Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

SEGÚN ECOLATINA, ARGENTINA ATRAVIESA LA SÉPTIMA RECESIÓN MÁS PROFUNDA DEL MUNDO

​La Argentina atraviesa este año la séptima recesión más profunda del mundo y la recuperación es más lenta de lo esperado, de acuerdo con el informe difundido hoy por la consultora Ecolatina.

"La retracción de 2,7% en nuestro PBI per cápita nos convierte en el séptimo país con peor performance económica en el mundo de acuerdo a las proyecciones del FMI, solo superados por Venezuela, Guinea, Irán, Nicaragua, Sudán y Turquía", aseguró Ecolatina.

La pertenencia de Argentina a este grupo "no solo es solo coyuntural, sino que es parte de un comportamiento histórico", advirtió la consultora.

En este contexto, observó que "cuando comenzó el año advertimos que la recuperación no sería rápida. Si bien el motor de la recesión de 2018 fue similar al de 2016 (significativo salto cambiario), la mejora en la actividad no tendría en la apreciación cambiaria el pilar que sí encontró en 2017".

"Como argentinos estamos acostumbrados a vivir en una economía extremadamente volátil. Esa volatilidad no solo es elevada sino que ha sido también un rasgo característico de nuestra economía a lo largo de las últimas décadas", detalló. 

El informe indicó que "desde 1950 el 35% de los años fueron recesivos, pero este promedio no da cuenta de casos puntuales". 

"Un argentino de 30 años pasó 40% de su vida en recesión y uno de 20 años pasó casi la mitad de su vida en esa condición. Estos números solo pueden ser comparados con los del Congo, Iraq, Siria o Zambia, países que difícilmente pueden ser llamados economías de mercado. En este sentido, no es descabellado decir que Argentina es la economía más volátil del mundo", agregó.

En cuando a qué podemos esperar para los próximos años, la consultora sostuvo que "de cara al próximo ciclo presidencial la performance económica dependerá de la capacidad del gobierno electo de disipar las dudas respecto al repago de la deuda pública".

El actual esquema de pagos con el FMI establece que Argentina debería pagar US$ 52 mil millones entre 2021 y 2023 y se descuenta que el país no podrá recurrir al mercado para tomar deuda en esa magnitud.