Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿Qué hay detrás de la suba del dólar?

Por Amilcar Collante


Los argentinos tenemos una relación muy fuerte con divisa norteamericana. Es claro, que vivir con inflación crónica no es gratis. Los agentes económicos buscan un sustituto de la moneda local. Especialmente para cumplir con una de las funciones que debe tener el dinero. Y que difícilmente se cumple en Argentina. La función de reserva de valor. ¿Quién ahorraría en una moneda que pierde valor continuamente (20% o 25% todos los años)?  

La historia con el dólar no queda ahí. Sino que también está asociada a momentos de crisis en nuestro país. Por ejemplo, la salida de la convertibilidad. La lógica que queda en el inconsciente colectivo. Es que cuando sube muy rápido el dólar viene una nueva crisis (o aumenta las probabilidades de ese tipo de eventos). 

Por ello, en el trabajo diario como economista en Argentina es casi inevitable la pregunta: ¿A cuánto va a estar el dólar a fin de mes? ¿ y a fin de año? .Intentare llegar a una explicación sobre factores que influyen en la cotización actual y su dinámica.

Correcciones recientes

Lo que vemos en estos últimos 2 años es que el dólar se mantiene por momentos muy quieto .Y  luego, ocurre un evento externo (como Brexit, efecto Trump ) o interno (riesgo político de las PASO) y sube la cotización rápidamente.  

Hay que entender que aunque no sea gradual la corrección del tipo de cambio. Como en otros precios. Bajo un régimen de tipo de cambio flotante, detrás del movimiento del dólar en realidad está la desvalorización del peso.

Inflación y dólar

La inflación es la pérdida sistemática de poder de compra del peso argentino. Veámoslo como la desvalorización del peso (no como una suba de los bienes y servicios).El peso pierde valor contra el resto de los bienes y servicios.  En este caso el dólar es un bien (activo) más. Por lo que no hay motivos por los que bajo un régimen  flotación de tipo de cambio se quede quieto mucho tiempo. Más en un país con 25% de inflación anual. 

 Atentos. No podemos pronosticar con exactitud cuándo se moverá .Pero debe acompañar a la inflación.

Velocidad de ajuste 

Lo que hoy genera un poco de incertidumbre y tensión en las expectativas es la velocidad con que se hacen esas correcciones. Por ejemplo, en 2017 el dólar comenzó cotización en $16,1(minorista) y en Mayo estaba por debajo de esa cotización $15,6. Mientras que la inflación ya acumulaba 10,5% en el mismo periodo.  Por ello, el salto de medidos de año, que fue disparado por el anuncio de la candidatura de CFK, tenía su sustento en que ya estaba atrasado el tipo de cambio. 

Asimismo, post elección PASO ocurrió algo similar (entre Agosto y Noviembre) .Se volvió a quedar quieto el dólar y en diciembre subió más de 10%. Ahora, si tomamos los precios desde Agosto a Noviembre el promedio de los precios subió 6,3%. Sin embargo, el dólar solo había subido menos de 2%. Era de esperar una corrección.

Hay cuestiones que atrasan la suba del dólar y otras que exacerban la suba. Y otras cuestiones que le garantizan “un piso” a la cotización.

Arranquemos por esto último. En 2017 el BCRA estuvo muy activo en las compras de divisas. Principalmente, luego del anuncio de fortalecimiento de las reservas internacionales en el mes de abril. Consecuentemente, en todo el año realizó compras (netas) al Tesoro Nacional por 271.708 millones de pesos (16.090 millones de dólares).  En el comienzo de 2018 esto no solo no ha variado sino que se intensificó. Las dos compras  que realizo el BCRA en Enero fueron de 1.500 millones de dólares. 

Obviamente, que el en este caso el Central ya le pone un “piso” a la cotización de billete norteamericano. Es decir, si esos dólares fueran cambiados por pesos en el mercado presionarían a la baja en la cotización.

Juego de dólar-tasa:

Sabemos que el argentino tiene el cerebro “seteado” en dólares para el ahorro. La historia de los últimos 40 años muestran a un país con la inflación más alta, sumado a historias de confiscaciones de depósitos bancarios, default, ruptura de contratos, pesificaciones forzadas, etc. tienen  como resultado instituciones con poca credibilidad.  

Por ello, solo una tasa de interés alta puede llevar al ahorrista a pesificarse.  El ahorro no es una cuestión de patriotismo. Sino de conveniencia. Si estas en un país que tiene una inflación mensual similar a la inflación anual de países vecinos .El resultado es que no confían en tu moneda.

¿Que pasó en diciembre?

