Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Las ideas, el conocimiento y el crecimiento de la Argentina

Por Diana Mondino


Si la generación y asignación de recursos escasos es la tarea de la economía, su distribución es tarea de la política. Política y economía son inescindibles. Las restricciones con las que deben cubrirse todas las necesidades están justamente dadas por los recursos escasos. Tanto para el crecimiento como para la distribución de los ingresos los primeros escritores distinguían entre capital y trabajo, pero hoy ya es difícil usar esas categorías. El capital no se puede identificar como dinero en un banco o maquinarias y fábricas o hectáreas. El capital es "trabajo cristalizado", el resultado del esfuerzo previo. El capital puede ser humano o físico/financiero, y está condicionado por la "naturaleza" o las condiciones en las que vivimos. El conocimiento define nuestra capacidad para desenvolvernos en esas condiciones. Si acumulamos conocimiento tendremos más capital.


Generaciones de economistas, desde Adam Smith con La riqueza de las naciones, en 1776, hasta Paul M. Romer con los trabajos por los que recibió el Premio Nobel de Economía 2018, se dedicaron a estudiar cómo lograr crecer y desarrollarnos como sociedad o país. Cada vez se amplía más el análisis de esos temas y se puede decir que hay razonable entendimiento de la relación mutua entre la economía y las restricciones de nuestro entorno. Es difícil decir que la Argentina sea una economía plena de mercado, pero no por ello se invalida el análisis. Al contrario, estos estudios nos indican qué habría que hacer para acercarnos a nuestros objetivos.


Justamente Paul M. Romer intenta mostrar que la acumulación de ideas sostiene el crecimiento económico. El conocimiento, es decir las ideas, habilidades, los inventos, herramientas, métodos y procesos que se han desarrollado a lo largo del tiempo permiten producir mejor y más barato en mejores condiciones. En el caso argentino, la difusión de la siembra directa o los experimentos y perforaciones horizontales en Vaca Muerta muestran cómo rápidamente se difunde el conocimiento.


Obviamente, las condiciones de mercado favorecen la creación de mejores tecnologías. En la Argentina, con derechos de propiedad y patentes bastante difusos, debemos desarrollar políticas e instituciones que fomenten las condiciones apropiadas para el desarrollo tecnológico. Algo avanzamos con la nueva ley de conocimiento. Obviamente sería mejor que todos los sectores lograran las mismas condiciones impositivas, pero, como hay un inmenso gasto estatal a financiar, es difícil lograrlo.


Al tener un atraso relativo importante, al menos en cuanto a nuestro PBI per cápita potencial, podemos hacer un uso muy productivo de las ideas propias o de otros países. En el siglo XXI es evidente que toda nueva idea o tecnología, independientemente de donde se origine, puede ser utilizada para producir bienes o generar nuevas ideas en cualquier lugar del mundo.


Para crecer debemos enfatizar las características de las ideas y las ventajas de la acumulación de conocimiento. Mientras el capital humano y físico son específicos (un albañil o ingeniero o máquina no pueden trabajar en dos lugares al mismo tiempo), las ideas pueden utilizarse simultáneamente en muchos lugares y oportunidades. Tienen un valor que puede rápidamente replicarse.


Por eso son importantes las instituciones y regulaciones que deben fomentar la creación y al mismo tiempo determinar quién puede usarlas y quién puede estar inhibido: ¿Sólo los autores de la música? ¿O los investigadores que generaron una vacuna o una nueva semilla? Las patentes están para proteger los derechos, cobrando por el uso, pero rara vez están para prohibir el uso de terceros. Protegen e incentivan la investigación y desarrollo. Por ello, se debe distinguir entre aquellas ideas que dan monopolios/exclusividad, de aquellas que pueden ser usadas con base en permisos o pagos de un canon, y por último diferenciar aquellas que son de libre utilización.


En la Argentina somos expertos en generar monopolios en base a permisos y regulaciones, que no tienen nada que ver con ideas o conocimientos específicos. En la medida en que se generen las condiciones para generar ideas y que otros puedan utilizarlas, el crecimiento está asegurado. No es fácil, pero hay muchos ejemplos: Silicon Valley ya tiene muchos rivales en cuanto a generación de ideas.


¿Dónde focalizar los esfuerzos para generar ideas y acumular conocimiento? Dependerá del talento de los argentinos. El Estado puede fomentarlo y protegerlo, pero muy difícilmente generarlo. Es probable que las ideas surjan naturalmente allí donde el país tiene un gran potencial exportador, ya que permitiría aplicar esas ideas a grandes volúmenes o mejores precios.


*La autora es economista UCEMA

Relacionadas

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Columnista