Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Fueros: qué diferencias hay entre Argentina y los EEUU para investigar a un senador

James Traficant ocupó su oficina en el Congreso de los Estados Unidos el 3 de enero de 1985. Demócrata, obtuvo una silla dentro de la Cámara de Representantes por Ohio, su estado natal. El 24 de julio de 2002, tras 17 años en el cargo, fue expulsado de la Cámara después de ser declarado culpable de aceptar sobornos, presentar declaraciones de impuestos falsas, extorsión y obligar a su personal a realizar tareas domésticas en su granja de Ohio y en una casa flotante que tenía en Washington DC.

Previo a que 420 representantes votaran en su contra y así sea destituido, Traficant debió afrontar, el 11 de abril del mismo año, un juicio en el que optó por representarse a sí mismo. Allí fue condenado por 10 cargos de felonía, incluidos sobornos, crimen organizado y evasión de impuestos. Tras la condena, debió aguardar lo que decidiese el Comité de Ética de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el cual inició una investigación en contra de Traficant y le sugirió a la Cámara que sea expulsado. Los 420 votos hicieron el resto.

El pasado 15 de agosto, Gabriela Michetti, presidenta del Senado de la Nación Argentina, debió levantar la sesión en la que se iban a debatir los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner en la causa por los cuadernos de las coimas. En esta oportunidad, hubo 36 senadores sentados y faltó uno solo, ya que con 37 se iniciaba la discusión.


Entre el proceso estadounidense que condenó a Traficant y la investigación que la Justicia argentina continúa llevando a cabo sobre la senadora Fernández de Kirchner sobresale una gran diferencia: a Traficant lo expulsaron de la Cámara luego de haber sido condenado, sin que la Cámara de Representantes deba votar para que el político sea allanado o arrestado.

"En Estados Unidos, la inmunidad de arresto solamente funciona respecto de detenciones ordenadas en causas civiles y durante el tiempo que duren las sesiones legislativas y el ir y venir de esas sesiones (es decir, el tiempo que le lleve al legislador trasladarse de su lugar de residencia hasta el Congreso). Ese privilegio o inmunidad de arresto solamente se aplica respecto de causas civiles, no de procesos criminales", explicó a Infobae Ricardo Ramírez Calvo, abogado constitucionalista y ex presidente de la Comisión de Derecho Constitucional del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

Ramírez Calvo sostuvo que "la Constitución de los Estados Unidos establece ciertos privilegios para los legisladores en el Artículo I, sección 6. Son extremadamente limitados. Los legisladores estadounidenses no tienen ninguna inmunidad de arresto en un proceso criminal, por lo que pueden ser arrestados en ese tipo de procesos. Los arrestos en causas civiles existían antiguamente, en la época de la sanción de la Constitución estadounidense, pero hoy son casi inexistentes. Por eso, se considera que esa cláusula constitucional ya no tiene ninguna aplicación práctica".


En Argentina, el artículo 69 de la Constitución Nacional establece la inmunidad de arresto, pero no la inmunidad de allanamiento. Esa inmunidad surge de la ley 25.320, la cual Andrés Gil Domínguez, abogado constitucionalista, la carátula de "dudosa constitucionalidad". El experto le dijo a Infobae que "los fueros y desafueros en Argentina funcionan a la perfección. El problema es la clase política que lo frena, pero eso es algo coyuntural. La inmunidad de arresto también distingue entre sus hechos. Por ejemplo si un senador asesina a otra persona, obviamente puede ser arrestado. Pero es irrisorio que en este caso se necesiten votos para allanar a una persona en el medio de una investigación".

"Los legisladores estadounidenses pueden ser arrestados en causas criminales o sus domicilios allanados por orden judicial sin ninguna restricción. No se necesita autorización de las Cámaras para eso. De hecho, incluso ha habido allanamientos de sus oficinas en el Congreso y la única limitación fue que no podía secuestrarse material legislativo", agregó Ramírez Calvo, quien dicta clases de Derecho Constitucional en la Universidad de San Andrés.

En cuanto a las semejanzas, las constituciones estadounidense y argentina poseen una protección similar hacia sus legisladores en relación a la libertad de expresión que cada uno de ellos poseen a la hora de ejercer su labor. Para Ramírez Calvo la denominación "fueros" es inadecuada: "De acuerdo con el artículo 16 de la Constitución Nacional, en la Argentina no hay fueros personales. La inmunidad de arresto de un legislador es un privilegio o prerrogativa, que la Constitución le otorga en virtud del desempeño de su cargo y para que pueda desempeñarlo sin perturbaciones por parte de otros poderes. Por eso, hablar de fueros de un legislador es erróneo, ya que da la impresión de que los legisladores estuvieran sujetos a normas distintas que las que rigen al resto de los ciudadanos".

En cuanto a la inmunidad de arresto sí se observan importantes diferencias. Nuestra Constitución establece un privilegio más amplio para los legisladores, ya que prohíbe que se los arreste, salvo ser sorprendidos in fraganti en la comisión de un delito, desde el día de su elección y hasta el día del cese de su mandato. Por el contrario, en los Estados Unidos no tienen ningún tipo de inmunidad frente a un arresto ordenado en un proceso criminal.


"Solamente tienen una inmunidad limitada frente a arrestos en causas civiles, algo que hoy en día no sucede jamás, ya que los arrestos en causas civiles no existen más. Por ende, puede decirse que la Constitución de los Estados Unidos no otorga ninguna inmunidad a los legisladores frente a un proceso penal como la que otorga la Constitución Nacional. Esta diferencia tiene un origen histórico, ya que los Estados Unidos cuentan con una tradición de respeto hacia los adversarios políticos que en nuestro país -lamentablemente- es bastante más escasa. No hay dudas de que un miembro del Congreso argentino no puede ser arrestado mientras dure su mandato, salvo autorización expresa de la Cámara respectiva. Otra cosa es el allanamiento, que no está prohibido por la Constitución y cuya inmunidad surge de una ley, a mi juicio, inconstitucional", amplió el profesor universitario.

