Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Primer dato: la Argentina está cambiando

Por Esteban Domecq

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. 

La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo.

Segundo dato: la bomba no explotó.

A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Está claro que todavía hay muchos desequilibrios macroeconómicos en todos los frentes, y el tejido social sumamente delicado. Hoy la política económica se desenvuelve a través de una dicotomía permanente entre intenciones y restricciones. Pero la no explosión no es menor, primero porque evitamos las dramáticas consecuencias económicas y sociales que una crisi genera, y segundo porque obliga a un mucho mayor grado de competencia y responsabilidad del gobierno en todos los frentes para llevar adelante una gran gestión. No nos sobra nada, y eso puede ser muy bueno.

Tercer dato: los mercados están hablando.

Siempre se dice que los mercados financieros se anticipan a los hechos. De alguna manera escriben la historia antes de que suceda. ¿Qué nos está diciendo?

Por un lado, el riesgo país, que es el spread de tasa de nuestros bonos soberanos sobre los bonos “libre de riesgo”, sigue mostrando una fenomenal disminución del riesgo argentino. Desde la zona de 1200 puntos básicos de riesgo país que teníamos hace cinco años, ha bajado a la zona por debajo de 400 puntos. Con estos valores hemos vuelto a los valores previos a los que teníamos en el 2007, momento en que se intervino el Indec y el modelo kirchnerista comenzó a perder el rumbo. 

Todavía nos queda margen para seguir comprimiendo rendimientos de nuestra deuda para acercarnos al nivel que tienen nuestros vecinos de la región. Pero el proceso se identifica muy claramente con una tendencia a la baja muy significativa, que podemos esperar que se prolongue.

Por el otro lado, en el mercado accionario, el Merval en dólares se encuentra en niveles récord. Pasó de U$S 600 en el año 2012 a los valores actuales de U$S 1.600 de estos días, o sea, que se multiplicó por 2,6 en solo 5 años. 

Este fenómeno trasmite la enorme confianza que tienen los inversores de cara a lo que se viene para adelante. Lo que están trasmitiendo a través de los precios es mayor nivel de actividad, de ventas y de rentabilidad de las empresas en el país. 

La visualización de amabas series, riesgo país y Merval en dólares, describen el “momentum” a la perfección. La “tijera” del sector financiero está también vaticinando así, que podríamos estar entrando en una fase de crecimiento muy importante para el país. 
El desafío es enorme, pero la historia nos está dando milagrosamente una nueva oportunidad para reinventar este país. Es un gran momento para cortar la historia y cambiar para siempre.



Relacionadas

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más

Las 3 exigencias que impuso la primera auditoría del FMI a las finanzas de la Argentina

En medio del comienzo de las reuniones entre los técnicos del FMI y del gobierno argentino se conocieron ya las primeras medidas que el  organismo le impuso a la Argentina para poder cumplir con el programa stand by de tres años firmado el 14 de junio pasado.

La misión encabezada por el economista Ricardo Cardarelli mantuvo una reunión ayer durante las primeras horas de la mañana en el Palacio de Hacienda con el equipo económico comandado por el ministro Nicolás Dujovne y luego con el  presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo, y los integrantes del Comité de Política Monetaria.

Según pudo saber Infobae, los técnicos manifestaron la preocupación de la directora gerente, Christine Lagarde, por la débil situación de la economía argentina, y para revertir ese cuadro le sugirieron al Gobierno cumplir rigurosamente con tres objetivos para aprobar la primera revisión de la metas del acuerdo por tres años que comenzó hoy y que se extenderá hasta el próximo 22 de agosto, clave para activar un segundo desembolso, ahora por USD 3.000 millones, a saber:

1. Fuerte reducción de la tasa de inflación. La meta deberá ser igual o menor a las expectativas actuales del mercado (REM) para el cierre de 2018, que es la meta superior...

