Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Las chicas solo quieren ganar igual

Desde hace unos años en Europa se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial. Esta fecha va variando según el resultado de las estadísticas y para elegirla se considera el promedio de la brecha salarial de género en la Unión Europea. En 2017, por ejemplo, fue el 22 de febrero, lo que significa que las mujeres deben trabajar unos 53 días extra para ganar lo mismo que sus pares varones. En la Argentina, la brecha salarial entre varones y mujeres es del 27%. Eso significa que las mujeres tuvieron que trabajar hasta el 9 de abril  de 2017 para ganar lo mismo que ellos ganaron entre enero y diciembre de 2016. La brecha salarial llega al 40% para trabajadoras precarizadas, que a su vez son más de un tercio del total. 

Hay muchos factores en el mercado laboral que hacen que las mujeres ganen menos que los varones por el mismo trabajo; algunos son objetivos y los podemos medir. Si alguien tiene mayor nivel de educación, más preparación o experiencia para un puesto suena lógico que gane más que sus compañeros que no las tienen. Blau y Kahn (2016) muestran en un trabajo sobre los Estados Unidos que, a diferencia del pasado, la educación ha dejado de ser un componente importante a la hora de explicar la brecha de género. Como hoy las mujeres estudian más que hace veinte años (y llegan a niveles educativos más altos), se acercan a mejores condiciones laborales y salariales. También se puede determinar el impacto de la raza (o etnia) o de las regiones de residencia sobre el salario. Hay  diferencias no solo entre lo que ganan varones y mujeres sino también entre ellas mismas; en Latinoamérica las mujeres blancas de centros urbanos ganan más que las que viven en zonas rurales o que las indígenas e inmigrantes. Las mujeres que son madres tienen mayores problemas para insertarse laboralmente y ganan en promedio 16% menos que las que no tienen hijos. Esta discriminación la podemos ver abriendo los datos en algunas estadísticas. 

Pero hay muchas variables que no se pueden aislar y observar tan fácilmente. En el lado oscuro de la brecha salarial caen el machismo, los prejuicios, las preferencias de los trabajadores, los grados de competitividad, dinámicas laborales que excluyen a las mujeres, derechos inequitativos. No podemos medir el proceso mental de un jefe que decide contratar a un muchacho asumiendo que él será más racional o apto para determinada tarea que una chica. A muchas mujeres se les pregunta en entrevistas laborales sobre sus planes de maternidad; aunque no tengan hijos, su mera posibilidad implica una penalización. Si una mujer dejó su ocupación durante unos años para cuidar a sus hijos, seguramente ese tiempo fuera de su carrera le pese a la hora de volver. Por cómo funciona nuestra sociedad no es un caso típico en la vida de un varón. Estas situaciones, entre otras, son invisibles a las estadísticas pero pesan en la vida cotidiana. 

Un estudio de la OIT analizó la información de 38 países en donde se comparan los ingresos de los trabajadores considerando que tengan la misma educación, experiencia, ocupación, categoría profesional, zona de residencia y tiempo que trabajaron por mes y por semana. Si los trabajadores son similares en todas estas características, entonces la brecha se debería invertir: si no existiera ese lado oscuro que mencionábamos antes (lleno de machismo y prejuicios)—, las mujeres deberían ganar más que sus pares varones en 19 de los casos estudiados. En Brasil, Suecia, Lituania, Eslovenia o Rusia, incluso la brecha debería ser a favor de las mujeres; es decir, tienen más educación, experiencia (y todo lo que listábamos antes) que sus compañeros y ganan menos.

La brecha salarial es un fenómeno mundial y si bien se redujo en los últimos cincuenta años, las mujeres ganan en promedio 25 por ciento menos que los varones (OIT). Según los especialistas, en las últimas dos décadas la tendencia al cierre de la brecha salarial de género perdió el impulso inicial y de seguir en el ritmo actual el pronóstico es que recién podría cerrarse completamente hacia 2186. Sentarse a esperar no parece ser una opción. Los países que avanzaron en esta agenda lo hicieron a partir de políticas orientadas específicamente a cerrar las distintas desigualdades. Es necesario estimular el pago igualitario, combatir los estereotipos y roles tradicionales, incentivar a las mujeres en sus aspiraciones, contribuir con sistemas de cuidado que permitan una mejor asignación del trabajo doméstico, entre tantas otras. 

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista