Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Las expo, las más bajas desde el inicio de la 2° década del siglo XXI

1.    Caída de las exportaciones industriales

Las exportaciones argentinas están cayendo fuertemente en lo que ha transcurrido de año. En los primeros 5 meses del año, han caído un 12%. 

Se trata de una caída significativa explicada por pocos factores exógenos (especialmente la caída de la demanda de Brasil), y principalmente por razones endógenas (pueden encontrarse como las principales las siguientes: la inflación que genera inestabilidad, imprevisibilidad y friccionalidad en el marco de referencia de las empresas, la fragilidad y el estrés  cambiarios, el alza de costos de producción, la escasez y encarecimiento del crédito, la baja tasa de inversión en los últimos años que hace perder productividad a la economía, fuertes regulaciones que afectan la producción y el comercio, la restricción de acceso a bienes importados que afectan la producción, la alta presión tributaria, los problemas en acceso a servicios necesarios para la exportación -incluyendo la infraestructura-, y los problemas de expectativas surgidas de las indefiniciones recientes en materia financiera internacional)

Un aspecto que debe resaltarse de la evolución de las ventas externas en lo que ha transcurrido del año es la mala performance de las exportaciones de bienes manufacturados de origen estrictamente industrial -MOI- (esto es, los manufacturados que no tienen algún grado de origen o insumo agropecuario que son bienes que por esta razón -tener origen agropecuario- se conocen como MOA).

Si se analizan los resultados de las ventas de productos industriales (MOI) en los primeros 5 meses del año, comparándolos con los resultados del mismo período del año anterior, esas exportaciones de MOI caen un 12%. Sin perjuicio de que la consideración de los bienes que según el INDEC integran el conjunto de MOI es cuestionable, lo claro es que, al analizar la performance de las exportaciones de bienes industriales, los resultados del presente 2014 están siendo malos. 

Al pretender desagregar la evolución de las exportaciones de las  MOI según los diversos componentes que a criterio de “DNI” son estrictamente MOI (esto es, sin considerar los manufacturados de origen agropecuario al efecto de este análisis), y no evaluar ya meramente las ventas externas de MOI como conjunto sino según productos (o sea, en sus distintos capítulos del nomenclador arancelario), se debe recurrir al análisis de los resultados del primer cuatrimestre del año (es éste el tiempo sobre el que hay datos desagregados por capítulo del nomenclador a la fecha).

En este caso (desagregando por capítulo del nomenclador), se advierte que las exportaciones de este conjunto de bienes en 2014 están siendo las más bajas desde el primer año de la nueva década (2011) y que la caída se produce en todos los rubros o productos. 

A efectuar, así, el análisis referido, se extraen conclusiones interesantes pero a la vez preocupantes sobre la evolución de los distintos componentes de las exportaciones industriales.


2.    Exportaciones industriales en baja: el problema no son solo los autos, y la baja no es solo de ahora

Como puede observarse en el cuadro que se muestra más abajo, las exportaciones totales de los bienes agrupados como productos de origen estrictamente industrial son en el primer cuatrimestre de 2014 las más bajas desde el inicio del siglo (2011). 

Algo a destacar, sin embargo, es que las exportaciones industriales en general  (como conjunto) habían mostrado avances en cada año desde 2011. Así, fueron más altas en el primer cuatrimestre de 2012 que en el mismo período de 2011, y lo mismo en 2013 en relación a 2012 (tendencia que se rompió en 2014). Por ello, la caída del primer cuatrimestre de 2014 es las primera en lo que transcurre de la década. 

Ahora bien, el cuadro exhibe un dato incontrastable: la explicación del crecimiento de las exportaciones en el cuatrimestre, año a año, hasta 2014 es exclusivamente asignable a la exportación de material de transporte. Esto es: las exportaciones crecientes desde 2011 hasta 2013 obedecen exclusivamente a la performance de las ventas de autos (los demás componentes de la canasta de exportaciones industriales exhibe un comportamiento irregular y no muy virtuoso). Así, todos los demás componentes han mostrado desde el comienzo de la década un comportamiento errático pero no en alza constante. 


























