Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Más cultura, menos desigualdad




Una nota publicada en los medios hace algunos días nos muestra “La Grieta” de la desigualdad entre los habitantes de la zona sur y la zona norte de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Una grieta que no es nueva, sino que viene profundizándose en el transcurso de las últimas dos décadas.

A las diferencias sobre ingresos familiares, salarios promedios per cápita, servicios e instituciones públicas, empleo registrado o no, me interesa sumarle una que para mí es tan o más importante que las anteriores y es el acceso y la participación en la vida cultural de nuestra ciudad.

Aquí las diferencias, las oportunidades y las desigualdades son enormes también. A modo de ejemplo, mientras que el 54% de los jóvenes de entre 15 y 29 años que viven en el norte asistió a por lo menos un recital en un año, sólo el 26% de los jóvenes del sur pudo hacerlo. Lo mismo sucede con la asistencia al teatro (31% y 19% respectivamente) y al cine (80% y 60% respectivamente)*. Cuando se consulta el motivo a los habitantes del sur de la ciudad, coinciden en la falta de capacidad económica para acceder a dichos eventos.

Como vemos la desigualdad se da en todos los indicadores.

Una maravillosa herramienta para achicar “La Grieta” de la desigualdad, no lo duden, es la Cultura. 

Hay ejemplos en el mundo de que esto es así. Ciudades en los que la desigualdad y la violencia tenían una misma raíz, la decisión de llegar con políticas culturales a los sectores más vulnerables, por supuesto sumada a otras políticas sociales, logró la disminución de ambos problemas de manera categórica.

Podemos llegar con las cosas más lindas, con las actividades más importantes, promoviendo la capacitación y la creatividad de los habitantes del sur de la ciudad. Recuperando como punto de encuentro el espacio público. Con infraestructura para la formación para el trabajo y la actividad artística. 

Devolviendo la dignidad.

Porque eso es lo más importante. Que todos podamos sentirnos iguales en las oportunidades para vivir con dignidad y alegría es ésta, nuestra ciudad de Buenos Aires.

*datos indicadores culturales 2014 publicación UNTREF.


*Diego Berardo, Gestor Cultural. Director de “El Sabato, Espacio Cultural” de la facultad de Cs. Económicas de la UBA.

Relacionadas

No esperemos más a Godot

El presente argentino no me angustia, me espeluzna. Estoy ansioso por ver en setiembre la obra “Esperando a Godot” de Beckett en el Teatro General San Martín. Esta es una obra fundacional del teatro del absurdo. Presagió nuestra actualidad: no hay una lógica causa y efecto (puedo llegar a robar pero no iré a prisión); hay una transformación repentina del personaje (por ejemplo, un político que lidera causas sociales, de pronto termina robándole al país y a los ciudadanos); hay una intensificación progresiva del sinsentido (por ejemplo, llegar al absurdo de utilizar virginales cuadernos Gloria para anotar el camino de la corrupción); hay una inversión del principio de causalidad (por ejemplo, más roba un político, más popular es, más lejos está de ir a la cárcel);  los dichos sinsentido demandan mayor sinsentido y la comunicación es incomunicación (por ejemplo, cualquier declaración de un político). Y pareciera que no registramos que esperar a Godot es esperar una salvación que está en cada uno de nosotros. Se podría llegar a pensar en una doble moral entre los Panamá Papers del actual gobierno y los cuadernos Gloria del gobierno anterior. También en la doble moral de un encuentro entre Cristina y Moyano. Pero en realidad no hay una ...

