Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Mujeres "cosa"

Por Marilen Stengel


Hace algunos días en "Nunca es Tarde", el programa de Germán Paoloski que sale por el canal de cable Fox Sports, invitaron al ex tenista Pico Mónaco y como parte de la entrevista le propusieron “un juego” en el que debía reconocer la cola de su mujer entre otras cuatro fotos.


Mónaco salió airoso del desafío pero la reacción de Pampita, su pareja, no se dejó esperar. Ella dijo textualmente: “Es feo. Imagínense si no hubiera embocado. ¡Lo mato! No le hablo una semana si se equivocaba. Me hubiera enojado muchísimo”.


Entiendo el enojo de Pampita pero me sorprende que no se haya dado cuenta que el juego era aún más perverso. La habían tratado a ella y a otras tres ex parejas de Mónaco como “cuartos traseros”.


En un país en donde la cosificación de las mujeres llega a niveles mortales, hay un femicidio cada 20 horas, ¿cómo no criticar tanto la bajeza de Paoloski sino la violencia que este juego implica? ¿Las mujeres somos eso, colas? ¿Nadie tiene nada que decir ante este tipo de disparate? ¿Por qué las mujeres del espectáculo no salieron a repudiar semejante insulto?


Cómo dijo Martin Luther King, “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos ... Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”.

Relacionadas

De mujeres empáticas y cerebros en el trabajo

En las últimas décadas, la participación de las mujeres en los altos cargos de las organizaciones ha venido creciendo afortunadamente. Es posible verificar que ciertas respuestas emocionales femeninas son mucho más eficientes a la hora de gestionar tanto personas como tareas. Parte de esto proviene de una mayor capacidad empática del cerebro femenino. El sistema cerebral de la Empatía no es exclusivo de las mujeres. En los hombres también existe. Pero dada la mayor capacidad femenina por naturaleza de asistir y cuidar a sus “crías” (mirá qué formalidad biológica tiene el término) las mujeres presentan una tendencia más marcada a evaluar los estados emocionales y motivacionales de sus empleados y de los miembros de su equipo. También presentan una mayor inclinación para advertir cómo conciliar mejor los objetivos personales con los profesionales. Ahora que la Neurociencia ...

Ver Más

La huella femenina en el ecosistema inversor

El ecosistema mundial emprendedor e inversor, culturalmente es un mundo de hombres. La estatua de bronce fearless girl enfrentada al toro en Wall Street, colocada el día previo al Día Mundial de la Mujer por State Street Global Advisors, viene justamente a recordar la necesidad de aumentar el número de mujeres en los boards corporativos. Este no es un panorama exclusivo de los Estados Unidos, a nivel mundial, en las 500 empresas que componen el índice S&P, solo el 5% de los CEOs son mujeres, mientras que en los unicornios latinoamericanos son solo el 7%. En Argentina, según la CNV, menos de la mitad de las empresas locales que cotizan en Bolsa tienen integrantes femeninas en sus directorios.

Frente a este escenario de falta de representación femenina en el ecosistema, en los últimos años en Argentina, las mujeres comenzaron a empoderarse y, actualmente, Asociaciones como Vital Voices, y recientemente el Ministerio de Producción de la Nación con el área para el Desarrollo Económico de la Mujer, llevan adelante la tarea de empoderar a la mujer, las convocan con el fin de capacitarlas, contactarlas y acercarles los recursos necesarios para llevar a cabo sus proyectos.

Ver Más

Cómo usar los medios y la tecnología en favor de fortalecer el rol de las mujeres

La codirectora de Media Chicas, Yas García, estuvo en El Inversor para hablar sobre la mujer y su rol en la actualidad.

Ver Más

Los hombres y las mujeres siguen ganando distinto por hacer lo mismo

De acuerdo con información del gobierno porteño, la brecha salarial está lejos de cerrarse.

Ver Más

La grieta en el trabajo y en la vida

Pocos la mencionan. Nadie quiere escucharla. Ni siquiera las mujeres la discutimos ni lo suficientemente fuerte ni la cantidad de veces que hace falta. Lo cierto es que vivimos sobre una grieta que se agranda con rapidez y que amenaza tanto la sustentabilidad en el trabajo como en la vida familiar. ¿A qué me refiero? A que la conciliación vida personal-vida laboral es difícil tanto para varones como para mujeres, aunque estas lleven, lejos,  la peor parte. Y ese es el peligro. Desde hace un siglo a la fecha, las mujeres demostramos que podíamos ser brillantes científicas, maestras, políticas, artistas, pilotos, ingenieras, matemáticas, ejecutivas, etc, sin descuidar nuestro rol doméstico. Sin embargo, hay algo en el corazón de nuestras vidas cotidianas que sigue sin ser equitativo. Porque si bien las  mujeres salimos exitosamente al mundo,  a pesar de todas las desigualdades que aún persisten, y muchas contribuimos con nuestros ingresos al sostén familiar, los varones, nuestros compañeros de vida, no han hecho aún  una entrada equivalente al territorio doméstico. Ellos aún no han ingresado mayoritariamente a reclamar el lugar de “co equipers” que tienen dentro de la sociedad conyugal. La realidad ...

Ver Más

Las chicas solo quieren ganar igual

Desde hace unos años en Europa se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial. Esta fecha va variando según el resultado de las estadísticas y para elegirla se considera el promedio de la brecha salarial de género en la Unión Europea. En 2017, por ejemplo, fue el 22 de febrero, lo que significa que las mujeres deben trabajar unos 53 días extra para ganar lo mismo que sus pares varones. En la Argentina, la brecha salarial entre varones y mujeres es del 27%. Eso significa que las mujeres tuvieron que trabajar hasta el 9 de abril  de 2017 para ganar lo mismo que ellos ganaron entre enero y diciembre de 2016. La brecha salarial llega al 40% para trabajadoras precarizadas, que a su vez son más de un tercio del total. Hay muchos factores en el mercado laboral que hacen que las mujeres ganen menos que los varones por el mismo trabajo; algunos son objetivos y los podemos medir. Si alguien tiene mayor nivel de educación, más preparación o experiencia para un puesto suena lógico que gane más que sus compañeros que no las tienen. 

Ver Más

Columnista