Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La nueva Ruta de la Seda: de qué se trata y cómo podemos beneficiarnos

​El 1 de enero de 2017, partió desde la ciudad china de Yiwu un tren con 34 containers y alrededor de 5 millones de US$ en mercancías rumbo a la  terminal de Barking en Londres. 16 días más tarde, y luego de un recorrido de más de 12.000 km llego a destino. Se estima que desde el año 2011 más de 3.500 trenes han hecho el recorrido uniendo China y distintas ciudades del continente europeo. Se proyecta alcanzar 5.000 para el año 2020. Esto se enmarca dentro de la iniciativa presentada por el presidente chino Xi Jinping en Kazajistán en el año 2013, comúnmente llamada la Iniciativa de la Ruta de la Seda – también conocida como “La Franja y la Ruta” – proyecto sumamente ambicioso que intenta revivir el espíritu de la ruta de la seda original que data del siglo I, y cuyo apogeo fue hasta el siglo X para luego entrar en declive hacia el siglo XV con el incremento del transporte marítimo, menores costos y mayor seguridad en el traslado de las mercancías. Esta antigua “Ruta de la Seda” era en realidad una red de rutas comerciales que unía Oriente con Occidente; partiendo desde la ciudad china de Chang’an  (actualmente llamada Xi’an) y cruzando los actuales territorios de Mongolia, Persia, Arabia, Siria, Turquía Europa y África oriental. Las mercancías comerciadas incluían no solo artículos preciados como seda, porcelanas, caballos y especies pero también intercambios de tipo cultural y religioso que  iban y venían peligrosa y largamente a lo largo de esta ruta.

La actual iniciativa del gobierno chino constituye un antes y después en términos de desarrollo, infraestructura y conectividad global. Actualmente no son caballos de fergana ni camellos bactrianos los que cruzan el desierto, sino grandes proyectos de infraestructura. Puertos, ferrocarriles, obras viales, plantas hidroeléctricas, gasoductos, oleoductos, telefonía conjunta, son algunos de los muchos proyectos que se están llevando a cabo con el objetivo de promover el comercio internacional global superando uno de los mayores obstáculos para su crecimiento - la falta de infraestructura.  Desde el año 2013 China lleva invertidos más de 50.000 millones de dólares en países pertenecientes a la Iniciativa, creando unas 56 zonas de cooperación económica y comercial. El comercio entre China y estos países alcanzo los 913.000 millones de dólares en el año 2016. Si bien esta Iniciativa esta basada en los ideales de la antigua Ruta de la Seda, el proyecto actual lo supera ampliamente ya que la ruta que une la actual Xi’an con Europa es solamente uno de los seis corredores terrestres propuestos; además del  corredor marítimo. Dentro de los seis corredores terrestres se distinguen el corredor Eurasiático que une China con Europa, ya mencionado; el que une con Mongolia y Rusia; el que llega a Asia Central y Occidental; el corredor China-Paquistán, el corredor hacia Bangladesh, la India y Myanmar; y finalmente el corredor de la Península de Indochina. Por otra parte el corredor marítimo une China, el Sudeste Asiático, la India, África y llega a Europa. 

Estos proyectos están siendo financiados mayoritariamente por dos entidades. La primera, el AIIB (Banco de Infraestructura e Inversión Asiático, por sus siglas en ingles). Este banco, propuesto por el gobierno chino y -fundado en el año 2016, con un capital inicial de 100.000 millones de dólares  tiene 57 miembros fundadores  (la mayoría son países que integran la iniciativa de la ruta de la seda, pero no excluyentemente - Brasil fue el único de América Latina como miembro original y en marzo del 2017 Perú y Venezuela han dado el primer paso hacia su adhesión).  Este banco se centra en la financiación de proyectos de infraestructura para la región de Asia Pacifico. Este año el banco aspira a extender su membresía a un total de 90 países. La segunda entidad involucrada es el Fondo de la Ruta de la Seda, perteneciente al gobierno chino y específicamente destinado a incrementar la inversión en los países a lo largo de la “Franja y la Ruta”. Este Fondo fue creado en el año 2014 con un fondo inicial de US$ 40.000 millones.  

Del 14 al 15 de mayo, se llevara a cabo el Foro de Cooperación Internacional de la Franja y la Ruta en la ciudad de Beijing, al cual asistirá el presidente Macri durante su visita a China. Este Foro será el evento de mayor  envergadura sobre la Iniciativa desde su lanzamiento. Xi Jinping hará el acto de apertura, en el cual al menos 28 jefes de estado participaran, así también como el Secretario General de las Naciones Unidas, el Presidente del Banco Mundial y la Directora del Fondo Monetario Internacional. El tema central de este Foro será la interconectividad y cooperación necesarias para poder revitalizar la economía global. Si bien estamos geográficamente lejos, este proyecto reviste una importancia enorme para la conectividad y el comercio mundial y debemos plantearnos cuál podría ser nuestra participación en esta iniciativa, así también como las oportunidades y desafíos que el mismo implica para nuestra región y nuestro país. El primer paso es entender la dimensión de este proyecto.

