Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Recalibrando las metas de inflación: "El consenso de los economistas es el 16,5%"

El director del Área de Economía del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Luis Fracchia, fue consultado sobre los cambios en las metas inflacionarias para 2018 anunciados por el equipo económico del Gobierno nacional.

A continuación se transcriben sus declaraciones:

“En esta conferencia de prensa hemos podido ver la integridad del equipo económico del que si bien se sabe que no hay fisuras siempre es bueno verlos juntos, dado que el país no tiene un súper ministro de economía”.

“A grandes rasgos, la novedad es el cambio de metas inflacionarias. No cambia para nada la política económica o sea que hay una continuidad como la que siempre se estuvo planteando, en eso insistió mucho el jefe de Gabinete, Marcos Peña”.

“El ajuste de metas es razonable porque estaba muy forzado el sistema. Pensar que íbamos a tener una inflación del 12%, cuando el consenso de los economistas es el 16,5%, para el año que viene era muy exagerado. Parece coherente y razonable poner metas que sean más asequibles y más lógicas, que ordenen al objetivo que tienen en el sistema de metas de inflación que es modelar expectativas e ir formando las expectativas de los agentes, como ocurre en muchos países que han implementado este sistema que es el más común de los bancos centrales”.

“En lo que se refiere a comentarios clásicos, hubo consultas relacionadas con las LEBAC. En ese sentido, fue interesante el comentario del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, de que “hay que mirar las reservas”. Las reservas han crecido mucho, por lo tanto, no hay que sobredimensionar el peligro potencial de las LEBAC, sino que hay que ver la contrapartida que tienen que son las reservas que están en el Banco Central, que se compraron U$s 30.000 millones”.

“Al respecto de la inflación, también señaló el presidente del BCRA que es relevante seguir la llamada núcleo, que excluye movimientos de precios relativos, factores regulatorios y otros elementos, y toma como el área central de la inflación -como la miden muchos países- y ahí se mostró en la curva, claramente, que la inflación núcleo está cediendo de un ritmo del 40% a un orden del 21% anual”.

“En lo que se refiere al dólar, ante la consulta de si su reciente aumento influiría en la inflación, Sturzzenegger insistió con que el tipo de cambio flotante facilita que no haya esa traslación del tipo de cambio a precios y que no había que esperar mayor inflación por esta suba repentina del tipo de cambio de esta última semana”.

“Evidentemente, la inflación es una figurita difícil. El Gobierno, en cierto modo, está reconociendo que no pudo ir al ritmo que inicialmente habían previsto. Están sincerando las metas, pero con una secuencia muy simple de seguir: 15, 10, 5. Del 15% para 2018, 10% para 2019 y, finalmente, 5% de inflación anual para 2020”.

“Si esto se cumpliese sería muy interesante dado que desaparece el impuesto inflacionario y la Argentina deja de considerar a la inflación como un ingreso más no legislado pero real, como lo es el impuesto inflacionario”.

“Respecto a la deuda, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, comentó que ésta crecerá hasta el 2021 y que, a partir de ese año, se amesetaría. También sostuvo que ahora se están tomando tasas muy bajas de interés para esta deuda, lo cual es positivo. Al mismo tiempo aclaró que esa deuda va a infraestructura y gasto social, o sea que tiene un uso genuino e interesante”.

“Caputo también insistió en que no hay que mirar tanto la tasa de LEBAC, sino más la tasa de riesgo país que hace referencia a cómo nos miran de afuera. Esa es la tasa más relevante para mostrar que el sendero es positivo”.

“En definitiva, fue una conferencia de prensa en la que no hubo mayores novedades salvo por este ajuste a las metas y sinceramiento, unidad del equipo y convicción de seguir trabajando en temas de inflación. Y, si bien no se habló específicamente, también hubo una convicción de llegar a las metas fiscales que se vienen cumpliendo este año y se van a ir dando, según el Gobierno a futuro: esencialmente, bajar 1% el PBI por año en lo que se refiere al déficit primario”.

“Evidentemente, esta es una cuestión muy relevante porque la crítica que se le viene haciendo durante estos dos años al Gobierno es que está trabajando por el lado monetario pero le cuesta trabajar por el lado fiscal y de reducción de gasto público, por lo que la inflación no logra bajar mucho más”.

“Se alinearon los planetas en el sentido de que se debe seguir trabajando en la línea fiscal de conducta más austera en lo que se refiere a déficit”.

“Habrá muchos análisis y puntos a discutir sobre esta conferencia de prensa. Por mi parte, tengo la impresión de que confirma la dirección del Gobierno que hasta ahora ha sido correcta pero quizás genera ansiedad al no tener estas metas más rápido”.


Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Argentina merece una transición ordenada y el que tiene esa responsabilidad es Macri

El que mejor puede definir lo que pasa (en la Argentina) es Dante Panzeri, que tuvo una frase fantástica cuando dijo que 'el fútbol es la dinámica de lo impensado'. Acá, la Argentina es la dinámica de lo impensado. La opinón Sergio Berensztein

Ver Más