Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Standard and Poor's bajó la nota de la deuda argentina

La agencia internacional Standard & Poor's redujo la calificación crediticia de la Argentina en moneda extranjera y local a B desde B+ y advirtió que podría volver a recortarla si el Gobierno no continúa el ajuste y si "acontecimientos políticos negativos inesperados" dañan más la confianza de los inversores.

En cuanto a las proyecciones, la compañía estimó que el PBI se contraerá 2,5% este año y casi 1% en 2019, antes de recuperarse modestamente en 2020. "Es probable que la inflación se sitúe alrededor de 44% y podría caer solo gradualmente hacia 25% en 2019", calculó la calificadora.

La agencia estimó que la deuda neta superará el 80% del PBI este año, desde 50% en 2017. "Ha habido una erosión del perfil de deuda de Argentina, de la trayectoria de crecimiento económico y de la dinámica de inflación tras los reveses en la implementación de su desafiante programa de ajuste económico", aseguró la firma.

En su informe, explicó: "Bajamos nuestras calificaciones soberanas de largo plazo de Argentina en moneda extranjera y en moneda local a B desde B+ y confirmamos nuestras calificaciones de corto plazo en moneda extranjera y moneda local de B".

"La perspectiva de las calificaciones de largo plazo es estable con base en nuestra expectativa de que el gobierno implementará medidas fiscales, monetarias y de otro tipo para estabilizar la economía durante los próximos 18 meses", señaló.

"Podríamos volver a bajar las calificaciones durante los próximos 12 meses si acontecimientos políticos negativos inesperados o la implementación irregular del programa de austeridad económica del gobierno daña más la confianza de los inversionistas, empeorando el acceso del gobierno al financiamiento de mercado y presionando potencialmente la moneda, lo que afectaría la dinámica de inflación", alertó la compañía.

Pese a las advertencias, la calificadora estimó que "la combinación de menores necesidades de financiamiento, descenso de la inflación y tasas de interés y las expectativas de continuidad en políticas económicas clave después de las elecciones nacionales de octubre de 2019, podrían sentar las bases para la recuperación económica y contener la vulnerabilidad externa".

"Las percepciones de que el compromiso del soberano con el programa de ajuste económico podría titubear después de las elecciones nacionales de 2019 crearían una dinámica de mercado desfavorable similar, que podría dar por resultado elevadas tasas de interés por un tiempo prolongado", sostuvo.

Además, indicó que "el deterioro resultante en el perfil financiero del soberano y en su acceso a liquidez para refinanciar vencimientos de deuda podría llevar a una calificación más baja".

"Podríamos subir las calificaciones en los próximos dos años si la implementación exitosa de las políticas lleva a un descenso más rápido de lo esperado en la inflación, a mayor estabilidad cambiaria y a una recesión menos profunda de lo que se prevé", remarcó.

Por último, consideró que "las expectativas de continuidad en las políticas económicas tras las elecciones de 2019, podrían revertir el reciente deterioro del perfil fiscal, monetario y de deuda de Argentina, así como mejorar sus perspectivas de crecimiento de largo plazo del PBI".