Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Para comprarse la casa propia, un trabajador necesita casi 135 sueldos completos

Con un sueldo promedio que no llega a los 14 mil pesos, los porteños tienen que hacer malabares para conseguir un inmueble o resignarse a alquilar de por vida.























La misión ya parece imposible. Tener una casa propia en la Argentina sin ayuda de alguna herencia familiar o de la suerte resulta una quimera en la ciudad de Buenos Aires. Con precios inmobiliarios en dólares demasiado altos para el bolsillo de cualquier ahorrista, comprar un hogar es el nuevo sueño inalcanzable.


Según una nota publicada por el diario Clarín, “un trabajador porteño ya necesitaría más de 11 años de salarios para comprarse una vivienda chica, si es que pudiera destinar a esa inversión el 100% de lo que gana”.


Tal afirmación se basa en la información brindada la semana pasada por la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad, que aseguró que el ingreso medio de los asalariados en Buenos Aires es de 13.526 pesos por mes.


Además, el último relevamiento de la consultora Reporte Inmobiliario indicó que los departamentos usados se venden en Capital a un promedio de 1.945 dólares el metro cuadrado, lo que representa en pesos hoy algo así como 30.300.


No resta otra cosa que la cuenta. Un trabajador promedio para comprar un departamento debería destinar 134,6 sueldos enteros para adquirir una vivienda estándar de 60 metros cuadrados; es decir, una cocina, un living y un baño y dos cuartos en caso que sea de tres ambientes, como para que pueda vivir una familia.


Si se traduce a años, la cuenta da 11,2 para inmuebles es barrios como Caballito, Saavedra, Villa Devoto o Villa Pueyrredón. Claro que la situación puede empeorar si se buscan propiedades en barrios más caros, como Palermo o Recoleta.


El año pasado, aunque parece difícil de imaginar, la situación era mucho peor, porque el tipo de cambio “blue” complicaba aún más los valores de entonces: en doce meses se pasó de 14,3 años de sueldo a 11,2. Pero en comparación con cinco años atrás, estamos mucho peor: antes del cepo, alcanzaban  106,8 salarios medios, algo así como 28 menos que ahora, 9 años de trabajo.


El asalariado perdió poder de compra inmobiliario. En países con buen nivel de acceso a la vivienda, el esfuerzo salarial para acceder a una propiedad de 60 m2 ronda los ocho años. Acá nos encontramos muy por encima de eso”, asevera José Rozados, presidente de Reporte Inmobiliario.

“Pero además –agrega–, en países desarrollados hay créditos hipotecarios que le permiten a quien cobra un salario medio endeudarse para acceder a esa casa. En la Argentina, aunque empezó a haber avances, eso todavía resulta muy difícil”.


Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más