Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Lilita o la perversión de una tía bonachona

Por Alejandro Fidias Fabri

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.

Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Pensemos en el vínculo de Macri y Carrió como si fuera un matrimonio mal avenido. Contiene el doble juego de ser un matrimonio -supuestos socios políticos- con el matiz de Lilita irrumpiendo esporádicamente el clima con planteos catastróficos. Ya el vínculo exhibe una dinámica perversa. Y agreguemos el constructo difundido de llamar “Lilita” a Elisa Carrió. Esta operación impide y obtura el desarrollo conceptual de pensar a Elisa Carrió como una funcionaria que lleva viviendo de la política por más de 25 años, en un país que a la par se fue degradando. Y es originaria y funcionaria durante varios años del Chaco, una de las provincias con mayor índice de pobreza del país. Llamarla Lilita es como un edulcorización de su esencia, es como si fuera la tía bonachona y no la hábil política que sobrevive a cualquier desastre político. Y en el otro rincón de un mismo cuadrilátero está Macri, un presidente de 40 millones de habitantes que se (des)conecta con el pueblo desde un fallido lado instrumental. Es una suerte de padre distante.

Ahora pensemos en la estructura propia de una república: los tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial funcionando como ejecutores de sus responsabilidades y como contralores cruzados. Desdibujada por los actores esta representación, veamos nuestra realidad: Lilita confronta a Macri como si fuera una especie de sinécdoque, como si ella representara a todo el Poder Legislativo y a todo el Poder Judicial frente al Poder Ejecutivo. La traducción sería: pagamos miles de millones de pesos en sueldos de funcionarios, y toda esta dinámica se resume en dos sueldos: la tía bonachona que confronta con el padre distante (y timbreador).

¿Qué pasa con los hijos de semejante matrimonio? Obviamente si cometemos el desliz de considerar que como pueblo somos hijos gobernados por semejante matrimonio (pero bien mal avenido), no podemos evadir el lugar de ser síntoma de esta desavenencia. ¿Y qué significa ser síntoma de los conflictos de la patológica pareja parental? Simplemente el ser inconscientemente impulsores de un contexto en el que nada es lo que dice ser. Y si bien podemos empezar por la moneda, podemos seguir con una república que se dice república, pero no opera como república; una diputada que supuestamente defiende los valores republicanos y termina salteándolos; un poder ejecutivo cuya cercanía con el pueblo se resume en alguna esporádica timbreada y, una Lilita que sistemáticamente devalúa y castra a la distante figura paterna del presidente. 

¿Qué nos deja esta patológica dinámica? La angustia de tener padres que no solo no nos contienen sino que también nos hacen cargar con una culpa y una angustia: es por nuestra culpa que llegamos a esta situación y ahora debemos hacer sacrificios para compensar los supuestos disfrutes que tuvimos. El mensaje es que el disfrute debe ser castigado, no es posible un pueblo que disfrute. Y el castigo es que además de tener padres que se creen padres fundacionales pero que no operan como tales, debemos tener todo el sistema regido por un valor que dice lo que no es. Y ahora entiendo como yo mismo fui agente de la inflación cuando rápidamente me llevé una crema que me costó $ 40, y me fui feliz por ser un buen psicótico. Fue mi aporte al síntoma. Tendré que hacerme cargo de que seguramente me quepa alguna responsabilidad en la tan perversa dinámica política, y quizá mi sintomática responsabilidad sea tan solo la de comprar una crema de $ 40.


Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Una "enfermedad" llamada inflación

Sin ánimo de ponerme en el rol de economista, ni faltarle el respeto a una noble profesión que lleva años de estudio y dedicación y a la cual respeto muchísimo, me he propuesto realizar un análisis sobre la inflación que históricamente ha sufrido nuestro país en más de 70 años, a excepción de la década del noventa cuando funcionó la convertibilidad durante los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa. Sin dejar de mencionar en ese período la triste y recordada etapa de hiperinflación que tuvimos en 1989 durante la presidencia de Raúl Alfonsín, cuando la variación de precios de ese año superó el 3 mil por ciento. Por los recurrentes ciclos de suba de precios que experimentó y aún sigue padeciendo Argentina, con consiguientes consecuencias para su población –en la cual me incluyo–, considero que la inflación se ha transformado en una “enfermedad” crónica y prácticamente autóctona de éstas latitudes. Mientras que en la mayoría de las naciones del mundo hace varias décadas que la inflación no constituye un problema, los argentinos seguimos soportando las efectos de ...

Ver Más

Columnista