Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿Qué hacer con los ahorros en tiempos de cuadernos y volatilidad?

Por Claudio Zuchovicki


Son momentos para tomar decisiones muy importantes. No para ahora, sino para los próximos 20 años. Y son mucho más profundas que meras decisiones económicas.

Hasta hace unos meses, el mercado compraba activos argentinos por la expectativa de cambios profundos. Quería ver la historia desde adentro. Pero ahora, los inversores empezaron no solo a dudar de nuestra capacidad de cambiar, sino de nuestra voluntad de cambio. Y transformaron esas expectativas en “ver primero si el cambio sucede y recién ahí invertir”. Por eso dolarizaron sus inversiones. O sea, perdimos la confianza de los mercados. Cambiaron su famoso “pago para ver” por “ver para pagar”.

Voy utilizar un lindo cuento para ejemplificar mi percepción del mercado de hoy.

Cuenta la historia que una psicóloga, en una sesión grupal, levantó un vaso con agua. Todo el mundo esperaba la pregunta: "¿Está medio lleno o medio vacío?". Sin embargo, ella preguntó "¿Cuánto pesa este vaso?" Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema que pese 250 gramos. Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve".

Las inconsistencias o desarbitrajes económicos son como el vaso de agua. Si solo duran un rato, no pasa nada. Si se mantienen en el mediano plazo, empiezan a doler. Y si la sociedad se acostumbra a ellos, ante las incertidumbres que esto genera en el futuro, vivimos un presente paralizados, incapaces de reaccionar y, paradójicamente, perjudicando nuestro futuro.

Aprendimos que de corto plazo te pueden subsidiar la compra de autos, de energía, el transporte, la nafta. Estas son medidas que incentivan la demanda. Pero si no hay inversión a largo plazo para darte ese servicio, para aumentar la oferta, ese subsidio se transforma en un sacrificio para los contribuyentes. Cuando te faltan las cosas básicas, el precio es secundario. No saber si uno va a conseguir el insumo necesario para producir genera incertidumbre. Esta incertidumbre paraliza.

Aprendimos que de corto plazo podés poner precios máximos en el supermercado, a las tasas de interés o al valor del dólar, pero se elimina la competencia dejando que quede en pie solo el que pueda soportarlo, el más fuerte. El supermercado no produce. El banco usa dinero de terceros. Por ende, el que se congela es el productor o el ahorrista. Los desalientan a producir o a ahorrar más. Esta incertidumbre paraliza.

En fin, aprendimos que no se generan negocios reales ni riqueza ni emitiendo plata ni tomando deuda.

Conclusión: el mercado de capitales siempre resulta como una caja de resonancia de la percepción de la economía real, del día a día de las finanzas públicas, reflejado en el mercado de bonos, en la rentabilidad de las empresas, en el valor de las acciones o en la percepción de riesgo. También reflejado en el costo del dinero para financiar proyectos o pymes.

Si usted cree que la sociedad no está dispuesta a cambiar, no está dispuesta a gastar menos de lo que recauda, y que el sistema político solo quiere vivir del contribuyente, justifico la dolarización de sus ahorros.

Si usted cree, como yo, que la falta de crédito, el cansancio de ver siempre lo mismo, el notar que como íbamos no llegábamos a ningún lado, nos va a obligar a cambiar y nos va a poner ante una oportunidad histórica de hacer las cosas bien... Solo imaginen cómo sería nuestro país sin coimas, ni sobreprecios, ni corrupción, ni la ineficiencia del Estado.

Por eso creo que vale la pena asumir el riesgo de invertir en activos argentinos. Bonos, por ejemplo. Uno en dólares con vencimiento al 2020 rinde casi 9% anual (el doble que Brasil, el triple que Honduras, más que los bonos de Turquía) y, para mí, la Argentina tiene capacidad y voluntad de pago. Más con el FMI detrás.

Estabilizadas las variables financieras, se aleja la incertidumbre. Ahí empieza a aflorar la economía real y retroalimenta a la inversión, y este al ahorro. Así se genera un círculo virtuoso.

Siga su percepción. Es su dinero. Usted decide.


*Artículo publicado en tn.com.ar

Relacionadas

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

Columnista