Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La realidad económica detrás del bitcoin: tecnología no apta para cardíacos

Por Joan Cwaik


El Bitcoin aparece ante nuestros ojos como la tercera gran disrupción tecnológica luego de la computadora personal e Internet. Ideado en el año 2008 y lanzado a principios del 2009 con el objeto de no depender de terceros y permitir transacciones entre pares a través del uso de un software de código abierto; su uso como divisa depende de la aceptación del Bitcoin como moneda. A pesar de su condición relativamente volátil, el Bitcoin es cada vez más utilizado creciendo el número de usuarios y aceptación comercial, política y económica, mes a mes. 


Pasaron menos de 24 horas después de alcanzar un máximo histórico de 3.000 dólares la unidad, la cotización del bitcoin se redujo hasta perder casi el 10% de su valor el lunes pasado por la mañana.


¿El máximo histórico probablemente haya persuadido a algunos inversionistas a sacar dinero?


En conjunto, 2017 ha sido un año significativamente positivo para bitcoin y -aún más- el entorno de las divisas criptográficas (con el crecimiento significativo de la divisa Etherum). Bitcoin tocó los 1.000 U$S el primer día de enero de este año y el máximo histórico de esta semana representa un crecimiento de 300% en poco más de 6 meses.


El dominio del market share de Bitcoin sobre el resto de divisas criptográficas ha descendido hasta un 40%, en momentos en que muestra una valoración de aproximadamente 42,4 miles de millones de dólares, sobre un estimado de $103,8 miles de millones de dólares para la totalidad del ámbito de las divisas criptográficas.


Una mala noticia para esta tecnología guarda relación con persistentes retrasos en los lapsos para concretar operaciones de compra-venta, así como en las relativas altas comisiones que en algunos casos llegan a 4,5 dólares (incomparables con las pasarelas de pago tradicionales).


​Para los que preguntan si vale la pena invertir, mi consejo más concreto es invertir lo que uno esté dispuesto a perder. Nunca es tarde para comprar si se piensa en largo plazo. A corto plazo cambia el enfoque. Equilibrar riesgos y ganancias es la clave como en cualquier otra inversión.

Relacionadas

El argentino que está entre los 5 innovadores más influyentes de América Latina

El joven Santiago Siri fue distinguido por su plataforma que busca afianzar la democracia en internet.

Ver Más

Una política de Estado: modernizar y abrirse a la tecnología

El responsable de Plataformas de Innovación del Ministerio de Ciencia visitó El Inversor para hablar de los cambios en los 20 meses de gestión de Cambiemos.

Ver Más

Impulsan un nuevo método para mejorar la viabilidad de los trasplantes

Guillermo Berra, presidente de LEW Argentina, estuvo en El Inversor para hablar sobre los avaneces tecnológicos en el área de la salud. ¿De qué se trata la perfusión ex vivo?

Ver Más

La historia de Sacoa, ícono de los videojuegos en la Costa argentina

El director de la tradicional sala de juegos arcades estuvo en El Inversor para hablar sobre el trabajo y la importancia de seguir vigente. La entrevista completa con Jorge Mochkovsky.

Ver Más

Una marca pensada para que los chicos se diviertan mientras se visten

Gustavo Blum, el dueño de Pecosos, estuvo en El Inversor para contar cómo es trabajar en una empresa pionera en el país.

Ver Más

Los desafíos de emprender en la Argentina

Uno de los socios fundadores de Trimaker estuvo en El Inversor para contar cómo trabaja una empresa nacional que fabrica impresoras 3D.

Ver Más

Columnista