Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La enorme brecha cambiaria para el consumo y la exportación

Tanto la autoridad monetaria como más aún las nuevas autoridades de los Ministerios de Hacienda y Finanzas, sostienen que "la paridad cambiaria es lo que es porque se está en un régimen libre y flotante, sin intervención".
Y agregan: "Si estuviera realmente atrasado, actuaría la fuerza de la demanda especulativa para comprar barato a la espera de que suba, sobre todo porque las tasas de interés que otorga un plazo fijo en bancos se dice que no cubren la inflación esperada por el mercado".
Sin embargo, ese no es el análisis que hacen los hombres de negocios, en particular de aquellos que orientaron gran parte de su producción a la exportación, y que en sus costos de fabricación de bienes y servicios prevalecen los internos largamente sobre el componente importado.
Es cierto que si se considera el punto de partida del 10 de diciembre de 2015 y el efecto de la eliminación de las retenciones para el conjunto de las economías regionales, minería y productos industriales, la suba nominal del tipo de cambio efectivo del 68% superó en poco más de 10% a la tasa de inflación que midieron para ese período el conjunto de consultoras privadas.
De ahí surge una mejora real nominal, esto es, excluido el efecto combinado con la mayor apreciación de las monedas de los principales socios comerciales de la Argentina, respecto del dólar, del orden de 11%, y por tanto la producción nacional ha mejorado su competitividad cambiaria.
Pero, se sabe, y lo dicen a diario el Presidente, los ministros del área económica y la autoridad monetaria, que al 10 de diciembre de 2015 la situación macroeconómica estaba singularmente deteriorada y dominada por cepos y restricciones que traban el comercio exterior.
Por tanto, en el sector real consideran que un mejor punto de referencia para determinar el grado de deterioro o mejora de la paridad cambiaria para los exportadores de bienes y servicios es enero de 2014, cuando el anterior gobierno devaluó el peso sin plan de normalización del resto de las variables y, por tanto, no generó efectos sobre la actividad exportadora.
En ese caso, el tipo de cambio actual acusa un rezago cercano a 20%, porque mientras el promedio de precios de la economía aumentó un 147%, el tipo de cambio efectivo nominal se elevó 104 por ciento. Por tanto para que la paridad resulte equiparable a la de tres años atrás debería subir a unos 19 pesos por dólar, o bien recibir compensaciones vía reintegros de impuestos y crédito subsidiado equivalente a poco más de tres pesos por dólar.
Mejora del poder de compra de un sector de la población

Por el contrario, la cuenta arroja resultados notablemente diferentes cuando se compara la variación del tipo de cambio con la que experimentó el promedio de salarios registrados en el sector privado, sobre un universo de poco más de seis millones de trabajadores.
Según la serie del Sistema Integrado Provisional Argentino (SIPA) que publica el Ministerio de Trabajo, desde diciembre de 2015 el salario privado aumentó un 35%; mientras que respecto de enero de 2014 se elevó un 76 por ciento. En el primer caso, significó una suba real en dólares, al tipo de cambio disponible libremente sin cupos para ahorro o turista del 30%, cotizaba a 15,08 pesos por unidad (apenas se movió 4,1%); mientras que en el segundo la mejora del poder de compra de la divisa se amplió a 42%, porque en el punto de partida se negociaba a 12,65 pesos (aumentó 24,1%).
Semejante brecha cambiaria para el promedio de los asalariados registrados, de los cuales se estima que poco menos de 15% mantienen capacidad de ahorro, explica el singular flujo residentes en tours de compras hacia países vecinos, principalmente Chile y Paraguay, y en menor medida hacia Brasil, Uruguay o Miami, en detrimento del comercio local.
Esta brecha entre el tipo de cambio efectivo para la producción y para el consumidor de altos ingresos no aparece a menudo en las evaluaciones de los funcionarios, pese a que cada mes el Banco Central da cuenta en sus informes del mercado de cambios que casi un millón de personas compran dólares para atesoramiento y gastos de turismo, y que explica en gran parte porque no reaccionan las exportaciones, y tampoco el consumo de bienes no durables y semidurables.

Relacionadas

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

El importante desafío de crecer dos años seguidos

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 

Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en...

Ver Más

Los datos de empleo y la macroeconomía

Desde que en el segundo semestre de 2016 aparecieron los primeros indicios de reactivación de la actividad económica agregada hasta hoy surgieron aparentes contradicciones entre ese nuevo escenario, con "siete trimestres consecutivos de crecimiento del PBI", según resalta a menudo el ministro de Hacienda y su equipo, y las quejas y cuestionamientos crecientes de sindicalistas, economistas independientes y también de empresarios sobre la fortaleza de esa recuperación en el agregado general y la realidad que afecta a cada sector...

Ver Más

Nuevas plataformas de economía colaborativa

La tendencia ya es furor en Europa y no para de crecer en América Latina.

Ver Más

Los tiempos del gradualismo

A partir de la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los estudios de Stephen Hawking, hemos podido entender un concepto misterioso y apasionante a la vez para la mente humana: el tiempo es relativo a la velocidad de los cuerpos. Haciendo un paralelismo, la agenda económica del gradualismo le permite al Gobierno usar la herramienta del endeudamiento para ganar tiempo y suavizar el impacto en el bolsillo de las correcciones que requiere la estabilización de la macroeconomía frente a la herencia recibida, mientras pivotea entre la construcción de capital político y las señales de sostenibilidad al mercado. Sobre todo, cuando ...

Ver Más

Las consecuencias indirectas de la sequía en el campo

El sector del agro se fue fuertemente afectado por los meses sin lluvias.

Ver Más

Columnista