Ver Más

Las grietas son oro en polvo

Unos años atrás tuve la oportunidad de visitar la sala de tapices del siglo XVII del Museo del Vaticano. Me llamó mucho la atención que todos los tapices tenían lagunas de tejido color gris. Estas lagunas eran las restauraciones que se habían hecho bajo la teoría del no rehacer lo faltante ocultando el paso del tiempo sino simplemente reconstruirlo exhibiendo que es un faltante, exhibiendo las inclemencias. O sea, allí donde el tejido se había deshecho, no enmascararlo sino agregarle un tejido gris que exhibiera el defecto y ayudara a mantener la consistencia del tapiz. Así me anoticié de las dos teorías: enmascarar o exhibir el paso del tiempo y de las crisis. Y esta idea permaneció flotando en mi mente en la medida en que los años pasaron para mí, para la sociedad, para el país y para el mundo. Quizá resulte fácil adherir a un pensamiento tal como el atribuido a algún sabio chino sobre las crisis y el bambú: lo que no nos quiebra nos fortalece. Pero, esta idea guarda algo de pensamiento mágico, el pensamiento de que luego de vivir momentos arduos y difíciles, tenemos la posibilidad de retornar a un estado impoluto y virginal. Y, la verdad, no es así. Nos marcan los momentos felices y nos marcan las rupturas. Y somos ambas situaciones. Y nos construimos como personas y como sociedades como si nuestras experiencias fueran estratos, algunos de los que nos queremos distanciar u olvidar y otros que nos gustaría eternizar.

Ver Más

Cómo funciona el Fondo Nacional de las Artes

La presidente de la organización que financia a artistas nacionales, Carolina Biquard, estuvo en El Inverso para contar el trabajo que realizan por la cultura nacional.

Ver Más

La grieta en el trabajo y en la vida

Pocos la mencionan. Nadie quiere escucharla. Ni siquiera las mujeres la discutimos ni lo suficientemente fuerte ni la cantidad de veces que hace falta. Lo cierto es que vivimos sobre una grieta que se agranda con rapidez y que amenaza tanto la sustentabilidad en el trabajo como en la vida familiar. ¿A qué me refiero? A que la conciliación vida personal-vida laboral es difícil tanto para varones como para mujeres, aunque estas lleven, lejos,  la peor parte. Y ese es el peligro. Desde hace un siglo a la fecha, las mujeres demostramos que podíamos ser brillantes científicas, maestras, políticas, artistas, pilotos, ingenieras, matemáticas, ejecutivas, etc, sin descuidar nuestro rol doméstico. Sin embargo, hay algo en el corazón de nuestras vidas cotidianas que sigue sin ser equitativo. Porque si bien las  mujeres salimos exitosamente al mundo,  a pesar de todas las desigualdades que aún persisten, y muchas contribuimos con nuestros ingresos al sostén familiar, los varones, nuestros compañeros de vida, no han hecho aún  una entrada equivalente al territorio doméstico. Ellos aún no han ingresado mayoritariamente a reclamar el lugar de “co equipers” que tienen dentro de la sociedad conyugal. La realidad ...

Ver Más

Así en las PISA como en la Cultura

La reciente publicación del resultado de la evaluación PISA muestra a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el tope de las ciudades más desiguales entre los chicos ricos y pobres, los de la zona Norte y la zona Sur. Un dato más para aumentar la desigualdad es la diferencia en la cantidad de establecimientos educativos, siendo en más de 600 en favor del norte de nuestra ciudad. Las diferencias entre el Sur y el Norte son muy grandes y se verifican en todos los indicadores. Los de ingresos familiares, participación educativa, situación habitacional, empleo formal, situación ambiental y en el acceso participación en la cultura. Todos para preocuparnos, pero fundamentalmente para ocuparnos.

Ver Más

Invertir en el enojo y transformarlo en acción

El enojo es un sentimiento que una persona experimenta cuando se siente  contrariada o perjudicada por otra o por una situación , como por ejemplo  ante una falta de respeto .
Eso  sentí el día que empecé a soñar con el cuento “El regalo”. Pero contrariamente a lo que pareciera que voy a contar, ese enojo logró que invirtiera sin ningún plan de negocios, que soñara sin límites y que hoy el libro sea una realidad que me llena de orgullo y esperanza.
El Regalo es una propuesta literaria que acerca la temática de la discapacidad a todos los chicos. Es un cuento infantil con una trama de altísimo valor literario y estético. Un protagonista que se sale del molde: un niño que presenta una discapacidad motriz.


Ver Más

Columnista