Ahora, dicho esto lo que vivimos en diciembre con la conferencia de prensa y el anuncio de cambio de metas. Fue un “experimento” que refleja que cuando cambias las reglas o acomodas las metas a otro objetivo de tasas de interés. O tenes un BCRA multipropósito que queres que controle inflación, tipo de cambio y además se preocupe por el crecimiento. Seguro que perdés su objetivo primordial. Que preservar el valor del peso argentino. 

A partir de la conferencia el juego Tasa –Dólar comenzó a moverse a un nuevo equilibrio. Dólar a casi $20  y la tasa de interés de corto plazo en 27,2%. La baja de tasas de interés deberá ser gradual porque se puede exacerbar el movimiento del tipo de cambio. Además,  atrás hay muchos millones en Lebacs que pueden salir rápidamente a comprar dólares. Por lo tanto, el desarme de Lebacs no será tan rápido para no tener shock inflacionario. 

La lógica del nuevo régimen

Bajo el nuevo esquema de flotación el dólar tiene mayor volatilidad. La diferencia entre las subas y baja de la divisa norteamericana, es mayor que con el régimen monetario (cambiario) anterior (previo a 2015) . 

Y hay otra particularidad que nos muestran los datos. Prácticamente la cotización de la divisa norteamericana subió la misma cantidad de días que bajo. Por ejemplo, en 2017 durante 246 jornadas que cotizo el dólar en 119 ocasiones subió .Y en 127 ocasiones opero a la baja respecto del día anterior (48% subió y 52% bajo). 

En 2016, el 53% de los días que operó el mercado el dólar subió y en un 47%  de los días bajó. 
En cambio, si hacemos el mismo ejercicio para 2015 cuando existía otro régimen cambiario. De los 244 días que operó el mercado en 238 ocasiones el dólar subió. Y si lo replicamos para 2014 el 65% de las ocasiones fueron días que subió la cotización el dólar.

Durante 2014 y 2015 salvo los días de cambio muy bruscos (devaluación de enero de 2014) .La variabilidad del tipo de cambio es muy acotada. Por lo cual, es más difícil predecir el valor de la divisa con el actual régimen.

Tasa de la FED 

Por último, Argentina hoy no está desconectada de los mercados internacionales. Necesita mucho financiamiento externo. Por ello, la tasa de interés de la FED afecta también al movimiento del tipo de cambio en argentina. En las últimas semanas, la tasa a 10 años llego a máximos en más de un año (2,70%) esto afecta a la cotización del peso. Ya que parte de la oferta de divisas del mercado local proviene de créditos tomados en el exterior.

Especialmente, miremos a la inflación en lo interno. Y miremos al mundo y su tasa de interés. Luego miremos la cotización del dólar. 

Relacionadas

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Quién es Guido Sandleris, el nuevo presidente del BCRA

Reemplazó a Luis "Toto" Caputo. "El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios", fue lo que prometió al asumir. Profesor, hincha de Boca y fanático de la NBA: Cómo piensa...

Ver Más

Banco Provincia triplica los súper adheridos a la promo de 50% de descuento

La entidad bancaria anunció la incorporación de nuevas cadenas de supermercados a la promoción para el próximo miércoles 26 de septiembre. El beneficio permite ahorros de hasta $1500 mensuales. El mes pasado, más de medio millón de personas aprovecharon la promo.

Ver Más

6 pros y 11 contras de optar por la dolarización plena de la economía

Larry Kudlow, reconocido como el principal asesor económico de la Casa Blanca, aseguró en una entrevista el último fin de semana a la cadena de noticias Fox News que "el Tesoro de Estados Unidos analiza la posibilidad de emplear un nuevo plan de convertibilidad de la moneda argentina", y que "la posibilidad de dolarizar la moneda argentina podría ser la clave para que la economía nacional pueda resurgir". Más allá de que la idea pueda resultar verosímil, por las severas y crecientes dificultades que enfrentan los gobernantes de turno en la Argentina para estabilizar la economía, excepto acudiendo a atajos, como el exceso de regulaciones, cepos, default, endeudamiento del sector público, pero por plazos cortos, no cabe duda de que un giro hacia la dolarización plena generaría inicialmente bajar la inflación, reducir al mínimo las tasas de interés y revertir las expectativas negativas, y, en caso de crisis, potenciar el desempleo. Muchos países han transitado en su historia procesos de alta inflación y ciclos de de depresión de la economía, pero pocos han adoptado un régimen como la convertibilidad, como se implementó en la Argentina en los 90, o la dolarización plena, como hoy mantienen muy pocos países: Panamá, El Salvador y Ecuador. Veamos las ventajas y los perjuicios de la pérdida de la soberanía monetaria.

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

Columnista