Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Los argentinos que se metieron en el mundo de las bitcoin

David Díaz y Francisco Osca hablan sobre su experiencia con las monedas del momento.


Criptomonedas. Monedas virtuales. Bitcoins. Son la sensación del momento. En el mundo, varios ya se han hecho millonarios por haber invertido su dinero en esta nueva tendencia que ya tiene seguidores en la Argentina. 


Francisco Osca es el cofundador de Cryptominers, emprendimiento dedicado a proyectos de minería de criptomonedas a escala local, de acuerdo a lo publicado por el portal Infotechnolgy, y asegura que la minería viene a solucionar el problema de cómo emitir monedas de forma descentralizada. “El creador de Bitcoin buscaba que cualquiera pueda participar de la emisión y se le ocurre resolverlo a través del poder de cómputo. Quienes aportan el suyo, reciben monedas”. 


Por su parte, David Díaz, cofundador de Blockchain Academy, un proyecto educativo enfocado en la programación sobre blockchain que asesora a diversos proyectos de minería, entiende que “a más poder de cálculo aumenta la dificultad, los requisitos se vuelven más estrictos y se estabiliza la emisión".


Las computadoras que trabajan para una red descentralizada de este tipo se encargan de validar las transacciones. Lo que hacen es tomar la información de las transacciones validadas y transformarla en una secuencia de letras y números mucho más corta llamada “hash”.


Los hashes son una expresión matemática aleatoria que se genera a partir de cualquier input, sin importar su extensión. Los hashes parecen no tener sentido pero son únicos, difíciles de generar y fáciles de comprobar. Por eso en la red Bitcoin es tan auditable”, explica Díaz.


Una vez hecho el trabajo pesado, cualquier nodo puede verificarlo sin esfuerzo. El sistema aprovecha los hashes para crear un registro a partir de una cadena donde cada hash se crea a partir del anterior. De esta forma la integridad de la blockchain es comprobable. Los hashes deben coincidir: si alguien los cambia, todos se enteran.


Entonces, se validan las transacciones y cada vez que se crea un nuevo bloque, el minero recibe 12,5 bitcoins, que a un precio de US$ 15.000 son US$ 187.500. Sin embargo, las cosas no son tan simples: para que su trabajo sea admitido en el registro deben presentar algo llamado Prueba de Trabajo o Proof of Work (PoW). 


Dado que es imposible saber cómo va a ser un hash antes de generarlo y los mineros no pueden modificar la información de las transacciones, suman datos aleatorios a la ecuación llamados “nonce”, que se prueban muchas veces hasta obtener un hash que coincida con los requerimientos de la red.

 
Todos los mineros compiten para ser el primero que encuentre uno y solo el más rápido se lleva la recompensa. 

Relacionadas

El Ministerio de Economía de Japón diseñó una plataforma para el comercio en blockchain

La iniciativa busca optimizar la infraestructura para el intercambio de información entre operadores portuarios, bancos, compañías de seguros y empresas navieras.

Ver Más

Las tres razones que explican el precio del bitcoin

Una explicación para entender por qué la criptomoneda vale desde hace meses 6 mil dólares. 

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Ripple, la nueva criptomoneda que se unió a los bancos

Este nuevo integrante de las nuevas monedas busca crear un sistema de dinero mediante cadenas de confianza. 

Ver Más

El argentino que cuida millones y millones de bitcoins

Wenceslao Casares es credor de la startup Xapo.

Ver Más

Cómo afecta la suba del dólar a la inflación

Los mercados y la gente están a la expectativa del avance de la moneda estadounidense.

Ver Más