Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La grieta en el trabajo y en la vida

Por Marilen Stengel

Pocos la mencionan. Nadie quiere escucharla. Ni siquiera las mujeres la discutimos ni lo suficientemente fuerte ni la cantidad de veces que hace falta. Lo cierto es que vivimos sobre una grieta que se agranda con rapidez y que amenaza tanto la sustentabilidad en el trabajo como en la vida familiar. ¿A qué me refiero? A que la conciliación vida personal-vida laboral es difícil tanto para varones como para mujeres, aunque estas lleven, lejos,  la peor parte. Y ese es el peligro.

Desde hace un siglo a la fecha, las mujeres demostramos que podíamos ser brillantes científicas, maestras, políticas, artistas, pilotos, ingenieras, matemáticas, ejecutivas, etc, sin descuidar nuestro rol doméstico. Sin embargo, hay algo en el corazón de nuestras vidas cotidianas que sigue sin ser equitativo. Porque si bien las  mujeres salimos exitosamente al mundo,  a pesar de todas las desigualdades que aún persisten, y muchas contribuimos con nuestros ingresos al sostén familiar,  los varones, nuestros compañeros de vida, no han hecho aún  una entrada equivalente al territorio doméstico. Ellos aún no han ingresado mayoritariamente a reclamar el lugar de “co equipers” que tienen dentro de la sociedad conyugal.

La realidad muestra que a pesar de que muchas mujeres aportan la mitad del efectivo para sostener los hogares, los hombres no están aún aportando la mitad del afectivo necesario para la gestión de la familia. Y no lo han hecho por desconocimiento (no saben cómo hacerlo y muchos siguen sin buscar instrumentarse), y también porque el mundo doméstico ofrece poco glamur respecto de las tareas a cumplir.

La presión por trabajar y contener a la familia lleva a demasiadas mujeres a estar al borde de la sustentabilidad. Lleva a otras a abandonar carreras potencialmente brillantes, a evitar ascensos que podrían reportarles mejoras salariales… Es por esto que las mujeres queremos y necesitamos hoy varones con coraje emocional y decisión para entrar en el mundo doméstico y volverse co gestores de la vida familiar. Necesitamos que más hombres no sólo cambien pañales, sino que acompañen a sus hijos, con presencia física y emocional, en el proceso que lleva a estos a convertirse en seres autónomos. Ninguna mujer puede ser madre y padre de sus hijos. Queremos y necesitamos compañeros de vida y parejas dispuestas a enfrentar con amor y presencia el desafío que asumen cada vez que fundan una familia, tenga esta la forma que tenga. Queremos y necesitamos varones con quienes podamos realmente ser socios en el cuidado y desarrollo de lo más precioso que vamos a dejarle al mundo: nuestros niños y jóvenes (tuyos, míos o nuestros).

A su vez, las empresas y organizaciones tienen ante sí un enorme desafío porque pueden contribuir y mucho para que esta realidad mejore. No sólo extendiendo la licencia por paternidad (hoy a un hombre le tocan por ley dos días ante el nacimiento de su hijo), o la flexibilidad para trabajar desde su casa cuando estos son pequeños, sino sobre todo combatiendo estereotipos que vuelven sospechoso a un varón que se va alguna vez del trabajo “más temprano” a su casa porque llegan los chicos del colegio o porque los tiene que ir a buscar. Hasta que no se haya trabajado suficiente sobre estos temas, las políticas de conciliación vida personal-vida laboral que tantas empresas desarrollan, seguirán haciendo agua con el consiguiente sufrimiento de todos los niños, mujeres y hombres involucrados.

Relacionadas

Las chicas solo quieren ganar igual

Desde hace unos años en Europa se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial. Esta fecha va variando según el resultado de las estadísticas y para elegirla se considera el promedio de la brecha salarial de género en la Unión Europea. En 2017, por ejemplo, fue el 22 de febrero, lo que significa que las mujeres deben trabajar unos 53 días extra para ganar lo mismo que sus pares varones. En la Argentina, la brecha salarial entre varones y mujeres es del 27%. Eso significa que las mujeres tuvieron que trabajar hasta el 9 de abril  de 2017 para ganar lo mismo que ellos ganaron entre enero y diciembre de 2016. La brecha salarial llega al 40% para trabajadoras precarizadas, que a su vez son más de un tercio del total. Hay muchos factores en el mercado laboral que hacen que las mujeres ganen menos que los varones por el mismo trabajo; algunos son objetivos y los podemos medir. Si alguien tiene mayor nivel de educación, más preparación o experiencia para un puesto suena lógico que gane más que sus compañeros que no las tienen. 

Ver Más

Cómo crear un buen equipo de trabajo

El especialista en coaching holístico y pieza clave de la selección Argentina que ganó la Copa Davis, Juan Bautista Segonds, vino a El Inversor para hablar sobre grupos e individuos.

Ver Más

Los verdaderos motivos de la desigualdad económica entre hombres y mujeres

Alrededor del mundo, los varones reciben mejor paga a la hora de hacer un mismo trabajo. ¿Qué se puede hacer para revertir la situación? El análisis de Sergio Kaufman, presidente de Accenture Latinoamérica Hispana y CEO para Argentina.

Ver Más

Las claves del networking femenino

Carina Onorato y Majo Salvatori decidieron fundar Club de Hacedoras, un espacio de encuentro, donde los negocios son la excusa perfecta para tejer redes que inspiren, expandan y potencien las ideas y proyectos de mujeres emprendedoras.

Ver Más

¿Ganarás el pan con el sudor de tu frente? Cambios y permanencias en el mundo del trabajo actual

Si nos hacemos rápidamente esa pregunta, podemos quedarnos perplejos al tratar de responderla. ¿Sólo para ganar dinero? ¿Sólo para pagar aquello que necesitamos para vivir? Si lo que hacemos es nuestra pasión o nuestra vocación, ¿deberíamos ganar dinero por ello? 

Desde los tiempos bíblicos el trabajo aparece asociado al esfuerzo, al dolor, a lo no placentero. Pero también el encontrar aquello que nos hace bien hacer, sea un oficio, un arte o un proyecto, cuando lo encontramos verdaderamente, atraviesa nuestra identidad y da sentido a nuestra vida. No sólo porque hace sentirnos dignos, útiles o nos da sentido de pertenencia. Nos permite principalmente algo muy importante: dar sentido a nuestra vida, a nuestro paso por el mundo. 

Lo que hacemos, cuando encontramos un propósito que nos hace sentir plenos, da sentido a nuestra vida y el esfuerzo, la disciplina o las horas dedicadas a él sentimos que valen la pena. 

Encontrar ese propósito no es fácil...

Ver Más

Para cuando te conviertas vos misma en una mentora

Recordá que la acción de mentorear significa enseñar, aconsejar, apoyar, guiar y ayudar a la persona mentoreada a alcanzar sus objetivos. Esto implica alentar el desarrollo de su identidad personal y profesional. Existe el mito de que las relaciones de mentoreo deben ser largas para ser efectivas, pero la realidad muestra que en pocos días se pueden lograr resultados importantes. Lo que cuenta es la calidad del vínculo: si “nutre” y brinda apoyo; si provee información, guía y asistencia. Otro mito es que el mentoreo es una relación de una sola vía, que beneficia únicamente al discípulo o la discípula. Por el contrario, está demostrado que ambos participantes ganan.

Ver Más

Columnista