Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La grieta en el trabajo y en la vida

Por Marilen Stengel

Pocos la mencionan. Nadie quiere escucharla. Ni siquiera las mujeres la discutimos ni lo suficientemente fuerte ni la cantidad de veces que hace falta. Lo cierto es que vivimos sobre una grieta que se agranda con rapidez y que amenaza tanto la sustentabilidad en el trabajo como en la vida familiar. ¿A qué me refiero? A que la conciliación vida personal-vida laboral es difícil tanto para varones como para mujeres, aunque estas lleven, lejos,  la peor parte. Y ese es el peligro.

Desde hace un siglo a la fecha, las mujeres demostramos que podíamos ser brillantes científicas, maestras, políticas, artistas, pilotos, ingenieras, matemáticas, ejecutivas, etc, sin descuidar nuestro rol doméstico. Sin embargo, hay algo en el corazón de nuestras vidas cotidianas que sigue sin ser equitativo. Porque si bien las  mujeres salimos exitosamente al mundo,  a pesar de todas las desigualdades que aún persisten, y muchas contribuimos con nuestros ingresos al sostén familiar,  los varones, nuestros compañeros de vida, no han hecho aún  una entrada equivalente al territorio doméstico. Ellos aún no han ingresado mayoritariamente a reclamar el lugar de “co equipers” que tienen dentro de la sociedad conyugal.

La realidad muestra que a pesar de que muchas mujeres aportan la mitad del efectivo para sostener los hogares, los hombres no están aún aportando la mitad del afectivo necesario para la gestión de la familia. Y no lo han hecho por desconocimiento (no saben cómo hacerlo y muchos siguen sin buscar instrumentarse), y también porque el mundo doméstico ofrece poco glamur respecto de las tareas a cumplir.

La presión por trabajar y contener a la familia lleva a demasiadas mujeres a estar al borde de la sustentabilidad. Lleva a otras a abandonar carreras potencialmente brillantes, a evitar ascensos que podrían reportarles mejoras salariales… Es por esto que las mujeres queremos y necesitamos hoy varones con coraje emocional y decisión para entrar en el mundo doméstico y volverse co gestores de la vida familiar. Necesitamos que más hombres no sólo cambien pañales, sino que acompañen a sus hijos, con presencia física y emocional, en el proceso que lleva a estos a convertirse en seres autónomos. Ninguna mujer puede ser madre y padre de sus hijos. Queremos y necesitamos compañeros de vida y parejas dispuestas a enfrentar con amor y presencia el desafío que asumen cada vez que fundan una familia, tenga esta la forma que tenga. Queremos y necesitamos varones con quienes podamos realmente ser socios en el cuidado y desarrollo de lo más precioso que vamos a dejarle al mundo: nuestros niños y jóvenes (tuyos, míos o nuestros).

A su vez, las empresas y organizaciones tienen ante sí un enorme desafío porque pueden contribuir y mucho para que esta realidad mejore. No sólo extendiendo la licencia por paternidad (hoy a un hombre le tocan por ley dos días ante el nacimiento de su hijo), o la flexibilidad para trabajar desde su casa cuando estos son pequeños, sino sobre todo combatiendo estereotipos que vuelven sospechoso a un varón que se va alguna vez del trabajo “más temprano” a su casa porque llegan los chicos del colegio o porque los tiene que ir a buscar. Hasta que no se haya trabajado suficiente sobre estos temas, las políticas de conciliación vida personal-vida laboral que tantas empresas desarrollan, seguirán haciendo agua con el consiguiente sufrimiento de todos los niños, mujeres y hombres involucrados.

Relacionadas

¿Cómo poner precio a mi trabajo?

Un gran desafío para los que trabajan en forma independiente o freelance es definir el precio de sus servicios. Identificar los elementos fundamentales por considerar es el primer paso. ¿Cuánto le cobro a mi cliente? Es un interrogante habitual para todos aquellos que ejercen su profesión de manera independiente. Aunque se trate de profesiones que nada tengan que ver con cuestiones económico-financieras, será un tiempo bien invertido el que dediquemos a analizar las decisiones de precios, ya que son la clave de la viabilidad económica de la actividad. Cuando pensamos en precios, uno de los primeros conceptos que vienen a la mente son los costos. ¿Cómo calcular los costos cuando su principal componente es nuestro propio tiempo de trabajo? En este caso es un costo implícito, conocido como “costo de oportunidad”, que puede ser estimado de manera indirecta.

