Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La educación nunca fue tan cara ni tan valorada

Padres de Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Hong Kong, India, Indonesia, Malasia, México, Singapur, Taiwán, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos opinaron sobre la educación de sus hijos.
Las conclusiones más relevantes de este estudio son:
 
-      La educación nunca fue tan cara ni tan altamente valorada como hoy por los padres que reconocen el valor y la importancia de una buena educación.
 
-      El 89% de los padres expresaron que desean que sus hijos asistan a la universidad.
 
-      El 67% comprende por qué la gente paga por educación. Esta cifra se eleva al 75% de los padres en los EE.UU., al 77% en Brasil e Indonesia y al 80% en China.
 
-      El 58% afirma que pagar por la educación de un hijo es la mejor inversión que uno puede hacer. Este punto de vista se evidencia aún más en Brasil (79%) y en China (77%).
 
-      El 74% de los padres de todo el mundo consideraría enviar a sus hijos al extranjero para que tengan una mejor educación universitaria. 
 
-      El costo promedio de la educación universitaria de grado para un estudiante internacional en los EE.UU. es de más USD 36.000 al año. Australia, un destino muy popular para los estudiantes asiáticos, es la opción más cara ya que estudiar allí tiene un costo de USD 42.000 al año.

-      Los EE.UU. y China evalúan sus respectivos sistemas educativos altamente, y cada uno coloca al otro entre los 3 primeros países de mejor calidad educativa. Cerca del 73% de los padres chinos opinan que EE.UU. ofrece una educación de alta calidad. Sin embargo, sería más rentable para los padres en los EE.UU. enviar a sus hijos a la universidad en China, ya que el costo total anual es menor a USD 11.000 por año.
 
-      En relación a educación privada o pública, en términos generales, se le da prioridad a la educación privada en el nivel universitario.
 
Simon Williams, Group Head de Wealth Management de HSBC, comentó: "Este informe muestra claramente que los padres en todo el mundo están dando prioridad a la educación de sus hijos por sobre otras formas de inversión. Los principales motivos para enviarlos al extranjero es la adquisición de idiomas, la experiencia internacional y de independencia”.