Relacionadas

Déficit comercial: ¿importamos  mucho o exportamos poco?

La balanza comercial argentina registró en 2017 el mayor déficit en la historia: 8.471 millones de dólares. Es el máximo en términos absolutos, medido en moneda corriente. Ante estos resultados, se instala en parte de la opinión pública la idea de que el país está importando mucho. Se habla de apertura comercial desmedida y pérdida de mercado interno. Pero, ¿es realmente así? En 2011 se reportó el valor más alto del comercio entre Argentina y el resto del mundo. Las importaciones de 2017 fueron de 66.899 millones de dólares, unos 7.061 millones de dólares menos que durante el año 2011, con un PBI a precios constantes similar. Las exportaciones, por su parte, alcanzaron los 58.428 millones de dólares, unos 24.553 millones menos que aquel año. La diferencia en la evolución de las dos variables explica que se haya pasado de un superávit comercial de 9.020 millones en 2011 al déficit actual. Estos y otros datos confirman que la economía argentina hoy no está importando mucho, sino que está exportando poco. Veamos.

Ver Más

Para mayor internacionalización se requieren mayores empresas

Dice John Kay (London Business School) que el éxito empresarial se basa en un equilibrio eficaz entre las características singulares de las empresas y las relaciones externas que ellas consigan. Y Daniel Isenberg (profesor en Bobson) señala que lo importante para el crecimiento no es quedarse en lograr start-ups sino lograr numerosas scale-ups (empresas que crecen y maduran lideradas bajo creatividad e innovación).

En un mundo económicamente complejo (que esta rediscutiendo el marco regulatorio internacional, apela a restricciones cualitativas al comercio, mezcla normas y estándares públicos con privados) lo que permite internacionalizar países son las empresas internacionales (no meramente exportadoras, sino internacionales).

En 1969 había 7000 empresas multinacionales en el mundo y actualmente se calculan unas 110.000 (según OMC, 2015). Por ello, a pesar de las actuales crispaciones de algunos (pocos) líderes mundiales, en la economía mundial entrelazada (la suma de las exportaciones del mundo equivale al 29% del producto mundial) los grandes actores que permiten la inserción internacional son las empresas internacionales.

Ver Más

Libre comercio y Tratados de Libre Comercio

El libre comercio ha demostrado una y otra vez ser mucho más eficiente que el proteccionismo. Sin embargo, como las economías son complejas y es difícil encontrar ejemplos de libertad pura, es necesario volver a demostrarlo reiteradamente en los países, como la Argentina, que están tan afectos al proteccionismo. Desde que David Ricardo escribió sus “Principios de Economía Política y de Tributación”, en 1817, se creyó que el debate entre libre comercio y proteccionismo había sido definitivamente ganado en favor de la libertad. Ricardo demostró que no es necesario que un país sea más eficiente en algún área de la economía para que sea fructífero el comercio...

Ver Más

La importancia de la urbanización en China: palitos descartables, soja, cerdos y oportunidades

A partir del proceso de reforma y apertura iniciado en el año 1978 en China, el incremento en el nivel de ingresos, la urbanización, y el surgimiento de las clases medias y altas, han determinado importantes  cambios en los patrones de consumo. Uno de los ejemplos más claros de la urbanización ha sido la ciudad de Shenzhen, situada en el sur de China, en la provincia de Guangdong, frente a la Región Administrativa Especial de Hong Kong. En el año 1978 tenía tan solo 30.000 habitantes y ocupaba el puesto 58 dentro del ranking de PBI de su provincia. Hoy día, Shenzhen tiene más de 10 millones de habitantes y es la ciudad con ingreso per cápita más alto de China continental. Esta rápida urbanización, así como los incrementos en los niveles de ingresos de la población china que vienen teniendo lugar en las últimas décadas traen aparejados grandes cambios. Veamos...

Ver Más

Somos todos socios

Un joven argentino va a comprar un Ipad -fabricado por una empresa americana llamada Apple, cuya mayor fábrica está en China, y producido por obreros chinos- (paradójicamente, Apple es uno de los principales exportadores… chinos). 

Ver Más

La irreverente adolescencia de la economía china

​Movimientos torpes, cambios de humor, inmadurez… la economía china está transitando la adolescencia. Si bien estamos hablando de un país milenario, su sistema de mercado capitalista es aún adolescente. En sus primeros años y décadas de vida, al igual que un niño, la economía china creció a una velocidad vertiginosa y asombrosa; incorporando rápidamente habilidades y prácticas económicas. Hoy día, este crecimiento pasó a ser más sutil, con cambios más de fondo que de forma. 

Ver Más

Columnista