Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Siguen siendo los UVA una buena opción?

Por Daniel Maselli

A partir del año 2016, con la llegada al gobierno de Mauricio Macri, se empezó a instalar la idea de que el sistema de créditos en Argentina debía cambiar. El crédito hipotecario había sido una materia pendiente en nuestro país durante la década kirchnerista, ya que las tasas eran muy altas debido a una inflación también elevada, donde no acompañaban una relación saludable entre cuota e ingreso. Es por eso que el macrismo decidió implementar un plan similar al que funciona en Chile desde 1967, el cual permite un ahorro pese a la suba de precios y permite dar créditos a la vivienda.

 
El secreto del éxito de la UF (Unidad de Fomento aplicadas en Chile) en su momento, o de la UVA ahora, es que permite generar un mercado de crédito a largo plazo, imprescindible para que se muevan los préstamos hipotecarios en épocas de alta inflación. Las familias argentinas saben de sobra que cuando la inflación es alta los créditos hipotecarios se tornan inalcanzables o directamente desaparecen, como ocurrió entre 2008 y 2016. O los utilizan las familias de altos ingresos, apostando a que la inflación les va a licuar las cuotas.


Desde fines de abril se vivió una corrida cambiaria que alertó a muchas familias y economistas sobre qué puede suceder con los créditos hipotecarios ya otorgados y los que se van a otorgar en un futuro, ya que el capital adeudado aumenta, la inflación sigue su camino alcista y los precios de las propiedades continúan subiendo.
 
La realidad es que es cierto que el capital adeudado aumenta, pero solo lo hace nominalmente, ya que en términos reales, ajustados por inflación o medidos en cantidad de salarios, el capital adeudado se reduce todos los meses a medida que se pagan las cuotas.
 
El hipotecario UVA ajusta la cuota a la par de la inflación. Y como se supone que los ingresos de las familias acompañan la inflación, la ración del salario que se reserva para pagar la cuota del crédito es constante o muy parecida a lo largo del crédito. Es decir, una familia deberá destinar el 30% de sus ingresos a pagar la cuota 1, la 40 y la 120.


Propongo el siguiente ejercicio para corroborar lo mencionado anteriormente. Si nos trasladamos un año atrás la cuota inicial de un crédito tomado ante el BNA por un departamento de 50 m2 promedio en CABA era de $5.135, necesitando demostrar ingresos por $20.066 para ser sujeto de crédito. Actualmente, la cuota cero para comprar esa propiedad con una hipoteca en el mismo banco asciende a $12.354 demandando un ingreso demostrable de 48.276 pesos.


Ahora bien, teniendo en cuenta estas dos bases para el otorgamiento de un crédito UVA, podemos decir que el individuo que lo tomo hace un año contra uno que lo hace actualmente para adquirir el mismo inmueble aumentó un 140 por ciento.


La cuota actualizada de quien tomó ese crédito hace un año creció en un 25% aproximadamente y la cuota del crédito tomado hace un año atrás, es menor de 35% al alquiler promedio de una propiedad similar. Los $12.354 de cuota inicial de un crédito que comience hoy, es un 23% superior al alquiler.


Los números no mienten: quien tomó un crédito hipotecario hace un año, su cuota es inferior en un 35% al alquiler actual y adeuda un año después el 56% del valor actual de la propiedad frente al 80% que representaba un año atrás y disminuyendo su deuda en dólares un 23 por ciento.

Relacionadas

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

Economistas opinan sobre los efectos del acuerdo con el FMI en la economía real

Distintas miradas respecto del impacto de la decisión del Gobierno. 

Ver Más

Qué pasará con la inflación este 2018

El economista Dante Sica entiende que el piso será muy similar al del año anterior.

Ver Más

Créditos UVA 2018, no es 2017

Argentina es un país con muy poco crédito de largo plazo. Nuestro crédito hipotecario representaba solo 0,5% del PBI en 2015. Hoy está más cerca de 1%. Mientras que en otros países de la región es de 15%/20% del PBI. El camino por recorrer de Argentina es mucho en esta materia.

En 2016 el impulso los créditos hipotecarios que ajustan por inflación (UVA-Unidad de Valor Adquisitivo-) fue la gran novedad. Sin embargo, el ingreso masivo a tomar este tipo de préstamo se logró en 2017, con la inflación no tan disparada y la economía recuperándose. 

En 2018 sigue firme la demanda de créditos. Pero es necesario marcar las diferencias del contexto 2017 y 2018. Hay 4 factores a los cuales hay que tener en cuenta.

Ver Más

Más aumentos: en junio suben el transporte y las prepagas

El boleto mínimo de colectivo alcanzará los diez pesos.

Ver Más

Columnista