Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Primer dato: la Argentina está cambiando

Por Esteban Domecq

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. 

La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo.

Segundo dato: la bomba no explotó.

A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Está claro que todavía hay muchos desequilibrios macroeconómicos en todos los frentes, y el tejido social sumamente delicado. Hoy la política económica se desenvuelve a través de una dicotomía permanente entre intenciones y restricciones. Pero la no explosión no es menor, primero porque evitamos las dramáticas consecuencias económicas y sociales que una crisi genera, y segundo porque obliga a un mucho mayor grado de competencia y responsabilidad del gobierno en todos los frentes para llevar adelante una gran gestión. No nos sobra nada, y eso puede ser muy bueno.

Tercer dato: los mercados están hablando.

Siempre se dice que los mercados financieros se anticipan a los hechos. De alguna manera escriben la historia antes de que suceda. ¿Qué nos está diciendo?

Por un lado, el riesgo país, que es el spread de tasa de nuestros bonos soberanos sobre los bonos “libre de riesgo”, sigue mostrando una fenomenal disminución del riesgo argentino. Desde la zona de 1200 puntos básicos de riesgo país que teníamos hace cinco años, ha bajado a la zona por debajo de 400 puntos. Con estos valores hemos vuelto a los valores previos a los que teníamos en el 2007, momento en que se intervino el Indec y el modelo kirchnerista comenzó a perder el rumbo. 

Todavía nos queda margen para seguir comprimiendo rendimientos de nuestra deuda para acercarnos al nivel que tienen nuestros vecinos de la región. Pero el proceso se identifica muy claramente con una tendencia a la baja muy significativa, que podemos esperar que se prolongue.

Por el otro lado, en el mercado accionario, el Merval en dólares se encuentra en niveles récord. Pasó de U$S 600 en el año 2012 a los valores actuales de U$S 1.600 de estos días, o sea, que se multiplicó por 2,6 en solo 5 años. 

Este fenómeno trasmite la enorme confianza que tienen los inversores de cara a lo que se viene para adelante. Lo que están trasmitiendo a través de los precios es mayor nivel de actividad, de ventas y de rentabilidad de las empresas en el país. 

La visualización de amabas series, riesgo país y Merval en dólares, describen el “momentum” a la perfección. La “tijera” del sector financiero está también vaticinando así, que podríamos estar entrando en una fase de crecimiento muy importante para el país. 
El desafío es enorme, pero la historia nos está dando milagrosamente una nueva oportunidad para reinventar este país. Es un gran momento para cortar la historia y cambiar para siempre.



Relacionadas

El riesgo de no ajustar la política fiscal

Los analistas económicos, más que los mercados, en particular de acciones, se mostraron preocupados tras conocer en la reapertura de la mini semana financiera local el dato de inesperada aceleración de la inflación en los EEUU, porque proyectan que de ese modo se afirma la expectativa del inicio de un ciclo alcista de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, ahora bajo la conducción de Jerome Powell, que derivará en mayor costo del dinero para la Argentina.

Sin embargo, las autoridades locales, en particular de Hacienda, encabezadas por Nicolás Dujovne, y de Finanzas, bajo la conducción de Luis Caputo, prácticamente no se inquietaron, porque mantienen la postura de la semana anterior de que "estamos prefinanciados" y que "las pautas para todo el año contemplaban una suba de las tasas externas".

Ver Más

"El problema de la economía argentina es político" y 14 frases más de José María Fanelli

El experto en macroeconomía habló sobre la situación actual del país.

Ver Más

Siete efectos de tener un dólar a más de 20 pesos

Según analistas, es un indicador claro del cambio de escenario económico para la Argentina.

Ver Más

La inflación no cede y estas son las razones

En el primer mes de 2018, el índice llegó a 2,4% y para febrero prevén una suba de 2%.

Ver Más

El salario privado llegó a casi 25 mil pesos en 2017

Un informe de la consultora Economía & Regiones mostró diferencias entre los distintos sectores.

Ver Más

La verdad detrás del re(al)corte en el Estado

Hace pocos días, en conferencia de prensa, y en el marco del reformismo constante que pregonan desde Cambiemos, el presidente Mauricio Macri anunció una serie de reformas que saldrán (mientras escribo) por decreto. En primer lugar se propuso reducir 1 de cada 4 cargos políticos y por ende, el presupuesto de la política del Poder Ejecutivo. Según cálculos aún poco certeros, esto generaría una baja de 1.000 cargos y un equivalente a $1.500 millones. En segundo lugar, anunció que este año no habría paritarias para los funcionaros de la Administración Pública Nacional. Y por último, firmar un decreto para que ningún ministro pueda tener familiares en el Gobierno.

Ahora cabe preguntarse: ¿es una medida económica o más bien política? Lo cierto es que la economía argentina finalizó el 2017 con una meta sobrecumplida en términos de déficit primario (Ingresos Totales – Gastos Primarios) de 3,9% sobre PBI, es decir 0,3 puntos porcentuales por debajo del objetivo planteado de 4,2% del PBI. Sin embargo, el déficit financiero, que incluye los intereses de la ...

Ver Más

Columnista