Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La mitad de los argentinos que tienen trabajo gana menos de 6 mil pesos

Las cifras son del INDEC, que también admitió que alrededor del 10% de los trabajadores cobra menos de 2 mil pesos. En el país, el salario mínimo es de 4.716 pesos de sueldo bruto.


La semana pasada, el INDEC dio a conocer la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del primer trimestre del año y los números preocuparon. Es que del total de gente empleada que tiene el país, el 50% -algo así como 8 millones de personas- no tiene un sueldo superior a los 6 mil pesos mensuales.


En total, en la Argentina 16 millones de personas tienen trabajo: es decir que están en relación de dependencia o son cuentapropistas y el sueldo promedio es 6.908 pesos. Encima, se calcula que cerca de un millón de personas están desocupadas.


Aún peor es la situación del 30% de los ocupados -casi 5 millones de personas- porque perciben menos de 4 mil pesos mensuales; y además cerca del 10% de la población con trabajo cobra menos de 2 mil pesos.


Y las diferencias de género también son notables. Mientras que la mitad de los hombres con trabajo gana menos de 7 mil pesos cada mes, la mitad de las mujeres recibe menos de 5 mil.


Las razones por las que en la Argentina ocurren cosas como esta son varias. Una sin dudas es que el salario mínimo es muy bajo (4.716 pesos de sueldo bruto). Otras de las cuestiones a tener en cuenta es que el 31,9% de los trabajadores está en negro. Y encima hay más de un millón de “subocupados demandantes”, que trabajan pocas horas porque no consiguen un empleo más estable. Y otra de las razones es que hay cerca de un millón de personas que son monotributistas y tienen ingresos bajos.


Con todo esto no es difícil inferir un dato alarmante: tener un sueldo o un ingreso no exime a la persona o la familia de vivir por debajo de la línea de pobreza. Quienes están más afectados por esta situación son los trabajadores no calificados: la mitad gana menos de 3.500 pesos cada mes y la mitad de los que se desempeñan en áreas operativas, menos de 6 mil.


Relacionadas

Creció el miedo a perder el empleo en el último año, según un sondeo privado

Casi la mitad de los trabajadores teme perder su empleo mientras que en octubre pasado, hace menos de un año, era de sólo un tercio, según datos de la encuesta que hizo una consultora privada en el AMBA y las principales ciudades del país.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Una "enfermedad" llamada inflación

Sin ánimo de ponerme en el rol de economista, ni faltarle el respeto a una noble profesión que lleva años de estudio y dedicación y a la cual respeto muchísimo, me he propuesto realizar un análisis sobre la inflación que históricamente ha sufrido nuestro país en más de 70 años, a excepción de la década del noventa cuando funcionó la convertibilidad durante los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa. Sin dejar de mencionar en ese período la triste y recordada etapa de hiperinflación que tuvimos en 1989 durante la presidencia de Raúl Alfonsín, cuando la variación de precios de ese año superó el 3 mil por ciento. Por los recurrentes ciclos de suba de precios que experimentó y aún sigue padeciendo Argentina, con consiguientes consecuencias para su población –en la cual me incluyo–, considero que la inflación se ha transformado en una “enfermedad” crónica y prácticamente autóctona de éstas latitudes. Mientras que en la mayoría de las naciones del mundo hace varias décadas que la inflación no constituye un problema, los argentinos seguimos soportando las efectos de ...

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

La desocupación subió en el segundo trimestre de 2018 y es la mayor en 12 años

El derrumbe de la actividad económica que provocó la mayor sequía en 50 años, junto a la severa contracción del consumo de las familias, y el cambio del escenario internacional para la deuda argentina, determinó que se registrara un nuevo salto de la tasa de desempleo, a un nivel que no se veía desde el tercer trimestre de 2006, cuando aún no había sido intervenido el Indec.


Ver Más

El final de las remuneraciones no remunerativas

El decreto 633/18 dictado por el Gobierno Nacional establece que el Ministerio de Trabajo no volverá a homologar acuerdos colectivos que contengan sumas o conceptos salariales sobre los que las partes acuerden otorgarle carácter no remunerativo. En otras palabras, sindicatos y cámaras patronales no podrán seguir incluyendo en las negociaciones salariales "remuneraciones no remunerativas". A lo largo de la última década el establecimiento de "remuneraciones no remunerativas" fue un dato distintivo de la negociación salarial, ya sea mediante la aplicación de incrementos porcentuales a los básicos de convenio o a través de la creación de adicionales o sumas fijas a los que las partes le otorgaban este carácter. De esta manera, una parte del incremento salarial de bolsillo de los trabajadores era sustentado por una disminución de los recursos del sistema de seguridad social, situación que no era observada por el Ministerio de Trabajo al dictar su homologación. Este hecho implicaba convalidar un absurdo normativo, ya que en el derecho laboral importa poco el nombre con el que las partes denominan a las distintas contraprestaciones. En este caso, la remuneración de los trabajadores no puede dejar de ser remuneratoria por más que así se acuerde en una negociación colectiva.

Ver Más