Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Relaciones internacionales, intensas

Al recibir en la Casa de Gobierno a su par de la Federación Rusa, Vladimir Putin, quien cumple una visita oficial a la Argentina, Cristina Kirchner pidió "impulsar la reforma de organismos que no han dado respuestas a lo que está pasando" en el mundo, buscando "soluciones equitativas" para las naciones.


Ambos presidentes se manifestaron además en favor de la reforma de los organismos internacionales que no brindaron soluciones a distintos conflictos, dado que las visiones de los países al respecto son "muy cercanas", destacó Putin.


El presidente ruso abogó por que los acuerdos bilaterales en materia nuclear con fines pacíficos sirvan para "crear una base para una cooperación sólida en esta esfera".


El mandatario ruso aseveró que su país "coopera en todos los sectores" con Argentina, y que el "volumen de intercambio creció más del 16 por ciento", con "mucho potencial adicional para amplificar nuestras relaciones comerciales", agregó.

¿Salvavidas chino?


Asimismo, entre los encuentros internacionales de la semana pasada, el más resonante fue la visita del presidente chino, Xi Jinping, con quien se firmaron acuerdos que incluyen el financiamiento para construir dos represas hidroeléctricas en Santa Cruz; un crédito por 2.100 millones de dólares para renovar la empresa Trenes Argentinos Cargas y Logística (ex Belgrano Cargas); un `swap` por 11.000 millones de dólares, y un convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones, entre otros compromisos.


También, en la reunión entre ambos jefes de Estado realizada el viernes 18 de julio en la Casa de Gobierno se realizó la suscripción de 20 convenios bilaterales, a los que se sumaron la firma de 28 acuerdos o preacuerdos comerciales entre empresarios argentinos y chinos por 1.500 millones de dólares.


Con el BRICS


La última cumbre del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) dejó algunas conclusiones respecto del rol que desean desempeñar estos estados en la estructura de la sociedad internacional.


Como invitada, la presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, junto al ministro de Exterior, Héctor Timerman, y sus funcionarios de Economía e Industria aprovecharon la ocasión para hablar sobre la contienda legal con los “fondos buitres” y la soberanía de su deuda.


La presidenta Cristina Kirchner descartó la posibilidad de ir al default, al señalar que la Argentina "va a seguir pagando", ya que "es un país solvente y que está convencido de honrar sus deudas".


"La Argentina no va a defaultear su deuda. El default es dejar de pagar y sólo lo puede declarar el país que no paga. Pero la Argentina va a seguir cumpliendo con sus obligaciones, porque es un país solvente y está convencido de honrar sus deudas", sostuvo.


No obstante, aclaró que sólo va a "negociar dentro de la ley", por lo que invitó a los denominados fondos buitre a "entrar al canje para pagarles en condiciones justas", al tiempo que marcó como "imprescindible" un "nuevo ordenamiento financiero global".


Nuevo Banco de Desarrollo


En su primer gran acuerdo de relevancia, las potencias emergentes agrupadas en torno al acrónimo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se han rebelado esta semana contra la hegemonía de Estados Unidos y Europa en las finanzas globales, representada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Frustrados por no conseguir en dichas instituciones la representación que se merecen sus economías, los BRICS crearon el martes en la ciudad brasileña de Fortaleza su propio Nuevo Banco del Desarrollo, que financiará proyectos de infraestructuras en sus países miembros y en otras naciones emergentes.


Con un fondo de 50.000 millones de dólares (37.000 millones de euros) para tales fines y otro de 100.000 millones de dólares (74.000 millones de euros) para hacer frente a posibles crisis de liquidez, este organismo pretende competir con el FMI y el BM. Así lo asegura la agencia estatal de noticias china Xinhua, que, en un editorial, lo saluda como una "útil y esperada alternativa a las instituciones de las finanzas globales dominadas por Occidente".