Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Mujeres en la discusión económica

La directora ejecutiva de Economía Femini(s)ta, Mercedes D`Alessandro, analizó la política macroeconómica del gobierno de Cambiemos, la que califica como “contradictoria”, y apunta directamente sus cañones contra el presidente del Banco Central: “No entiendo cómo siguen bancando a (Federico) Sturzenegger”. 

Consultora en políticas públicas y doctora en economía, D`Alessandro dirige un think tank de mujeres que aborda, con datos y estadísticas, las desigualdades estructurales de género. 

- En el último tiempo, el debate económico gira en torno de la inflación, las tasas de interés, las metas y la credibilidad del Banco Central. ¿Cómo ve esa discusión?

- No entiendo cómo siguen bancando a Sturzenegger, que no ha mostrado ningún tipo de relación con la realidad. Hizo un programa de metas que no tuvo ningún resultado, porque en los dos años de su gestión se separó de la meta más de 10 puntos en promedio y que está generando especulación y deprimiendo la economía porque no permite una reactivación. No entiendo cuánto tiempo más hay que sostener a un funcionario que no tiene ningún tipo de resultado. Tampoco se lo puede sacar porque hay independencia del BCRA, pero todavía sigue teniendo respaldo. En el Gobierno también dicen que quieren ajustar la sintonía con la meta de inflación pero deciden un tarifazo. Es todo muy contradictorio. 

- ¿Es contradictoria la política antiinflacionaria o el programa económico del gobierno? 

- Más allá del tema inflacionario, no veo un programa económico. ¿Cuál es la perspectiva del gobierno de Cambiemos? ¿Qué es lo que quieren ser? ¿Qué sectores quieren impulsar? No sabemos. ¿De qué manera los van a impulsar? No sabemos. Se endeudan para gastos corrientes. Verdaderamente, no veo un programa económico de Cambiemos. Ni siquiera en términos muy neoliberales. Yo diría que es más bien cómo lidian con la situación actual. Todo el tiempo pensando en el cortoplacismo, en cómo hacen para que los números les cierren. Por ejemplo: publican el semáforo de la economía una vez por mes que muestra si los sectores están verdes o rojos. Ésa es una lectura totalmente superficial. ¿Qué información brinda que sea verde o rojo si no dice cómo se redistribuye el ingreso, si no dice qué sectores están siendo afectados o beneficiados? Tienen una visión muy cortoplacista, muy superficial y muy de acomodarse a los vaivenes y ningún programa a largo plazo, ningún esquema salvo el de Sturzenegger que no da resultado. 

- ¿Por qué considera que pasa eso? ¿Puede tener que ver con la teoría económica desde la cual piensan la gestión del Estado?

- Yo no creo ni siquiera que tengan una teoría. Creo que son personas que trabajan con un modelo mental cortoplacista, porque si fueran neoliberales en serio estarían ajustando realmente con fuerza para llevar adelante ese principio. No lo hacen y no les da. Pero tampoco están incentivando la inversión productiva. Es muy heterogéneo el mapa con el que conformaron equipo y no hay nadie que esté especializado en producción. Son gente que viene de las la finanzas. Consiguen financiamiento de todos lados, colocan bonos, pero no consiguen producir. Entonces les falta en el equipo figuras que estén orientadas a ver cómo se produce, en dónde vender, cómo se ubica la producción, de qué manera se produce, de qué manera se contrata. Creo que ahí le faltan jugadores para armar un equipo productivo.

Mujeres en la discusión económica

- Una de las dimensiones que siempre remarca, a través de las redes sociales y en su libro (Economía Feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria sin perder el glamour) es la necesidad de que haya más mujeres en la discusión económica en el país. ¿No hay mujeres economistas o no llegan a los espacios de poder?

- Las cifras son contundentes: hubo una sola ministra de Economía en la Argentina y en total fueron 16 las ministras mujeres (en todos los cargos) desde el regreso de la democracia. Las mujeres no están organizando ni el Ministerio de Trabajo, ni el de Finanzas, ni el de Producción, ni el de Industria. Hubo muy pocas mujeres y eso se nota también en las secretarías y en los lugares de coordinación. Además las políticas de género no están presentes en la agenda de los Ministerio ni de Economía, ni de Finanzas actual. Hay un vacío grande en lo teórico, en lo político y en la academia. Si hacemos un top 10 de los economistas más conocidos, yo no sé si en la Argentina mencionan a una mujer entre esos diez puestos. 

