Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La irreverente adolescencia de la economía china

​Movimientos torpes, cambios de humor, inmadurez… la economía china está transitando la adolescencia. Si bien estamos hablando de un país milenario, su sistema de mercado capitalista es aun adolescente. En sus primeros años y décadas de vida, al igual que un niño, la economía china creció a una velocidad vertiginosa y asombrosa; incorporando rápidamente habilidades y prácticas económicas. Hoy día, este crecimiento pasó a ser más sutil, con cambios más de fondo que de forma. 


Desde el año 1978, con el inicio del proceso de reforma y apertura, la economía de China comenzó a crecer y a abrirse al mundo en un fenómeno sin precedentes, pasando en tan solo unas pocas décadas de ser un país netamente agrario donde solamente el 18% de sus habitantes vivía en centros urbanos, a convertirse en el motor de la economía mundial, con más de la mitad de población urbana (cifra que además sigue creciendo). En las últimas décadas más de 500 millones de personas han salido de la situación de pobreza en China, un éxito de desarrollo económico sin precedentes a nivel mundial. Sin embargo, en el 2015 paso de ser la estrella del crecimiento y desarrollo mundial a ganarse un menos notable – e injustificado según mi punto de vista – calificativo,   el de una economía altamente volátil. 

Su economía ya no crece a las famosas “tasas chinas”. Hace años llego a alcanzar tasas del 14% anual. Hoy estamos hablando de la mitad. Ahora bien, derrumbemos un primer mito, el de la recesión china. Un crecimiento de entre 6 y 7 %, si bien es una reducción en la tasa de crecimiento, claramente no es una recesión, más si tenemos en cuenta que estamos hablando de una economía de 10,4 trillones de dólares (tengamos también en cuenta que aun a estas tasas de crecimiento menores crece casi tres veces más que la economía de Estados Unidos). El aporte de la economía china a la economía mundial es de mayor magnitud hoy. Si bien crece a tasas mas bajas que hace una década, cuando lo hacía a tasas más altas su economía era de apenas 2,3 trillones de dólares, unas 4 veces menor. Es de vital importancia por tanto, entender que la economía china actualmente está pasando por un periodo de ajuste y transformación. Esto es precisamente lo que genera la combinación de ciertas dosis de volatilidad y un desarrollo económico exitoso.


Derrumbemos otro mito, el de lo inesperado de la desaceleración económica china. Observando el proceso de desarrollo económico y los planes quinquenales chinos vemos que existe una coordinación entre unos y otros, sin sobresaltos inesperados. O sea que la desaceleración actual estaba prevista hace tiempo. El crecimiento a tasas chinas de los años 80 y 90 producto del proceso de reforma y apertura iniciado en el año 1978 se basaba en inversiones extranjeras, producción manufacturera y exportaciones; dentro de en un modelo con muy bajos costos de producción, en particular de mano de obra. Actualmente la economía china dista muchísimo de este modelo. Hoy la orientación de esta economía es mayoritariamente al sector servicios, que comprende poco más del 50%, y desde el año 2014 la inversión extranjera directa al exterior realizada por China alcanzo a la que recibe este país. En el 9º Plan Quinquenal (1996-2000) se preveía un uso más eficiente de los recursos, mayor innovación tecnológica y mayor competitividad en lugar de una continua dependencia de inversiones y mano de obra barata. El 13ª plan quinquenal – que cubrirá el periodo 2016-2020 – será publicado en marzo. En este último, según lo ya adelantado en noviembre pasado luego de la reunión del plenario del Comité Central, los objetivos se centraran en “mantener un crecimiento medio-alto”, teniendo en cuenta factores como innovación, coordinación, desarrollo y medio ambiente y apertura. Se proyecta alcanzar una economía de  17 trillones de dólares para el año 2020.


Muchos otros cambios se producen día a día dentro de la economía china, como por ejemplo la ya mencionada urbanización creciente y la brecha cada vez menor entre los ingresos de unos y otros, así también como incrementos en el consumo – tanto en cantidad como en calidad – China es hoy uno de los principales mercados de marcas de lujo, consume el 50% de la carne de cerdo del mundo y “exporta” más de 100 millones de turistas anualmente, su gran mayoría hacia otros países de Asia. Estos cambios impactan no solo domésticamente sino en la demanda mundial. 


Por otra parte China es aun un país en vías de desarrollo, con importantes disparidades a nivel regional, sobre todo entre regiones costeras y el interior, y necesita aun grandes inversiones en infraestructura a pesar de las obras faraónicas que se han construido en las últimas décadas. Un ejemplo de estas es uno de los últimos trenes de alta velocidad construidos entre Guangzhou – capital de la provincia de Guangdong, en la megazona económica del Rio Perla – y la ciudad de Guiyang capital de la provincia de Guizhou, una ciudad antes fuertemente dependiente de empresas estatales y actualmente señalada con gran potencial para desarrollo tecnológico. Este tren, inaugurado a fines del 2014, acorto el tiempo de viaje entre estas ciudades separadas por casi 1000 km de distancia de 22 a tan solo 4 horas. Inversiones así hay muchas, y son necesarias muchas más en este país enorme. Los desafíos de política económica son muchos y muy importantes. Tan solo un dato: anualmente hay unos 7 millones de egresados universitarios. 


En cuanto a algunas reformas pendientes se encuentra la de las empresas estatales, la del sistema financiero, la del sistema de permiso de residencia urbano-rural (hukou), la puesta en práctica de las reformas de la política del hijo único, la lucha contra la corrupción, y la búsqueda y utilización de recursos compatible con la preservación del medio ambiente. Estos temas son tan complejos y de una importancia tal para que se podría escribir un artículo entero analizando la relación de cada uno con los lineamientos más generales de política económica china. El gobierno chino se caracteriza por un enfoque muy pragmático, y sus reformas normalmente, comienzan con programas y experimentos de tipo piloto en menor escala y, de acuerdo a los resultados obtenidos, son luego implementados a nivel nacional. Esto ha ocurrido, por ejemplo, con las zonas económicas especiales creadas inicialmente en el año 1980 para atraer inversiones. Las reformas actuales en cuanto a migración urbano–rural y en particular la de la política del hijo único llevan décadas siendo ensayadas en menor escala para su eventual aplicación a nivel nacional. No es un dato menor, teniendo en cuenta que se estima que a raíz de estas reformas nacerán unos 17 millones de personas en los próximos 5 años. 


China hoy, por tanto, se encuentra en una encrucijada, pero no en una espiral ni descendiente ni ascendente. De esta encrucijada saldrán las reformas necesarias para continuar profundizando el proceso de desarrollo. Habrá momentos mejores y otros peores. El problema es que el mundo se había (mal) acostumbrado a un modelo de desarrollo económico chino exitoso y a la dependencia del mismo, de su crecimiento, de sus “tasas chinas”. Transitar la adolescencia no es fácil, sobre todo si la mirada del resto del mundo observa cada paso, ya sea firme o en falso. Y depender de lo que haga un adolescente, menos fácil aun.


Carola Ramon Berjano es Licenciada en Economía, investigadora y docente

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Tras 20 años de negociaciones, la Argentina exportará harina de soja a China

El Gobierno nacional acordó con la República Popular de China la apertura de ese mercado para la harina de soja argentina, principal producto de exportación del país, después de 20 años de negociaciones bilaterales, anunció el presidente Mauricio Macri.

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Columnista