Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Messi: El Unicornio

Seguramente escuchaste más de una vez hablar de las empresas “unicornio”. Por definición, un unicornio es un animal fabuloso y mitológico. Pero en los negocios este término tiene una connotación un tanto diferente.

Este término se acuñó hace no más de cinco a seis años para un grupo bastante reducido de empresas exitosas cuyas características son bastante homogéneas, todas tecnológicas, y por sobretodo su valor: mil millones de dólares o mas.

En Argentina hay cuatro empresas bajo esta denominación: Mercado Libre, Despegar.com, OLX y Globant.

En el mundo unas cuantas mas: Facebook, Twitter, Linkedin, Uber, Dropbox, Snapchat, etc., entre las mas reconocidas. 

¿Qué características en común tienen estas empresas?  

-  Son empresas jóvenes, con edades promedio de sus fundadores de poco mas de 30 a como máximo 35 años.

-  Con ideas disruptivas

-  Llegan directamente al cliente

-  Con muy poca credibilidad al inicio 

-  Pertenecen al sector tecnológico 

-  Se calcula que por cada dólar invertido, se generan 26 mil.

- Todos tuvieron, una vez pasada esa etapa de descreimiento del punto anterior, “ángeles” inversores que generaron que ese proyecto triunfara y sea exitoso.

Se dice que por cada proyecto que llega a ser unicornio, es decir proyectos con características similares, al menos cuatro se caen. Es decir no llegan a progresar en sus inicios, simplemente porque nadie los respalda.

Walt Disney decía que en sus inicios le costó casi llegar a la ruina hasta poder ser exitoso. No tenía respaldo, ya que “los sueños tienen poco crédito” decía. 

En 1998 Lio Messi, con 11 años de edad, medía apenas 1,32 metros, la altura correspondiente a un chico de 9 años.

Jugaba en Newell’s Old Boys. El club decidió no pagar el tratamiento con hormonas de crecimiento, que costaba mil dólares por mes. Intento con River, pero tampoco le dio crédito. El club Barcelona absorbió el gasto, Messi creció 23 centímetros y es el mejor futbolista del mundo…

Messi es un caso excepcional. Se puede decir que es un unicornio más de aquellos que comente. Prácticamente cumple con todos los requisitos: 

-Está dentro de la edad promedio.

-Es absolutamente disruptivo. 

-Llega a su público como nadie.

-No está en el sector tecnológico pero genera subproductos en ese sentido en forma descomunal. Basta con ver juegos de consola, aplicaciones, publicidades, etc., con su marca y nombre.

-No tuvo crédito de nadie al principio, ni del club que lo vio nacer ni de otros cercanos.


-Tuvo un “ángel” inversor llamado Barcelona.

-Cada dólar invertido con muchísima holgura recuperó mas de 26 mil.

-Todo lo que él genera, desde el valor de su pase, sueldo, contratos, sponsors, merchandising, etc. tiene un valor superior a mil millones…
 
¿Cuántos casos similares habrán quedado por el camino…? Obviamente imposible de saber.

Como afirmaba Schumacher, uno de los ilustres pensadores de la historia de la economía, “lo pequeño es hermoso” …al igual que los unicornios agregaría…

A diferencia de este autor, que incorporaba esta afirmación dentro de la utopía, me permito señalar que la realidad futbolística, como también la empresarial, está llena de agradables sorpresas al alcance de aquellos que sepan explotar sus condiciones con una acertada mezcla de dosis de ingenio y otras de inversión…independientemente del tamaño físico.


Relacionadas

Mi hijo, el programador

En general, tendemos a elegir profesiones que conocemos (por nuestros padres, amigos o información pública). Qué queremos estudiar es una elección que hacemos individualmente con la información que cada uno cuenta, que puede ser mucha o poca. Hay profesiones más glamorosas y otras que se ponen de moda. Ser futbolista profesional es el anhelo de casi todos los chicos, otros elegirán ser youtubers. Hoy por hoy el 35% de los recibidos son abogados o contadores (algo menos de 40.000 al año), mientras profesiones como ingenieros en petroleo solo son 5. Este contexto es sin la intervención estatal. Cada persona, por motus propio, decide que estudiar. Pero, ¿es esto una combinación de profesiones que se relaciona con las necesidades del país?

