Newsletter Semanal equipo bulat

Los #Zuchotopics

La Guerra de las Galaxias…

Por qué tanta gente juega a la lotería si todos saben que hay un ganador en 300 millones que juegan. Simple, porque siempre entrevistan a ese que gana.

Se preguntó alguna vez qué hacemos como sociedad, si finalmente somos nosotros cuando consumimos, los que determinamos quién va a ser rico y quién pobre.

Siempre les pregunto a los alumnos si los medios online arruinaron a los periódicos. La respuesta inmediata es: “sí”. Luego, interrogo donde ellos leen las noticias. Respuesta inmediata: “online”. entonces, ¿quién mato a los periódicos?

Droblo, ejemplificó muy bien para el diario Cinco Días contando la historia de George Lucas. Este empezó a dirigir cortometrajes desde muy joven. A los 27 años fundó Lucasfilm Ltd. Con 30 años ya tenía preparado el guión de Star Wars y con 31 fundó Industrial Light & Magic para producir los efectos especiales que necesitaba para la película. Finalmente, convence a unos directivos de la Twenty Century Fox (que demostraron muy poco olfato comercial) de aceptar una novedosa propuesta de George Lucas: no cobrar nada como director pero a cambio recibir el 40% de las ganancias de taquilla y todos los derechos del merchandising. Tras el éxito de Star Wars en 1977, prescindió del estudio y consiguió financiar sus próximos proyectos con su propia fortuna: (recuerden que en 1980 escribió y produjo “En busca del Arca Perdida” con la que también ganó mucho dinero). Hoy está entre el 1% de las personas más ricas del mundo.

Del ejemplo de George Lucas y de muchos exitosos como él podemos extraer un par de conclusiones; solo les pido descartar de la siguiente reflexión a los ricos que lo son por herencia u otros que lo son porque roban a los demás.

1. No tiene sentido limitar los beneficios que puede obtener alguien por su trabajo o limitar su riqueza. Si hubiéramos prohibido a Lucas ganar más dinero no hubiera podido financiar ni filmar nuevas películas. Igual que si se lo hubiéramos limitado a Amancio Ortega no hubiera seguido abriendo tiendas ZARA por el mundo y tomando gente. Ni Bill Gates hubiera seguido mejorando el Windows. El beneficio económico es la motivación principal por la que la mayoría nos esforzamos en mejorar en nuestra profesión. 

Claro que usted me podrá decir que no vivimos en un mundo ideal. Que es injusto que haya gente que gane tanto y otros tan poco, es más, es injusto que los científicos que han creado la vacuna contra el ébola ganen el 1% de lo que gana Cristiano Ronaldo. Pero eso no lo decide usted con su consumo.

2. La mayoría de los ricos (los que no roban o heredaron) lo son porque nosotros queremos que lo sean, porque ofrecen un producto que los demás adquirimos. O no hay gente que hace cola para comprar lo último de Apple; o para comer en un buen restaurante, o buen sushi (ahora tengo amigos en FABRIC). Al final los que ganan más dinero (hay excepciones) son los que mejor han sabido conectar con los consumidores que han ejercido la libertad de adquirir sus producto en lugar de otros. Somos nosotros los que aceptamos comprando entradas, que el soberbio de Justin Bieber gane más plata que todos los músicos de argentinos juntos. De hecho, pagas 1000 pesos para ver un partido de fútbol sabiendo que se lo roban las mafias y decís gracias. Vas al médico, te pide 1000 pesos por una consulta y lo tratas de ladrón. Incluso el que gana la lotería, gana lo que gana porque los demás han jugado también, si no lo hubiera hecho no habría dinero destinado para los premios. 

En fin, los beneficios proceden de nuestra libertad de decidir. Por ejemplo, pensó alguna vez en qué pasaría si como condena social -por ejemplo- dejamos de consumir fútbol, o productos de empresas que, sabemos, robaron o contaminan o tratan mal a sus empleados.

Columnista