Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La estrategia de las marcas este verano

Para incrementar las ventas y satisfacer a los clientes en la mejor época del año, las distintas empresas estudian el mercado para encontrar el mejor plan.


Las vacaciones de verano son sin dudas uno de los momentos que más optimizan las marcas para aumentar los niveles de consumo. Las personas están relajadas, en modo disfrute, y dispuestas a gastar dinero que en medio de la rutina no lo tendrían pensado.

Por eso son muchas las estrategias que se esbozan para esta época del año y para los diferentes sectores de la población.


“El verano es una época donde la gente descansa, y eso te da la posibilidad de plantar tu marca, posicionarte con una propuesta diferencial a la competencia y no solo retener a tus consumidores sino generar algo aspiracional para quienes no son clientes”, explica Emiliano Fernandes Delgado, brand manager del banco ICBC.


“En ese momento el target está más relajado y más permeable. Se trata de generar una experiencia. No interrumpir las vacaciones sino crear algo con lo que la persona puede sentirse identificada y genere un recuerdo duradero”, dice al respecto Marcelo Domínguez, director General de la agencia marplatense Roots BTL.


Cada destino segmenta por nivel socioeconómico, y eso le da a cada marca la oportunidad de definir  en qué lugar es conveniente instalarse en función de su gama de productos”, asevera Tito Loizeau, director de la agencia Caramba.


La cerveza es uno de los claros protagonistas de la temporada; en conjunto moviliza 1867 millones de litros por año en el país y el verano es un momento doblemente atractivo. “El verano es la temporada alta para las cervezas por la cuestión climatológica y eso lo vuelve muy tentador. Además, es un momento en que los consumidores están mucho más permeables a experimentar cosas distintas”, cuenta Martín Marchesini, brand manager de Imperial.


También para las automotrices el verano es un gran momento. Es que la concentración de turistas de diferentes puntos del país y la predisposición a lo nuevo, en suma con el tiempo libre, hace que sea una buena oportunidad para conocer y probar vehículos. 


“Es un salón del automóvil a cielo abierto, porque encontrás a la gente en momento de distensión y ganas de ver autos”, describe Martín Pepe Sorrondegui, gerente de Marketing de Volkswagen, marca con presencia en Cariló, Pinamar y Punta del Este. “Son los lugares  que concentran gente con posibilidades de ser cliente. El que gasta 20, 30 o 40 mil pesos en una semana en Cariló tiene altas probabilidades de ser comprador de un auto. Mientras tanto, en Uruguay el objetivo es mostrar los autos de alta gama”.


Y la tarjeta de crédito es un gran aliado a la hora de consumir cuando se descansa. Por eso, los bancos aprovechan el modo relax de los usuarios y presentan una amplia gama de promociones para todos.


“Tenemos recorrido con investigaciones cualitativas para entender qué quiere la gente en vacaciones, y lo que vemos es que la gente consume cosas que durante el año no busca porque no tiene tiempo, plata o no se lo permite. En verano se mantiene el costado racional de buscar ofertas, pero el consumidor se relaja un poco y espera que las ofertas lo vayan a buscar a él”, dice Jorge Colombatti, vicepresidente de Marketing de Mastercard.


“Las vacaciones son momentos que se esperan para relajar y el cliente espera que el banco tenga presencia en el lugar donde van a vacacionar. Hoy las cuotas y los descuentos en el sistema financiero se han institucionalizado, y la idea es estar satisfaciendo las necesidades del cliente con beneficios en rubros relevantes y activos diferenciales”, finaliza Juan Carlos Ormaechea, responsable de Alianzas de BBVA Francés.


Relacionadas

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

Consejos para elegir a un influencer eficaz para tu negocio

Especialistas en marketing opinan sobre las necesidades que debe cubrir este rol.

Ver Más

El plan de Dujovne para recortar gastos en el Gobierno

Son nueve puntos con los que el macrismo busca demostrar la voluntad de la Casa Rosada de dar el ejemplo.

Ver Más

Por qué las empresas tienen que imitar a Netflix

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias? "Stranger Things", una de las series más populares de los últimos tiempos, fue diseñada en función de las búsquedas, ratings y elecciones que los usuarios habían realizado en la plataforma durante años. Para esto, la producción sabía que transformando las enormes cantidades de datos de los consumidores en información podía dar en la tecla con un producto lo suficientemente bueno para que fuese un éxito. Y así fue. Algo similar deben hacer los tomadores decisiones de las empresas -sin importar el tamaño o la industria a la que pertenezcan-. Son ellos quienes hoy en día están ante un enorme desafío: el de transformarse tecnológicamente, sin perder de vista su negocio.

Ver Más