medianos ingresos que utilizan servicios que proveen mujeres pobres solo se ampliará (así como la desigualdad en general). 

Relacionadas

Mi hijo, el programador

En general, tendemos a elegir profesiones que conocemos (por nuestros padres, amigos o información pública). Qué queremos estudiar es una elección que hacemos individualmente con la información que cada uno cuenta, que puede ser mucha o poca. Hay profesiones más glamorosas y otras que se ponen de moda. Ser futbolista profesional es el anhelo de casi todos los chicos, otros elegirán ser youtubers. Hoy por hoy el 35% de los recibidos son abogados o contadores (algo menos de 40.000 al año), mientras profesiones como ingenieros en petroleo solo son 5. Este contexto es sin la intervención estatal. Cada persona, por motus propio, decide que estudiar. Pero, ¿es esto una combinación de profesiones que se relaciona con las necesidades del país?

Ver Más

Mujeres en empresas de familia: la rayuela que une el hogar con los negocios

La empresa de familia ha sido un ámbito donde la mujer pudo desplegar, de maneras más o menos visibles, sus capacidades para llevar adelante un negocio. En este sentido, ha sido una oportunidad para muchas de desarrollar un proyecto que trascendiera las tareas del cuidado doméstico y la crianza de los hijos. No obstante, la desigualdad de género de manera más o menos sutil atravesó y sigue atravesando muchas de sus prácticas. 
Has recorrido un largo camino, muchacha…

La presencia de la mujer en las empresas ha ido creciendo, sobre todo, a partir de las guerras mundiales que signaron el siglo XX. Pero el aumento de la participación en el mundo del trabajo reprodujo las brechas de género imperantes en la sociedad. Así, las mujeres siguen aún siendo minoría en los puestos de decisión, concentran su actividad...

Ver Más

Los temas más difíciles de aprender (y de enseñar)

Existen tópicos de los cuales podemos leer mucho pero de los que se nos hace muy difícil su asimilación y llevarlos a la práctica. ¿Cuales son ellos, cuales son las causas y qué podemos hacer? Para mejorar como profesionales, emprendedores o empresarios no solo tenemos que tratar de corregir cualquier error, reclamo o aprovechar oportunidades, sino que debemos estar en la constante búsqueda de conocimiento. Pero existe un decálogo de temas críticos para aumentar nuestro desempeño que, por más que busquemos libros o concurramos a cursos o conferencias, son muy difíciles de aprender. Estos temas son: TIMMING O SENTIDO DE URGENCIA; PENSAMIENTO CRÍTICO;

CREATIVIDAD; EMPATÍA CON EL CLIENTE;
TRABAJO EN EQUIPO; HUMILDAD;
OPTIMISMO Y PENSAMIENTO POSITIVO;
ESCUCHA ACTIVA; ORIENTACION A RESULTADOS; FLEXIBILIDAD.

¿Por qué no es tan fácil enseñar/aprender sobre ellos? ...

Ver Más

Cómo gira la rueda de la vida

Temporada de balances y propósitos. De lo que no se hizo hay mucho que merece ser olvidado. Aparecía como muy importante en el momento de formular el propósito, pero puede ocurrir que ahora, a la luz del trayecto recorrido, haya quedado sin hacer por simple decantación. No se puede todo, y quizás esto no era tan importante como parecía. Otras cosas sí duelen por no haber sido abordadas o concluidas. Y posiblemente deban reaparecer en los proyectos del nuevo año, esta vez encabezándolos. En general, lo que mantiene su relevancia no está relacionado con lo urgente, sino con lo importante. A cierta altura de la vida sabemos, o deberíamos saber, que lo urgente se come el tiempo y la energía de lo importante, y que muchas veces se parece al llamado desesperado del pastor mentiroso. Cuando acudimos, no encontramos nada de lo que parecía crucial. Y corriendo de urgencia en urgencia suele escurrirse la vida. Lo importante, en cambio, suele no ser espectacular. Pero se vincula a lo que de veras es decisivo...

Ver Más

El mundo se cambia de a metro cuadrado

Ya pasaron los años de adolescencia utópica, de sueños revolucionarios y grandes gestas pergeñadas mientras fumábamos a escondidas en el baño del colegio. Casi sin darnos cuenta, el devenir de la vida -tan maravillosamente único como aterradoramente finito- nos enfrenta de pronto con el espejo. Mirarnos. Las primeras canas, las incipientes arrugas, las cicatrices vitales, los amores construidos, los dolores y las risas. Todo ahí, frente a nuestros ojos. El pasado rodando en cámara rápida, el presente vertiginoso, lleno de riesgos y de saltos al vacío; el futuro debe ser mejor. Siempre. Sólo es posible evolucionar. La evolución es siempre un paso hacia adelante. Entonces caemos en la cuenta de que el sueño por un mundo mejor cambió. Mutó, y ¡qué bueno que lo hizo! Aquel sueño de un mundo mejor se convirtió en el proyecto de un mundo mejor. Ese que impone una sola premisa: la que establece como única acción posible hacer nuestro mayor esfuerzo para incidir en nuestro espacio vital. Intervenir en nuestro metro cuadrado para lograr cambiar el mundo. De algún modo... ¿utópico? Quizás. 

Ver Más

Soltar

Hay días en los que lo único que necesitás es saber que no es culpa tuya. Que no sos vos, es ella. Que las cosas por ahí se enculan y no hay forma de que funcionen. Que el Universo se está empeñando en joderte apenas pueda. Que no es que seas un boludo o un dejado sino que, a veces, las cosas simplemente son. Pero el sentimiento está ahí, y necesitás una explicación que te deje dormir. Algo que te diga que pasó de nuevo, pero que no tenías forma de evitarlo.

Algo que te redima del dolor de meter la mano en el bolsillo y encontrar, otra vez, los auriculares enredados. Siempre me entendí desordenado, y la excusa de que el Universo tiende al caos es...

Ver Más

Columnista