Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Primer dato: la Argentina está cambiando

Por Esteban Domecq

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. 

La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo.

Segundo dato: la bomba no explotó.

A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Está claro que todavía hay muchos desequilibrios macroeconómicos en todos los frentes, y el tejido social sumamente delicado. Hoy la política económica se desenvuelve a través de una dicotomía permanente entre intenciones y restricciones. Pero la no explosión no es menor, primero porque evitamos las dramáticas consecuencias económicas y sociales que una crisi genera, y segundo porque obliga a un mucho mayor grado de competencia y responsabilidad del gobierno en todos los frentes para llevar adelante una gran gestión. No nos sobra nada, y eso puede ser muy bueno.

Tercer dato: los mercados están hablando.

Siempre se dice que los mercados financieros se anticipan a los hechos. De alguna manera escriben la historia antes de que suceda. ¿Qué nos está diciendo?

Por un lado, el riesgo país, que es el spread de tasa de nuestros bonos soberanos sobre los bonos “libre de riesgo”, sigue mostrando una fenomenal disminución del riesgo argentino. Desde la zona de 1200 puntos básicos de riesgo país que teníamos hace cinco años, ha bajado a la zona por debajo de 400 puntos. Con estos valores hemos vuelto a los valores previos a los que teníamos en el 2007, momento en que se intervino el Indec y el modelo kirchnerista comenzó a perder el rumbo. 

Todavía nos queda margen para seguir comprimiendo rendimientos de nuestra deuda para acercarnos al nivel que tienen nuestros vecinos de la región. Pero el proceso se identifica muy claramente con una tendencia a la baja muy significativa, que podemos esperar que se prolongue.

Por el otro lado, en el mercado accionario, el Merval en dólares se encuentra en niveles récord. Pasó de U$S 600 en el año 2012 a los valores actuales de U$S 1.600 de estos días, o sea, que se multiplicó por 2,6 en solo 5 años. 

Este fenómeno trasmite la enorme confianza que tienen los inversores de cara a lo que se viene para adelante. Lo que están trasmitiendo a través de los precios es mayor nivel de actividad, de ventas y de rentabilidad de las empresas en el país. 

La visualización de amabas series, riesgo país y Merval en dólares, describen el “momentum” a la perfección. La “tijera” del sector financiero está también vaticinando así, que podríamos estar entrando en una fase de crecimiento muy importante para el país. 
El desafío es enorme, pero la historia nos está dando milagrosamente una nueva oportunidad para reinventar este país. Es un gran momento para cortar la historia y cambiar para siempre.



Relacionadas

¿Por qué la Argentina se ve siempre tan afectada por lo que pasa en EE.UU.?

Analistas brinda su opinión sobre la situación que atraviesa el país.

Ver Más

Las 9 implicancias del acuerdo con el FMI

El Gobierno inició negociaciones con el organismo internacional ante el avance del dólar.

Ver Más

La Argentina no se curó: el Fondo solo le pedirá lo que debía hacer su clase política

Acudir al consultorio del FMI no le trae buenos recuerdos a los argentinos. Y con razón. Porque a lo largo de su historia reciente, fueron muchas las ocasiones en las que el gobierno de turno necesitó recurrir a su asistencia para remediar un déficit endémico de nuestra sociedad: la vocación por gastar más de lo que genera. Pese a los esfuerzos por abandonar este sendero, la clase dirigente todavía prefiere creer que alguien va a poner la diferencia, y que el déficit fiscal es un indicador que no tiene la relevancia que le adjudican los analistas del mercado o los inversores. Mauricio Macri se propuso avanzar en un camino de reducción de este desequilibrio, pero al hacerlo hizo una doble apuesta de riesgo: por un lado se aferró a la ilusión de que iba a tener cuatro años de financiamiento garantizado del exterior. Por el otro, pensó que podía persuadir a la clase política de que este paso era duro pero inevitable, y que si todo se hacía paso a paso, el mal trago iba a ser más digerible. El kirchnerismo se financió con emisión monetaria e inflación. Macri optó por los mercados...

Ver Más

Vender con tarjeta de débito: dudas y respuestas

La vigencia de la ley que obliga a todos los comercios a vender con tarjeta de débito generó quejas y respuestas. Desde Increase tomamos los principales argumentos en contra de la medida y los analizamos para entender si están basados en información o surgen de prejuicios o confusiones. "Vender con tarjeta hace que un comercio pierda rentabilidad"Esta es la principal razón que encontramos entre las respuestas negativas a la medida y surge del desconocimiento de los beneficios de vender con tarjeta y la sobreestimación de los costos asociados a estas operaciones.

Ver Más

Santiago Kovadloff: “Estoy harto de que me acaricien el hombro y me digan que todo va a andar bien”

El filósofo pronunció un discurso en que resaltó los aciertos del gobierno pero criticó los errores.

Ver Más

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

Columnista