- ¿Por qué cree que se invisibiliza a las economistas?

- Creo que en general los varones no leen nada de economía feminista o con perspectiva de género. No entra en sus intereses. Lo hacen el día de la mujer, porque suelen llamarnos, invitarnos a sus programas y sus notas. O a veces incluso usar nuestros datos y no citarnos. Hay mucho desinterés. Sinceramente, trabajando en esto, no conozco varones que estén comprometidos realmente con la economía con perspectiva de género trabajando en profundidad y aportando a las experiencias con seriedad en el ámbito académico, político y menos en el periodístico. Incluso los que se dicen más críticos no mencionan la palabra y no invitan a mujeres a sus programas. Y otra vez: si las invitan es en el día de la mujer. 

- Usted dirige actualmente Economía Femini(s)ta, ¿en qué consiste su trabajo?

- Economía Femini(s)ta es un núcleo de personas que empieza orientado a la economía y que luego que se va ampliando hacia un eje que atraviesa un montón de otras cosas que es la desigualdad. La desigualdad como un tema central de la economía a nivel teórico, práctico, político, etc. Y es este concepto el que hace que se puedan incorporar mujeres de otras disciplinas, porque todas estamos viendo eso como un eje en las distintas experiencias. Una en la filosofía, otra en la ciencia, en la salud, por poner algunos ejemplos. 

La desigualdad no se ha abordado con perspectiva de género durante mucho tiempo. Siempre pongo el ejemplo de Thomas Piketty, que en su libro El capital en el siglo XXI no hay ninguna referencia a la desigualdad que proviene del género. Fijate en qué instancia estamos que uno de los best seller de economía más importantes y uno de los trabajos de mayor consolidación de base empírica, discusiones, datos, etc. ni siquiera alude a esa cuestión. Ahí te das cuenta de que no solo faltan mujeres sino también perspectiva de género en el análisis económico. En Estados Unidos lo primero que le marcaron fue que, entre los ricos, el 10% son mujeres y, entre los pobres, cerca del 70%.  Es algo que elude completamente.

- ¿Por qué la teoría económica no vio nunca esta dimensión?

- Creo que es porque hay una cuestión cultural. De todas estas brechas la más profunda es la de trabajo doméstico no remunerado, que está instaurado como una cuestión de trabajo de mujeres y entonces como son trabajos de mujeres están totalmente anulados dentro de los debates económicos. El trabajo doméstico, al no ser remunerado, no entra en la ecuación de precios, que es lo que la economía investiga (el salario, la renta, las tasas de interés). Como el trabajo doméstico no tiene un precio queda fuera de ese ámbito y parece que es algo natural y privado que se distribuye en los hogares de acuerdo a las necesidades de los hogares sin ningún tipo de incidencia de lo público. A partir de ahí salen un montón de esas desigualdades (cuánto trabajan las mujeres, cuánto tiempo le pueden dedicar, el nivel de precarización, de desempleo, etc) pero como no se mira, no se tiene en cuenta. Por eso es importante mostrarlo, medirlo, cuantificarlo, ponerle un precio. Instaurarlo en el sistema de las otras relaciones. 

- ¿Qué se pierde la economía si no hay mujeres hablando de economía?

- Hay un mito de que las mujeres hablamos siempre de género. Por ejemplo: hoy me pidieron nombres para un congreso y yo mandé siete nombres. La respuesta fue: bueno, vamos a hacer un workshop de género. Y mi respuesta fue que ninguna de las que había mandado trabaja género. No es que las mujeres hablan de economía feminista o muestran la desigualdad. No. Algunas trabajamos en consultoría de políticas públicas, otras trabajan industria. Ese es un mito horrible porque nos pone a nosotras en que siempre que hablás tenés que hacer el comentario de género. Estamos todos cortados por la misma tijera en la cual no hay perspectiva de género. Tener perspectiva de género es un esfuerzo intelectual que se hace por militancia o por curiosidad intelectual. No forma parte de la formación de un economista hoy en ninguna universidad ni centro de conocimiento. 

Desde Economía Femini(s)ta queremos que haya mujeres referentes, queremos empoderar a las mujeres en economía, queremos visibilizarlas y queremos además aportar a la discusión, con material, con datos, con argumentos. Incluso con una revisión de la teoría también. Y digo esto porque es el único grupo que está haciendo esto en América latina.

*entrevista publicada en la edición papel de El Cronista.

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más