Ver Más

Mujeres en empresas de familia: la rayuela que une el hogar con los negocios

La empresa de familia ha sido un ámbito donde la mujer pudo desplegar, de maneras más o menos visibles, sus capacidades para llevar adelante un negocio. En este sentido, ha sido una oportunidad para muchas de desarrollar un proyecto que trascendiera las tareas del cuidado doméstico y la crianza de los hijos. No obstante, la desigualdad de género de manera más o menos sutil atravesó y sigue atravesando muchas de sus prácticas. 
Has recorrido un largo camino, muchacha…

La presencia de la mujer en las empresas ha ido creciendo, sobre todo, a partir de las guerras mundiales que signaron el siglo XX. Pero el aumento de la participación en el mundo del trabajo reprodujo las brechas de género imperantes en la sociedad. Así, las mujeres siguen aún siendo minoría en los puestos de decisión, concentran su actividad...

Ver Más

Los temas más difíciles de aprender (y de enseñar)

Existen tópicos de los cuales podemos leer mucho pero de los que se nos hace muy difícil su asimilación y llevarlos a la práctica. ¿Cuales son ellos, cuales son las causas y qué podemos hacer? Para mejorar como profesionales, emprendedores o empresarios no solo tenemos que tratar de corregir cualquier error, reclamo o aprovechar oportunidades, sino que debemos estar en la constante búsqueda de conocimiento. Pero existe un decálogo de temas críticos para aumentar nuestro desempeño que, por más que busquemos libros o concurramos a cursos o conferencias, son muy difíciles de aprender. Estos temas son: TIMMING O SENTIDO DE URGENCIA; PENSAMIENTO CRÍTICO;

CREATIVIDAD; EMPATÍA CON EL CLIENTE;
TRABAJO EN EQUIPO; HUMILDAD;
OPTIMISMO Y PENSAMIENTO POSITIVO;
ESCUCHA ACTIVA; ORIENTACION A RESULTADOS; FLEXIBILIDAD.

¿Por qué no es tan fácil enseñar/aprender sobre ellos? ...

Ver Más

Cómo gira la rueda de la vida

Temporada de balances y propósitos. De lo que no se hizo hay mucho que merece ser olvidado. Aparecía como muy importante en el momento de formular el propósito, pero puede ocurrir que ahora, a la luz del trayecto recorrido, haya quedado sin hacer por simple decantación. No se puede todo, y quizás esto no era tan importante como parecía. Otras cosas sí duelen por no haber sido abordadas o concluidas. Y posiblemente deban reaparecer en los proyectos del nuevo año, esta vez encabezándolos. En general, lo que mantiene su relevancia no está relacionado con lo urgente, sino con lo importante. A cierta altura de la vida sabemos, o deberíamos saber, que lo urgente se come el tiempo y la energía de lo importante, y que muchas veces se parece al llamado desesperado del pastor mentiroso. Cuando acudimos, no encontramos nada de lo que parecía crucial. Y corriendo de urgencia en urgencia suele escurrirse la vida. Lo importante, en cambio, suele no ser espectacular. Pero se vincula a lo que de veras es decisivo...

Ver Más

El mundo se cambia de a metro cuadrado

Ya pasaron los años de adolescencia utópica, de sueños revolucionarios y grandes gestas pergeñadas mientras fumábamos a escondidas en el baño del colegio. Casi sin darnos cuenta, el devenir de la vida -tan maravillosamente único como aterradoramente finito- nos enfrenta de pronto con el espejo. Mirarnos. Las primeras canas, las incipientes arrugas, las cicatrices vitales, los amores construidos, los dolores y las risas. Todo ahí, frente a nuestros ojos. El pasado rodando en cámara rápida, el presente vertiginoso, lleno de riesgos y de saltos al vacío; el futuro debe ser mejor. Siempre. Sólo es posible evolucionar. La evolución es siempre un paso hacia adelante. Entonces caemos en la cuenta de que el sueño por un mundo mejor cambió. Mutó, y ¡qué bueno que lo hizo! Aquel sueño de un mundo mejor se convirtió en el proyecto de un mundo mejor. Ese que impone una sola premisa: la que establece como única acción posible hacer nuestro mayor esfuerzo para incidir en nuestro espacio vital. Intervenir en nuestro metro cuadrado para lograr cambiar el mundo. De algún modo... ¿utópico? Quizás. 

Ver Más

Soltar

Hay días en los que lo único que necesitás es saber que no es culpa tuya. Que no sos vos, es ella. Que las cosas por ahí se enculan y no hay forma de que funcionen. Que el Universo se está empeñando en joderte apenas pueda. Que no es que seas un boludo o un dejado sino que, a veces, las cosas simplemente son. Pero el sentimiento está ahí, y necesitás una explicación que te deje dormir. Algo que te diga que pasó de nuevo, pero que no tenías forma de evitarlo.

Algo que te redima del dolor de meter la mano en el bolsillo y encontrar, otra vez, los auriculares enredados. Siempre me entendí desordenado, y la excusa de que el Universo tiende al caos es...

Ver Más

Columnista