Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Qué son las fintech y por qué ocupan un lugar relevante en el mercado financiero

Por Santiago Bulat


1. Definición. El término fintech es la unión de las palabras en inglés finance (finanzas) y technology (tecnología). Es decir, empresas de origen digital cuya actividad principal es brindar servicios financieros mediante el uso de la tecnología.

2. Servicios. El universo fintech permite distinguir numerosos segmentos que se enmarcan bajo esa tan mencionada palabra. Actualmente, los servicios más utilizados por los usuarios se concentran en tres grandes categorías que aglomeran al 65% de la industria: préstamos, pagos y transferencias y servicios B2B (business to business). Es decir, soluciones a comercios, pymes y grandes empresas a través de un modelo de ingresos con predominancia de software. Luego, el 35% restante está conformado por empresas fintech que alcanzan servicios de inversiones, insurtech (seguros), blockchain & crypto, financiamiento colectivo y seguridad informática.

3. Formalización. La inclusión financiera está estrechamente vinculada al proceso de bancarización. La oferta de servicios financieros a través de los medios de pago fintech, por ejemplo, requiere de cuentas abiertas en bancos. Es decir, la aparición y crecimiento de nuevas formas de provisión de servicios financieros no es independiente del desarrollo de la base de depósitos bancarios y de la intermediación en general. No obstante, existen otros servicios financieros, como préstamos a través de plataformas online, que pueden desarrollarse sin la necesidad del sistema bancario tradicional y es lo que diferentes plataformas comienzan a captar como nuevos clientes. En la Argentina, cerca del 48% de la población mayor de 15 años tiene acceso a una cuenta en una institución financiera, según la encuesta mundial Findex. La comparación internacional revela que el acceso al sistema es levemente menor al promedio de América Latina (55%), pero muy lejos de los países de altos ingresos, en los cuales la cobertura es casi absoluta (95%). En nuestro país, las principales razones de este fenómeno se asocian a los costos de los servicios financieros, la disposición de pocos fondos y la falta de documentación necesaria.

4. Telefonía móvil. La creciente penetración de celulares e internet en el mundo y, particularmente en la Argentina, resulta ser un factor diferencial para superar estas barreras. El reporte Millennial Disruption Index dejó números concretos sobre su relación con la banca tradicional, en donde muestran que la fidelización con los bancos es baja. El 71% no está dispuesto a hacer filas de espera, 73% confía en las aplicaciones móviles para manejar su dinero y más de dos tercios considera que el acceso al dinero dejará de existir tal cual lo conocemos en los próximos cinco años. En países africanos, donde la bancarización tradicional es baja, el uso de celulares ha sido clave para formalizar a la población y hoy más del 70% tiene una cuenta a través de la telefonía móvil. En la Argentina, la penetración de la telefonía es de 129 por cada 100 habitantes, haciéndola un canal más que atractivo para promover servicios financieros.

5. Desafíos. La primera ventaja para los usuarios es que se genera una mayor competencia en el sector financiero, lo que derivará en menores costos. La segunda es el desarrollo de soluciones específicas para las necesidades puntuales de las personas y empresas. Tenemos la enorme tarea como país de incluir en el sistema formal a todos los que hoy están afuera. Ampliar el conocimiento financiero y los instrumentos de acceso será una pieza clave para poder lograrlo.


*Artículo publicado en La Nación

Columnista