Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Preocupa la sustentabilidad agrícola por la menor siembra de maíz

Como ocurrió en las últimas campañas, como consecuencia de la intervención oficial en los mercados, continúa cayendo cada vez más el área implantada con cereales y se extiende la superficie cubierta con el monocultivo de la soja, en detrimento de la productividad de los suelos.

De acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su reciente informe de Pre-Campaña (19 de agosto), el ciclo de maíz 2015/2016 mostraría una importante merma del orden del 20 por ciento, con una intención de siembra inicial de 2 millones 720 mil hectáreas, comparado con el año pasado (3 millón 400 mil hectáreas).

Esta proyección podría registrar mayores recortes a medida que transitemos la ventana de siembra del cultivo, que se ha prolongado significativamente desde la incorporación de siembras tardías como alternativa de manejo”, señaló la entidad en su último reporte.

Para la Bolsa, uno de los principales factores que generan esta disminución corresponde a los elevados rendimientos de indiferencia, calculados a partir de la relación entre el precio de mercado y los costos de producción. “Entre los costos más importantes se destacan la compra de insumos, principalmente semillas y fertilizantes, el alquiler del campo, y el valor de los fletes en aquellas zonas alejadas de los principales puertos cercanos a Rosario y a Bahía Blanca”, explicó institución en su documento.

Según destacan los especialistas, a estas variables debería agregarse el escaso acceso a financiamiento, herramienta esencial para que los productores puedan afrontar una nueva campaña agrícola.

La sustentabilidad de los campos ya preocupa a todos los eslabones de la cadena de valor, debido al impacto negativo que genera la menor implantación de gramíneas (principalmente maíz y trigo), que juegan un papel protagónico en la salud de los suelos por el aporte de nutrientes a través de la fertilización.

Desde la Asociación Maíz y Sorgo Argentina (MAIZAR) consideraron que “con la expectativa que genera el cambio de gobierno las fichas estarían puestas en los maíces de segunda o tardíos, cuando se conozcan las medidas que podrían tomarse para el campo y la economía”. Para la organización que agrupa a todos los sectores vinculados al cereal en nuestro país, con pocas medidas el próximo gobierno podrían revertir la caída y lograr que el área de maíz y de sorgo se mantenga o incluso crezca.

Cabe aclarar que a nivel local el precio del maíz recibe un castigo que surge de los derechos de exportación (conocidos también como retenciones) y los ROEs (Registros de Operaciones de Exportaciones). Los valores artificialmente bajos del mercado interno se potencian con la gran cosecha del cereal lograda a nivel mundial, que deprimió los precios internacionales.

En este sentido, desde la institución que conduce los destinos del maíz en nuestro país,consideran que para mejorar los ingresos la solución que debería aplicar el Poder Ejecutivo Nacional es la rápida eliminación de los ROEs, de las retenciones y de todas las trabas que existen para comercializar al exterior los productos y subproductos de ésta cadena de valor.

A modo de ejemplo, según destaca MAIZAR, a igual distancia del puerto, en Argentina el productor percibe alrededor de 90 dólares por una tonelada de maíz mientras que en Brasil se paga 115 dólares y en Estados Unidos 150 dólares.

El impacto que tiene el flete al momento de hacer los números del negocio es muy alto. De acuerdo a datos privados se calcula que a una distancia de 170 kilómetros del puerto (Rosario por ejemplo), el transporte es superior a los 450 dólares por hectárea, más elevado que el propio alquiler del campo o que la suma de todos los insumos necesarios para producir.

Luego de varios meses de evaluación técnica y económica MAIZAR llegó a una conclusión: Argentina tiene los costos más altos del mundo en un contexto de bajos precios de los granos a nivel global. Por eso, es indispensable un cambio urgente en las políticas hacia los cereales (maíz y trigo), que posibiliten aumentar los ingresos y bajar los costos, para incentivar al productor a sembrar más gramíneas con el objetivo de que el actual sistema agrícola nacional se torne sostenible en el tiempo.


* Por Darío Guardado, periodista agropecuario


Relacionadas

Tras 20 años de negociaciones, la Argentina exportará harina de soja a China

El Gobierno nacional acordó con la República Popular de China la apertura de ese mercado para la harina de soja argentina, principal producto de exportación del país, después de 20 años de negociaciones bilaterales, anunció el presidente Mauricio Macri.

Ver Más

La información como commodity

La directora de Global News estuvo junto al equipo Bulat para hablar de las nuevas formas en que los argentinos se informan.

Ver Más

La economía argentina es tan cerrada como la de los EEUU

El triunfo de Trump despertó rápidamente temores sobre el costo que representaría para la Argentina la posibilidad de una vuelta al proteccionismo por parte de la todavía mayor economía del planeta. Más aún, porque el Gobierno argentino creía muy avanzadas las gestiones para que se reabriera el mercado de carnes vacunas de alta calidad, y por tanto precio, como de los emblemáticos limones del norte argentino, pese a que en este caso el país mantiene una largo y creciente ingreso del producto con valor agregado, a través de jugos y concentrados que exporta a todas sus filiales la mayor embotelladora de bebidas gaseosas, de capitales estadounidenses. No hay duda de que un mayor cierre de la economía americana, con el consecuente efecto alcista sobre las tasas de interés y apreciación del dólar generará aguas abajo el perjuicio de una fuerte caída de los precios de las materias primas que más exportan los países de América del Sur, entre ellos Argentina. Sin embargo, los EEUU...

Ver Más

Crisis en China como bomba de humo del mercado

Más de 11% de caída desde su máximo para el SPX 500, el índice más mirado y menos volátil de todos. En la Bolsa de China, caídas diarias cercanas al 10%, y en Europa se borró de un plumazo todo lo que se había ganando en el año. ¿Qué está pasando en los mercados? ¿Es esto una sobre-reacción?

Ver Más

Dependemos de los commodities

Las subas y las bajas en los valores de la soja y el maíz afectan el ingreso de divisas y por eso también la capacidad de los argentinos de comprar moneda extranjera. Los precios a futuro parecen preocupantes.

Ver Más

Columnista