Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Sin la moda de las Lebacs: ¿comienza la vuelta del crédito?

En los primeros meses de  2016 las tasas de rendimiento de las Lebacs hicieron que los bancos puedan tener rentabilidad sin mucho por arriesgar. Prestarle al BCRA tiene riesgo de impago casi nulo. Con tasas de interés que llegaron al 38% anual las entidades financieras fueron a seguro. Y acumularon colocaciones en Letras del Central (el máximo fue de 340.000 millones de pesos). 

El diferencial de tasas entre prestarle a un privado vía crédito personal  y darle los pesos al BCRA era ínfimo. Y el riesgo que se tomaba era muchísimo más bajo (más teniendo en cuenta el año recesivo). Además,  después del acuerdo con holdouts, el dólar y la expectativa de devaluación estaban bajo control. Por ello, era un negocio asegurado.

A medida que los datos de inflación mensual mostraron una baja significativa (promediando agosto y septiembre), el BCRA comenzó a bajar las  tasas de interés.  A fin de año el rendimiento  había descendido a 24,75% anual (para la Lebacs de menor plazo).

Rentabilidad de los bancos

Esto se tradujo en menor rentabilidad de los bancos. En el último informe del BCRA sobre bancos muestra que la rentabilidad en el último trimestre de 2016 bajo a 2,8% (ROA). Comparado con el 4,3% del primer trimestre de  2016.

En el último cuatrimestre del año 2016 comenzó a ser más rentable prestarle al sector privado (tomando un poco más de riesgo). Desde el mes de septiembre el crédito en las líneas de adelantos, documentos, créditos prendarios y personales creció por encima de la tasa de inflación mensual. 

Una gran diferencia


El régimen actual es distinto al anterior. Porque el BCRA garantiza el premio al ahorrista teniendo una tasa de interés real positiva .Y a su vez ha venido bajando la tasa de los préstamos - por efecto de la baja de inflación-. Antes los bancos pagaban una tasa de interés negativa en términos reales. Eso era ir contra del capital del ahorrista.

El sesgo antinflacionario de la política monetaria fue muy costoso al comienzo. Tuvo su efecto negativo sobre la tasa de actividad (especialmente en el primer semestre de 2016). Pero en el mediano plazo incentiva a los ahorristas a depositar sus fondos dentro del sistema financiero. Ya que les paga una tasa de interés real positiva. Y cumple el doble rol de reducir la inflación y de contribuir al crecimiento del  crédito. 

Este movimiento “tibiamente” se está apreciando en los números. Los créditos prendarios en promedio tienen una tasa de interés 18,8% anual. Hace un año era 11 puntos básicos mayores. Los hipotecarios bajaron más de 3 puntos y los documentos pasaron 33,5% en Febrero de 2016  a 22,5% en la actualidad.  

En los que va de 2017 los créditos prendarios y personales se incrementaron 6,1% y 6%, respectivamente. Esto es un número por encima de inflación. Mientras los créditos hipotecarios lo hicieron en 3,1%. Sin dudas hay una reactivación de la economía via crédito.

BCRA más creíble

La última licitación de Lebacs mostró que los suscriptores aceptaron tasas de interés más bajas y estiraron los plazos de colocación (de 55 días promedio a 77 días). Es fundamental que se estiren los plazos de vencimientos de este instrumento. Eso demuestra que aumenta la credibilidad del BCRA.

Asimismo, debido a la baja de tasas de interés hoy los depósitos a plazo fijo comienzan a competirle nuevamente a las Lebacs. Si la tasa de inflación sigue en el sendero esperado por el BCRA. Veremos un mayor incremento de los depósitos a plazo y esto se traducirá en más crédito para el consumo y la producción. 

Relacionadas

¿Siguen siendo los UVA una buena opción?

A partir del año 2016, con la llegada al gobierno de Macri, se empezó a instalar la idea de que el sistema de créditos en Argentina debía cambiar. El crédito hipotecario había sido una materia pendiente durante la década kirchnerista, ya que las tasas eran muy altas debido a una inflación también elevada, donde no acompañaban una relación saludable entre cuota e ingreso. Es por eso que el macrismo decidió implementar un plan similar al que funciona en Chile desde 1967, el cual permite un ahorro pese a la suba de precios y permite dar créditos a la vivienda. Veamos si tras las turbulencias aún es una opción.

Ver Más

Créditos UVA 2018, no es 2017

Argentina es un país con muy poco crédito de largo plazo. Nuestro crédito hipotecario representaba solo 0,5% del PBI en 2015. Hoy está más cerca de 1%. Mientras que en otros países de la región es de 15%/20% del PBI. El camino por recorrer de Argentina es mucho en esta materia.

En 2016 el impulso los créditos hipotecarios que ajustan por inflación (UVA-Unidad de Valor Adquisitivo-) fue la gran novedad. Sin embargo, el ingreso masivo a tomar este tipo de préstamo se logró en 2017, con la inflación no tan disparada y la economía recuperándose. 

En 2018 sigue firme la demanda de créditos. Pero es necesario marcar las diferencias del contexto 2017 y 2018. Hay 4 factores a los cuales hay que tener en cuenta.

Ver Más

Créditos hipotecarios: ahora se podrán pedir para una segunda vivienda

El Banco Ciudad lanzó una nueva línea que incluso puede usarse para arreglos en propiedades.

Ver Más

Banco por banco: cómo son los créditos hipotecarios UVA

17 entidades ofrecen montos que van desde los 80 mil dólares hasta los 800 mil. Gráfico.

Ver Más

El modelo económico que busca impulsar el macrismo

Los créditos hipotecarios son la base de una reforma de raíz que busca afianzarse políticamente en los argentinos.

Ver Más

Más argentinos buscan llegar a la casa propia

La opción de comprar vuelve al juego con los préstamos y provoca que cada vez haya menos inquilinos en la Ciudad.

Ver Más

Columnista