En la Argentina, la remoción de la inmunidad de arresto a un legislador es una facultad de la respectiva Cámara del Congreso. La Constitución Nacional le da esa facultad a la Cámara de la cual forma parte el legislador. Para ello se debe examinar el mérito del sumario y suspender al legislador en sus funciones y ponerlo a disposición del juez. Para eso son necesarias las dos terceras partes de los votos.

"Los privilegios e inmunidades de los legisladores generan bastante rechazo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que fueron previstos por la Constitución para proteger a los legisladores de la posible persecución por parte del Poder Ejecutivo. El problema no son los privilegios o inmunidades en sí, sino la aplicación deformada que se ha hecho de ellos. Una cosa es proteger a un legislador de ser perseguido por sus posiciones políticas y otra muy distinta es utilizarlos como una protección frente a la comisión de delitos. Son las Cámaras del Congreso las que deben hacer una aplicación adecuada de estas inmunidades de manera tal de que no entorpezcan investigaciones penales que se realicen de manera independiente e imparcial", concluyó Ramírez Calvo.

*Artículo publicado en Infobae - Por Mauricio Luna

Relacionadas

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

Ningún gobierno de la democracia se atrevió a ajustar tanto en educación

De aprobarse el proyecto de presupuesto enviado por el Gobierno Nacional al Congreso, se estaría consumando el ajuste más grande de las últimas décadas sobre el sistema educativo. Ningún gobierno de la democracia se atrevió a tanto. La inversión nacional en educación y cultura viene cayendo hace tres años, aunque este nuevo presupuesto, redactado de acuerdo con las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), agrava el recorte. En el año 2015 significó el 1,66% del PBI. Para el 2019 el Gobierno propone invertir solo el 1,25 por ciento. Como se trata de un PBI más pequeño por el achicamiento de la economía nacional en tres de los cuatro años de Gobierno de Cambiemos, es posible afirmar que se le otorga a la educación y a la cultura una porción menor de una torta más chica. Lo más grave de la situación es que, a pesar de prever una inflación mayor al 40% en el 2018 y, según la estimación oficial, del (poco creíble) 23% para el 2019, los recursos destinados a la educación inicial, primaria, media y superior no universitaria para el próximo año, aun en valores nominales, son menores. Sin incluir los recursos destinados a las universidades, el Gobierno nacional ha propuesto disminuir la inversión en programas educativos de 67 mil a 54 mil millones de pesos. Es decir, a pesar de la inflación pasada y futura, los recursos caen un 18,9 por ciento. Si tomamos en cuenta la variación de los precios, el presupuesto de estos programas disminuye, entre el 2018 y el 2019, el 39,9 por ciento.

Ver Más

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

La comunicación hace, la gestión comunica

En reiteradas oportunidades, se coloca un manto de duda acerca del impacto que tiene una comunicación en general: ¿Cómo se puede medir?, ¿Cuál es su real alcance?, ¿Qué relación tiene un mensaje con los hechos que se suceden a continuación? No muchas veces las repercusiones son tan directas y nos permiten analizar situaciones concretas como en el caso de las declaraciones del Gabinete Nacional y el discurso presidencial del 29 de Agosto. Contexto: En la última semana hubo otra (y van…) “corrida cambiaria” en la Argentina. Con el valor del dólar subiendo de 28 a 32 se tomó la decisión de dar un comunicado a través de Redes Sociales y TV emitido por el mismísimo Presidente, Mauricio Macri. ¿Cuál fue el objetivo?, ¿Qué información relevante transmitió?, ¿Se quiso demostrar presencia, cercanía?, ¿En control de la situación?, ¿El mensaje fue para los mercados o para los ciudadanos en general? Si la meta fue dar tranquilidad, no se consiguió. Dólar de 32,10 a 34,40 ese mismo día y a casi 42 al siguiente. Pero no sólo fue una derrota económica, memes por Whatsapp, videos en Facebook, recuerdos del 2001, personas comentando soluciones posibles… los argentino nuevamente sacando el traje de “superadaptados”, de resilientes (eso que se define por la capacidad de sobreponerse a situaciones traumáticas). Volvimos en 48 hs. al país que no se deseamos, al de la incertidumbre, al del ...

Ver Más

La coherencia comunicacional en las campañas políticas

Mucho se escribe diariamente en los periódicos del mundo acerca de cuestiones relacionadas con la comunicación política y/o electoral, se analizan y critican casos por diferentes motivos. Una de las razones más mencionadas en estos análisis se refiere a las posibles contradicciones en las que incurren un político y su equipo a lo largo de su carrera y de su circunstancial campaña. En ese sentido, creemos que la coherencia se posa como un tema de importancia en la vida de los dirigentes.

Esta coherencia política se desarrollaría en tres líneas temporales, 1.- PROFUNDA y de largo plazo, que se determina por la solidez argumental y táctica de un dirigente a lo largo de su carrera; 2.- TERRENAL y de mediano plazo, en referencia a la llamada “campaña permanente” en la cual la coherencia se intenta mantener a lo largo de las diferentes campañas electorales y el sucesivo momento en el cual el candidato pasó a la posición de “líder” u opositor según haya ganado o perdido la contienda. En este punto, cada cambio de postura sobre cualquier tema, estrategia o estética política debe ser explicado, desarrollado y aclarado con la suficiente tiempo para que sea procesado de modo satisfactorio por la ciudadanía; 3.- COYUNTURAL y de corto plazo, referida a la ...

Ver Más