Ver Más

La imagen lo es todo: cómo vemos a los organismo multilaterales

En los últimos años, los organismos multilaterales se han comportado de la siguiente manera: le han sacado plata a los pobres de los paìses ricos, vía impuestos, para dársela a los ricos de los países pobres que son los primeros que se salvan a la hora de escaparse cuando viene un gran rescate. Esa es la imagen que tienen muchos, de muchos organismos multilaterales. La pregunta es: ¿globalización o proteccionismo?. A título personal, Claudio Zuchovicki afirma ser "bastante proglobalización". Es que cree que "muchas cosas son inevitables y no vale la pena resistirse cuando las empresas ya son globales y se guían a través de la nube y no tanto de los físico. Hoy, las empresa ya no tiene nacionalidad". Por eso, el nuevo rol de los organismos multilaterales es de tratar de hacer llevadero esto, en los países donde hay mayor resistencia. Incluso en los Estados Unidos, cada vez más proteccionista, que se debate en una guerra comercial con China; o paìses como el nuestro, emergentes, intentando entender que somos todos ciudadanos del mismo mundo. Para tratar de entender este nuevo mundo nos visitó en El Inversor Marcelo Scaglione, representante de la Argentina ante de la OCDE.

Ver Más

No esperemos más a Godot

El presente argentino no me angustia, me espeluzna. Estoy ansioso por ver en setiembre la obra “Esperando a Godot” de Beckett en el Teatro General San Martín. Esta es una obra fundacional del teatro del absurdo. Presagió nuestra actualidad: no hay una lógica causa y efecto (puedo llegar a robar pero no iré a prisión); hay una transformación repentina del personaje (por ejemplo, un político que lidera causas sociales, de pronto termina robándole al país y a los ciudadanos); hay una intensificación progresiva del sinsentido (por ejemplo, llegar al absurdo de utilizar virginales cuadernos Gloria para anotar el camino de la corrupción); hay una inversión del principio de causalidad (por ejemplo, más roba un político, más popular es, más lejos está de ir a la cárcel);  los dichos sinsentido demandan mayor sinsentido y la comunicación es incomunicación (por ejemplo, cualquier declaración de un político). Y pareciera que no registramos que esperar a Godot es esperar una salvación que está en cada uno de nosotros. Se podría llegar a pensar en una doble moral entre los Panamá Papers del actual gobierno y los cuadernos Gloria del gobierno anterior. También en la doble moral de un encuentro entre Cristina y Moyano. Pero en realidad no hay una ...

Ver Más

Overshooting la palabra que se puede poner de moda

A fines de la década del 70, cuando los debates sobre el impacto de la emisión monetaria eran moneda corriente, Rudiger Dornbusch, uno de los mejores macroeconomistas de todos los tiempos, planteó la idea de que los shocks monetarios generaban, obviamente, una devaluación de la moneda, pero que el tipo de cambio sobre reaccionaba primero, para acomodarse al nuevo equilibrio después. En castellano; si el Gobierno le daba a la maquinita, por ejemplo, para financiar el déficit fiscal, el traslado a precios se producía mas rápido en los activos financieros (el dólar, por ejemplo), que en el resto de los bienes de la economía. Expresado en términos de la situación actual; si sube primero el dólar, pero lo hace de manera exagerada, luego habrá más inflación y se licuará una parte del efecto real de la subida del tipo de cambio. El mecanismo puede ser un poco distinto del pensado por el economista alemán, porque acá no hubo un shock de emisión, sino un derrumbe de la demanda de dinero, pero a los efectos prácticos la lógica es similar, porque si la gente no quiere los billetes que imprime el gobierno, pues sobra liquidez, que termina yendo a precios, sea de bienes o del dólar.

Ver Más

Entró la sequía, pero el rompecabezas aún tiene muchas piezas para colocar

La economía está transitando el 3° trimestre, período que hasta ahora presenta una recesión industrial y un consumo estancado o en caída. Las perspectivas para el período no son buenas, en parte porque la última foto que tenemos de la actividad económica es bastante mala: el EMAE dio para mayo un retroceso anual de 5,8%. Nadie se mostró sorprendido por la contundencia del número, porque recoge con toda brutalidad el impacto de la sequía: el agro tuvo un desplome de 35 por ciento.

Ver Más

Columnista