Pero si en lugar de trabajar de manera independiente decidiéramos iniciar una carrera laboral en relación de dependencia, ¿cuál sería el mejor sueldo al que podríamos aspirar? 

Ver Más

Ser una líder en mayúsculas

Después de todos estos años de estar trabajando con mujeres líderes a lo largo y ancho de varias partes del mundo, de diferentes organizaciones, industrias, culturas, encontré un denominador común a pesar de todas las diferencias y particularidades. Este denominador me hizo repensar y reconocer un nuevo paradigma con respecto a lo que es ser una LIDER en mayúsculas. Una buena líder, ante todo ESCUCHA. Cuando aceptas un rol de liderazgo, ya sea en una organización social, de negocios o un proyecto comunitario – es crucial entender tu entorno. Conocerlo profundamente. Hacer preguntas y escuchar a todos los que te rodean, a todos los que te acompañan en la consecución de tus objetivos, entender quiénes son, qué necesitan, qué los moviliza, qué los motiva. Todas las personas tienen un hondo deseo de ser escuchadas y los verdaderos líderes reconocen esa necesidad en los otros y la satisfacen. Los verdaderos líderes, mujeres y hombres, encuentran soluciones sustentables a los problemas que encuentran porque justamente logran un entendimiento y conexión cabal con la gente y su comunidad...

Ver Más

Pólizas de seguro: ¿Qué deben cumplir? y ¿Cómo reclamarlo?

Cuando un emprendedor comienza a trabajar limita mucho los costos y quizás elige recortar gastos en lugares en los que el riesgo es muy alto. Un claro ejemplo de eso son los seguros del local, de la mercadería, de responsabilidad frente a los clientes o del vehículo que utiliza para hacer las entregas. Por ello es importante tener en cuenta que si ocurre un siniestro los costos serían mucho más elevados que pagar el gasto mensual de cada una de las pólizas. Los puntos importantes que hay que tener presente a la hora de elegir el seguro más apropiado y exigir el cumplimiento si ocurre un siniestro son...

Ver Más

La mirada del presidente del Banco Mundial sobre el futuro laboral en Argentina

Jim Yong Kim visitó el país, se reunió con Macri y brindó una conferencia ante jóvenes emprendedores.

Ver Más

De mujeres empáticas y cerebros en el trabajo

En las últimas décadas, la participación de las mujeres en los altos cargos de las organizaciones ha venido creciendo afortunadamente. Es posible verificar que ciertas respuestas emocionales femeninas son mucho más eficientes a la hora de gestionar tanto personas como tareas. Parte de esto proviene de una mayor capacidad empática del cerebro femenino. El sistema cerebral de la Empatía no es exclusivo de las mujeres. En los hombres también existe. Pero dada la mayor capacidad femenina por naturaleza de asistir y cuidar a sus “crías” (mirá qué formalidad biológica tiene el término) las mujeres presentan una tendencia más marcada a evaluar los estados emocionales y motivacionales de sus empleados y de los miembros de su equipo. También presentan una mayor inclinación para advertir cómo conciliar mejor los objetivos personales con los profesionales. Ahora que la Neurociencia ...

Ver Más

La huella femenina en el ecosistema inversor

El ecosistema mundial emprendedor e inversor, culturalmente es un mundo de hombres. La estatua de bronce fearless girl enfrentada al toro en Wall Street, colocada el día previo al Día Mundial de la Mujer por State Street Global Advisors, viene justamente a recordar la necesidad de aumentar el número de mujeres en los boards corporativos. Este no es un panorama exclusivo de los Estados Unidos, a nivel mundial, en las 500 empresas que componen el índice S&P, solo el 5% de los CEOs son mujeres, mientras que en los unicornios latinoamericanos son solo el 7%. En Argentina, según la CNV, menos de la mitad de las empresas locales que cotizan en Bolsa tienen integrantes femeninas en sus directorios.

Frente a este escenario de falta de representación femenina en el ecosistema, en los últimos años en Argentina, las mujeres comenzaron a empoderarse y, actualmente, Asociaciones como Vital Voices, y recientemente el Ministerio de Producción de la Nación con el área para el Desarrollo Económico de la Mujer, llevan adelante la tarea de empoderar a la mujer, las convocan con el fin de capacitarlas, contactarlas y acercarles los recursos necesarios para llevar a cabo sus proyectos.

Ver Más

Columnista