Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

¿Qué pasa con los juicios laborales y por qué se sospecha que son una mafia?


Tras las declaraciones del presidente Mauricio Macri, quien habló sobre la supuesta mafia en la justicia laboral liderada por el diputado del FPV Héctor Recalde que funde a las PyME, la polémica comenzó a ganar terreno y a dividir a las opiniones de la sociedad.


Para hablar sobre este tema y aclarar un poco el panorama, desde Infobae entrevistaron al abogado laboralista Javier Adrogué, que propone un cambio en la normativa para evitar la quiebra de empresas.


Desde mi punto de vista hay dos dimensiones, por un lado, un análisis político que puede dar lugar a distintas interpretaciones. Por otro, está claro que hay abogados que tienen prácticas espurias, que hacen negocios con los juicios laborales, pero el problema pasa por la rentabilidad. El problema no pasa tanto por los que se aprovechan, sino por las fallas del sistema”, dijo respecto a la legislación que rige al sector y que parece hacer agua.


Adrogué destacó que “el problema general no tiene que ver con los estudios que viven de los juicios laborales” y corrió la carga sobre todos sus colegas. “El problema es dónde están los elementos que hacen que los juicios sean negocios tan rentables y se desvirtúe todo. Cuando los juicios laborales generan este nivel de rentabilidad, se generan estos problemas. Es como si fuera un plazo fijo en dólares, que te da un 60% de rentabilidad. Es un disparate. Hay gente que se está aprovechando, pero el disparate pasa por otro lado”, advirtió.


Para visualizar mejor la problemática, el abogado habló de los números del sector y afirmó: “En los últimos días salieron distintos tipos de cifras de todo tipo. De los 110.000 juicios laborales en la Capital, si el 70% es por accidentes laborales; el 30%, por despidos en trabajo en negro. Creció más de un 100%. Todos estos números son ciertos”.


Pero insistió en que la causa está en las fallas del sistema: “Hay un esquema legal que tiene que ver no con las indemnizaciones, que son la justa reparación que merece una persona que sufrió un daño, esto no lo vamos a discutir. El problema está en las multas, no en la indemnización. La multa es el castigo que se le impone a una persona porque hizo algo mal. Florecieron una cantidad de multas en materia laboral que se fueron superponiendo, una sobre otra. Por ejemplo, trabajo en negro, trabajo no registrado. En los últimos 10 años, o incluso más, se fueron superponiendo multas, que terminan dando cifras que son disparatadas, que no tienen que ver con reparación al daño producido, un número exorbitante, lo que hace tan dulce el juicio”.


Y respecto de la situación de las empresas, dijo: “Existen normas  que generan un engendro diabólico y jueces que interpretan la norma. La consecuencia es que una empresa que no tiene capacidad económica importante debe afrontar el resultado de un juicio en tres días. Nos ha pasado, que una empresa tenga que pagar tres millones de pesos como consecuencia de un juicio en tres días. Es algo imposible”.


Para finalizar, habló sobre una posible solución al problema: “Hay que eliminar la superposición de multas por trabajo en negro, tenés que ponerle un límite a los honorarios de los abogados, hay que establecer un plazo especial para que las empresas puedan pagar en función a su capacidad económica. Además, hay que evitar el círculo por el cual el trabajador cobra el juicio, toma el dinero que cobró, le da una parte al abogado y se queda con el porcentaje menor. Es algo que se puede evitar. Se puede decir que durante una cantidad de tiempo determinado el trabajador esté obligado a ir a la justicia a explicar qué hizo con el dinero”.



Relacionadas

Creció el miedo a perder el empleo en el último año, según un sondeo privado

Casi la mitad de los trabajadores teme perder su empleo mientras que en octubre pasado, hace menos de un año, era de sólo un tercio, según datos de la encuesta que hizo una consultora privada en el AMBA y las principales ciudades del país.

Ver Más

5 claves para ser más feliz en su trabajo

No importa cuánto le apasione su negocio, el estrés, las largas jornadas y las preocupaciones pueden dejarle una sensación de infelicidad. "Pasamos demasiado tiempo en el trabajo como para no estar felices en él", dice Beth Thomas, autora de "Powered by Happy: How to Get and Stay Happy at Work". Ser infeliz en el trabajo no sólo afecta su sentido del humor, sino también su productividad, destaca un artículo escrito por Lisa Evans en el sitio soyentrepreneur.com. A continuación, la autora comparte algunos consejos para traer la alegría a su espacio laboral y mejorar el desempeño de su empresa. Veamos.

Ver Más

La desocupación subió en el segundo trimestre de 2018 y es la mayor en 12 años

El derrumbe de la actividad económica que provocó la mayor sequía en 50 años, junto a la severa contracción del consumo de las familias, y el cambio del escenario internacional para la deuda argentina, determinó que se registrara un nuevo salto de la tasa de desempleo, a un nivel que no se veía desde el tercer trimestre de 2006, cuando aún no había sido intervenido el Indec.


Ver Más

Protocolo y vestimenta para tener éxito en una entrevista de trabajo

Una de las tantas preguntas que uno se hace antes de tener por primera vez en un nuevo -posible- trabajo es ¿Como me tengo que vestir?. Si bien se debe presentar una imagen cordial y prolija, también tiene que representar a la personalidad de cada uno. No se debe fingir algo que no es y tampoco lograr captar la atención de la persona que entrevista.  Aunque para muchos el vestir sea un detalle más, para otros es la primera impresión de la persona que van a contratar. Para ello, una de las recomendaciones es investigar sobre el empleo al cual se está postulando en cuanto a la indumentaria: si tienen algun uniforme, si hay ciertas prendas que están “prohibidas”, si predomina el estilo de vestir...

Ver Más

El final de las remuneraciones no remunerativas

El decreto 633/18 dictado por el Gobierno Nacional establece que el Ministerio de Trabajo no volverá a homologar acuerdos colectivos que contengan sumas o conceptos salariales sobre los que las partes acuerden otorgarle carácter no remunerativo. En otras palabras, sindicatos y cámaras patronales no podrán seguir incluyendo en las negociaciones salariales "remuneraciones no remunerativas". A lo largo de la última década el establecimiento de "remuneraciones no remunerativas" fue un dato distintivo de la negociación salarial, ya sea mediante la aplicación de incrementos porcentuales a los básicos de convenio o a través de la creación de adicionales o sumas fijas a los que las partes le otorgaban este carácter. De esta manera, una parte del incremento salarial de bolsillo de los trabajadores era sustentado por una disminución de los recursos del sistema de seguridad social, situación que no era observada por el Ministerio de Trabajo al dictar su homologación. Este hecho implicaba convalidar un absurdo normativo, ya que en el derecho laboral importa poco el nombre con el que las partes denominan a las distintas contraprestaciones. En este caso, la remuneración de los trabajadores no puede dejar de ser remuneratoria por más que así se acuerde en una negociación colectiva.

Ver Más

Arranca el tercer trimestre y las expectativas laborales no son buenas

Son pocas las empresas privadas que tienen pensado agrandar su plantilla de empleados.

Ver Más