Efectivamente, si se analizan las exportaciones de químicos se constata que tuvieron en el primer cuatrimestre de 2012 su punto más alto y no repitieron ese resultado ni en 2013 ni en 2014; mientras las de plástico, textiles, caucho y sus manufacturas, a la vez, no repiten un récord desde el primer cuatrimestre de 2011; y las de metales comunes y sus manufacturas, igual que las de material de transporte, tuvieron en el primer cuatrimestre del año pasado su mejor performance en lo que va de la década y caen en el primer cuatrimestre de 2014.


Esto es: las exportaciones industriales están cayendo en todos sus componentes (no sólo en el material de transporte, que principalmente se exporta a Brasil, que está mostrando una demanda menos sostenida). Pero debe decirse a la vez, en materia de exportaciones  de MOI, que la suba que hasta el año pasado se exhibía en las exportaciones industriales en realidad no era general si se desagregaban los componentes –sólo se observaba en ventas de autos a Brasil- , de modo de comprender que salvo las exportaciones automotrices las demás ya venían exhibiendo problemas de inserción externa.


3.    Las exportaciones industriales en problemas: la pérdida competitividad es general y el tiempo de malos resultados no es solo este año

Una noticia que se extrae del análisis, además, es que en el conjunto de exportaciones industriales argentinas, comparado el primer cuatrimestre del año 2011 con el 2014, han perdido participación relativa las exportaciones de los bienes que no son automotores. 

Efectivamente, mientras de la suma global de ventas externas de bienes industriales de 2011 (inicio de la década), las exportaciones de material de transporte representaban el 38% del total; en el corriente primer cuatrimestre de 2014, aún con la caída de exportaciones de autos a Brasil, las ventas de material de transporte representan el 42% del total de ventas industriales. Esto exhibe que desde el inicio de la década la performance de las exportaciones de bienes industriales que no son automotores es aún peor que la de autos, camionetas y camiones. 

Más aún, en el primer cuatrimestre de 2013 las exportaciones de autos representaron el 44% del total del conjunto, lo que muestra que las exportaciones industriales argentinas dependen cada vez mas del material de transporte y están perdiendo relevancia en otros bienes industriales como químicos, textiles, metales y sus manufacturas, máquinas y aparatos, etc. Lo que es lo mismo que decir que Argentina, que es un exportador de productos primarios y de manufacturados de origen agropecuario de relevancia, es cada vez menos -además de ello-, exportador de bienes industriales en general y cada vez más exportador de material de transporte en particular.























Adicionalmente, puede compararse la caída de las exportaciones del principal componente industrial de exportaciones argentinas (material de transporte) en el presente periodo medido con el mejor resultado obtenido hasta la fecha en la década, y el descenso en esa comparación es de 15%; mientras que la caída del segundo principal componente (químicos) comparando con el mejor resultado en la década de ese producto es de 21%. En el primer cuatrimestre de 2012 la participación de los químicos en el total del conjunto medido fue del 27% y en el primer cuatrimestre de 2014 se ha reducido al 23%.

Todo esto está mostrando que la caída de las exportaciones industriales no obedece solamente a las menores exportaciones de automotores a Brasil, sino que hay otros componentes que exiben malos resultados (aún peores) y no solo este año. 

En verdad, las exportaciones de autos a Brasil venían ocultando hasta el año pasado la baja capacidad de reinserción de otros bienes indsutriales que ya mostraban descensos en su performance. 























A la vez, Argentina, si se descuenta la performance de las ventas externas de autos aún con el mal resultado de lo que ha transcurrido de este año, exhibe una performance en ventas externas de bienes industriales al exterior que es todavía peor que la de material de transporte.

Todo ello exhibe una preocupante pérdida de competitividad en los bienes transables industriales en general y no solo un problema de coyuntura del sector automotriz y la demanda brasileña.

Columnista