Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¡SAS! ¡SAS! En 24hs te convertís en emprendedor

El Senado aprobó por unanimidad y sancionó la Ley de Emprendedores que busca alentar el nacimiento legal de empresas y la promoción de una alternativa para generar puestos de trabajo mediante una nueva figura jurídica: Las Sociedades de Acción Simplificada (SAS). 


Los pasos que necesitaba hasta hoy un emprendedor para constituir legalmente una empresa estaban relacionados con trámites burocráticos tales como: aprobar el estatuto, obtener el CUIT, certificar los libros societarios, abrir una cuenta bancaria. Estas actividades eran lentas y tediosas para la mirada de un emprendedor.


El tiempo requerido distaba abismalmente del espíritu emprendedor. El emprendedor necesita tomar decisiones con agilidad. Si bien convive permanentemente con burocracias innecesarias, las detesta. 


Conociendo bastante a este fascinante sector de emprendedores argentinos, puedo afirmar que durante el tiempo tradicional de constitución de una sociedad, posiblemente ellos cambiaban varias veces su idea de negocios original. Incluso innumerables ocasiones mataban operativamente a la empresa antes de su nacimiento legal.


Los emprendedores entre otras tantas cosas necesitan agilidad para la toma de decisiones pues en innumerables casos sus modelos de negocios cambian permanentemente, pues las reglas de juego son las que cambian de un día para el otro. 


Esta capacidad de adaptación permanente y necesidad de tomar decisiones estratégicas casi todos los días de la semana es una de las claves que lo diferencian de una corporación. 


De acuerdo a como veo el mercado, hace algunas décadas atrás el emprendedor buscaba tener una gran empresa. Tenía una idea y se lanzaba a construirla generando inversión en equipos y nuevos puestos de trabajo. Por su puesto asumían consciente o inconscientemente una estructura robusta de costos fijos. 


Esas decisiones empresariales bien tomadas ayer, hoy les generan fuertes dolores de cabeza, pues cuentan con grandes plantillas de personal y poca capacidad para tomar las decisiones ágiles en un mercado tan cambiante. 


Es por eso, que los emprendedores de hoy prefieren estructuras más pequeñas, ágiles, con costos variables en función de sus ingresos. 


Las reglas de juego cambian permanentemente, los emprendedores necesitan estructuras que se adapten a esas reglas de juego. Por supuesto que nada puede hacerse sin compromiso a largo plazo ni mirada de perdurabilidad.


¿Cómo relaciono este razonamiento con la Ley de Emprendedores? 


Directamente, pues esta ley en el fondo no viene a generar nuevos emprendedores, sino a alentar a formalizar a una gran cantidad de argentinos que ya vienen desarrollando sus emprendimientos en forma personal, y que ahora tienen la posibilidad de constituirse más fácilmente en empresa. 


Formalizarse les permitirá también contar con algunos colaboradores, generando nuevos puestos de trabajo formal. La ley no va a crear emprendedores, sino que va a ayudar a muchos a formalizase.


La ley también considera la posibilidad de disminución de la carga impositiva y el acceso a una interesante financiación para promover el crecimiento a estas empresas en sus comienzos. Como siempre será un gran desafío la correcta asignación de esos recursos y considerar lo que voy a plantear ahora para no caer en el círculo vicioso de siempre: 


Las empresas ya constituidas intentaran desarrollar sus negocios tradicionales mediante la creación SAS para acceder a ciertos beneficios. Es posible que situaciones tales como estas y otras vinculadas al “amiguismo” generaran en mediano tiempo la falta de confianza de los organismos de contralor. 


Organismos que van a necesitar instalar nuevos procedimientos de control y de esa forma volveremos a ser lentos y burocráticos, generarndo también descreimiento en los emprendedores que hoy se busca beneficiar. 


Una vez implementada la ley y constituida cada una de las “empreSAS”, será necesario considerar otros temas trascendentes para que estas mismas empresas recién constituidas puedan trascender en el tiempo y no morir rápidamente en el intento.


