Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La comunicación, un derecho que estamos privando a quienes más lo necesitan

En Argentina, más de cinco millones de personas viven con dificultad o limitación permanente, lo que representa más del el 12 por ciento del total de la población. Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud uno de cada 280 nacimientos será diagnosticado con Paralisis Cerebral. 


En la última década  la promoción de la accesibilidad como instrumento para hacer efectivo el principio de igualdad de los ciudadanos ha tenido especialmente implementación con respecto a la accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, sin embargo mucho aún debe realizarse para la equiparación de oportunidades de todas las personas con discapacidad. Lamentablemente en nuestro país, las personas con diversidad funcional viven situaciones de desigualdad, de discriminación y de dificultades para la participación social y para el ejercicio de sus derechos, debido a la existencia de barreras en la comunicación o actitudinales que se lo impiden. 

Es por ello que resulta imprescindible la necesidad de regular la accesibilidad en los ámbitos de la comunicación y la información, aspecto no suficientemente desarrollado en la normativa vigente. Las tecnologías de la información y la comunicación han avanzado de tal forma que tienen presencia constante en cualquier situación de la vida diaria y se han convertido en un elemento esencial para permitir a las personas con discapacidad llevar una vida normalizada y poder relacionarse, formarse, trabajar y disfrutar del ocio y, especialmente, de la cultura, en todas sus vertientes. Sin embargo, en  nuestro país existen millones de personas con una o más discapacidades que por causa de barreras en el entorno no pueden llevar una vida adecuada y se encuentran en situaciones de desigualdad y de discriminación social. El avance en la  tecnología ofrece enormes oportunidades para conseguir los objetivos de inclusión, pero también puede convertirse en un obstáculo si no se consigue hacerlas accesibles al conjunto de la población.

Hoy por ejemplo existe la tecnología que permite que un niño con discapacidad que afecta lo motriz incluyendo el lenguaje pueda comunicarse seleccionando con los ojos imágenes o letras para escribir palabras. Esta tecnología transforma completamente su calidad de vida y en muchos casos logra sacar a los niños de un silencio absoluto hasta lograr su inclusión en la escuela común, y su desarrollo como adultos y ciudadanos activos.  

Hoy en nuestro país adultos que han perdido la posibilidad de hablar pueden volver a comunicarse gracias a esta tecnología.


Saber que esta tecnología es nuestro presente y esta a disposición para ayudar a personas con discapacidad es  esencial. Ya no aplica ni siquiera llamarla "nueva" está disponible hace casi una década, Es real, concreta y accesible en nuestro país. En Argentina contamos con adultos y niños que se comunican con este sistema. Es una obligación de los seguros médicos y de nuestro estado brindar el acceso. Sin embargo siguen siendo contadas con las manos las familias que han logrado acceder ...  No podemos seguir excusándonos. No estamos hablando de ciencia ficción,  Es nuestra obligación como ciudadanos defender el derecho a la comunicación en las personas que por diversas causas pierden la posibilidad de hablar. La imposibilidad de expresarse genera aislamiento, afecta la personalidad y genera mayor morbilidad, lo cual afecta profundamente los derechos constitucionales a la salud y la vida.


Por ello, desde la Fundacion GECENYM se ha presentado el proyecto de ley de Accesibilidad de la Información y Comunicación para personas con Discapacidad ahora necesitamos que la clase política tome trate y apruebe el proyecto de ley. 


Contacto de GECENYM para quienes puedan ayudar con el proyecto de ley o precisen ayuda para acceder al sistema de comunicación tobii y cuenten con certificado de discapacidad: gecenym@gmail.com 


Relacionadas

Emprendimientos que ayudan a cambiar el mundo

Se suele decir que el mundo “se cambia de a metros cuadrados” y en ese sentido, se necesitan emprendedores que a través de sus ganas, iniciativas y su creatividad se pongan en acción. En ese sentido, Hernán Español logró dar nacimiento a una idea que tiene como objetivo cambiar la mirada respecto del empleo de personas con discapacidad, mediante del desarrollo de diferentes emprendimientos sustentables que inspiran a la sociedad a ser más inclusivas. A través de En Buenas Manos, Hernán logró reunir e incluir a personas con discapacidad que aportan valor agregado a los servicios que brindan a organismos privados y públicos y además, generó un cambio de mirada respecto a la empleabilidad de esta población. “Yo soy emprendedor y no voy a sumar a una persona a mi equipo de trabajo si pienso que esa persona no va a agregar valor. En Buenas Manos nació para eso: dar ejemplos de casos concretos, en los cuales personas con discapacidad trabajan, agregan valor, de forma eficiente, cobrando un sueldo, y se pueden insertar en el mercado laboral, de forma igualitaria", asegura Español.

Ver Más

Columnista