Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Prevén freno en las economías de EEUU, China y la Eurozona durante 2019

Standard & Poor's (S&P) prevé para este año una ralentización del crecimiento en Estados Unidos, la Eurozona y China, pero desestimó los temores de los mercados a una recesión, pronósticos a los que consideró "demasiado pesimistas".

La perspectiva fue planteada recientemente por el economista jefe de la agencia calificadora, Sylvain Broyer, en una presentación a la prensa de sus previsiones, que se mantuvieron sin cambios respecto de las cifras presentadas en noviembre.

Broyer señaló que el principal riesgo es "la escalada de las tensiones comerciales" y dijo que el presidente estadounidense Donald Trump "tiene un modo de negociar muy particular" pero hasta el momento el incremento de aranceles aplicado efectivamente es residual y se compensó en el comercio mundial por la iniciativa china de la nueva ruta de la seda.

En cuanto al cierre de la Administración en Estados Unidos por las divergencias entre Trump y la oposición demócrata, el economista mencionó que su impacto estimado para la economía del país es de 0,05% del producto bruto por semana y aunque también tendrá un efecto indirecto mayor, será igualmente "marginal".

Además, S&P anticipó un alza del PBI de Estados Unidos de 2,3% este año y 1,8% en 2020 tras el 2,9% de 2018. Broyer admitió que hay algunos indicadores del ciclo financiero que podrían apuntar a una recesión, pero otros índices, económicos, son "más bien tranquilizadores".

El riesgo, a su juicio, podría venir del nivel de endeudamiento de las empresas en el contexto de suba de tasas, que tampoco van a ascender tanto y, al mismo tiempo, "no se prevé un hundimiento de los beneficios de las empresas estadounidenses", reprodujo EFE.

En la Eurozona, la agencia estima un crecimiento de 1,6% tanto este año como el próximo, tras el 1,9% de 2018, y ahí "tampoco se espera una recesión", ya que pese a que hay menos capacidades disponibles, el empleo subirá en torno al 1%, con un aumento de salarios y una inflación más baja que dará lugar a un aumento del poder adquisitivo que debería alimentar el consumo.

Sobre el Brexit", Broyer mantuvo como hipótesis de base una salida del Reino Unido de la Unión Europea con acuerdo, aunque reconoció que aumentó la posibilidad de que eso se produzca sin compromiso.

En ese caso, habría "severas consecuencias" para varios países, empezando por el Reino Unido (el impacto negativo para su PBI podría superar los 1,8 puntos), pero también Malta (más de 1,4 puntos), Irlanda (1 punto), Noruega (siete décimas) u Holanda (cerca de cuatro décimas).

Respecto de Francia, el economista jefe de S&P se esforzó en subrayar que más allá de la crisis de los "chalecos amarillos", la suba de salarios de 2% en un contexto de menor inflación supondrá un incremento del poder adquisitivo de entre 1,2% y 1,6% este año, lo cual debería redundar en el consumo.

Con información de BAENegocios