Si como país tenemos intenciones de crecer internamente en competitividad a través de la promoción de pequeñas empresas, es necesario que el emprendedor no piense solamente sobrevivir haciendo negocios coyunturales a la “como pueda”, sino en construir empresas. Para ello, considero que estos temas son relevantes para poner en agenda:


    Acceso al capital para expansión y crecimiento mediante apalancamiento financiero, con “costos de financiación bajos y transparentes”.


    Logística de distribución desde las economías regionales hacia los grandes centros comerciales.


    Precios competitivos alcanzados por volúmenes de producción. Esto requiere un análisis serio de costos a nivel nacional no solo de los productos en sí mismos sino también del costo del recipiente y los costos logística. 


    Desarrollo serio de las marcas para poder competir.


    Impacto del IVA en la gestión empresarial. Es prácticamente imposible pagar este impuesto en forma anticipada a cobrar la venta. Es sabido que muchas de las grandes empresas se financian con las pequeñas proveedoras. 


    Esta combinación de impuestos y plazos de cobranza destruye a la pequeña empresa.


Es necesario educar y capacitar fuertemente a los emprendedores en las alternativas existentes actuales y venideras. 


Bienvenida la Ley, los emprendedores necesitan aún más… ¡SAS! ¡SAS!   


Relacionadas

La chica que trabaja en casa necesita que le den una mano

Según la Organización Internacional del Trabajo, más del 80 por ciento de todos los trabajadores domésticos del mundo son mujeres. A su vez, 1 de cada 7 mujeres ocupadas en Latinoamérica trabaja en ese sector en donde las tasas de informalidad rondan también el 80 por ciento, con salarios por debajo del promedio general, jornadas extensas y sin acceso a la seguridad social. 

Dora Barrancos señala que en la Argentina, hacia 1895, la docencia y el servicio doméstico eran casi las únicas ocupaciones a las que las mujeres podían aspirar. El censo nacional de 1947, en una época en la cual el derecho a trabajar ya se había conquistado aunque no el derecho al voto para las mujeres, también...

Ver Más

Cada vez son más los capitales de riesgo que se animan a proyectos argentinos

El contexto actual resulta más seductor para que inversores posen su mirada en los emprendedores nacionales.

Ver Más

Cómo será la nueva edición de InnovatiBA 2017

Joan Cwaik y Santiago Sena son 2 de los principales emprendedores de la Argentina y este año tienen en sus manos junto a Equipo Bulat la organización del evento más importantes en materia de innovación y tecnología que se desarrollará en la Ciudad de Buenos Aires.

Ver Más

De pescadería de barrio a local de sushi y animé

Naomi Kanemoto y su marido son expertos en el mercado del sushi en el país y acaban de lanzar una propuesta innovadora.

Ver Más

Vestir tu maleta, un emprendimiento para viajeros

 Verónica Kolodesky tuvo una idea al ver a su hijo en el aeropuerto y se animó a llevarla a cabo. 

Ver Más

Claves para tener una buena imagen profesional

Una cuestión de imagen: La imagen que deben proyectar las personas que ejercen una profesión es de seguridad, confianza, respeto, autoridad, seriedad, en otros casos (dependiendo de la profesión) creatividad, con estructuras de pensamiento flexibles, innovador, exactitud, entre otras características.

La primera clave importante y desde allí arrancamos es -para ellas-: No mostrar mucho la piel ni las partes erógenas en el caso de la mujer, los escotes, las piernas, los dedos de los pies o los pies; las prendas muy ajustadas denotan provocación sexual, falta de profesionalismo, ligereza, irresponsabilidad, frivolidad,  informalismo, desconfianza.

Para ellos: No vestir camisetas de un equipo de fútbol, de rock, ir demasiado deportivos salvo que sea profesor de educación física o esté relacionado con esta área. Los rigurosos trajes oscuros o un look formal  proporcionarán todo lo ya dicho acerca de la seguridad, seriedad, confianza y respeto; de lo contrario dejarán mucho que desear. La segunda clave para la imagen profesional a tener muy presente es...

Ver Más

Columnista