Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Trabajo y Sentimientos – PRIMERA PARTE

"Deberíamos ser más inteligentes emocionalmente…". Hoy día estamos bombardeados por recomendaciones de ese estilo en el ámbito del trabajo. Todo parece aplicable: desde las sugerencias populares de autoayuda hasta los conceptos más novedosos del repertorio de “competencias emocionales” de la disciplina teórico-práctica del Management.

Sin embargo, seguimos viendo personas que no pueden lograr sus deseos por más “ley de atracción” con la que se obsesionen, y seguimos viendo jefes poco sagaces en los vínculos interpersonales.

Es que, sí, ya tenemos claro que debemos ser inteligentes emocionalmente… pero la pregunta es: ¿Cómo lograrlo?

Trabajo y sentimientos parecen dos ámbitos contradictorios. Sospecho que esto se debe al paradigma posterior a la segunda revolución industrial. Por culpa de esta visión del mundo, a lo largo del último siglo y pico los seres humanos hicimos del trabajo y de las emociones dos universos disjuntos. Pero nuestra conducta en el trabajo no está exenta de los mismos procesos cerebrales-emocionales que, sea en el ámbito que sea, participan de nuestras decisiones.

Uno de mis aportes como ingeniero ha sido comprender (y explicar) las emociones como resultado de un complejo conjunto de procesos y sistemas que hacen a la operación de nuestro cerebro. Las emociones funcionan siempre al mismo nivel de la razón que se nos exige en un trabajo, pero nunca por debajo.

La gestión de las emociones es algo de lo más transversal que existe: no hay actividad humana que no esté atravesada por las emociones.

Otro de mis aportes ha sido empeñarme en derribar mitos. Algunos de los mitos que más difícil me resulta vencer cuando soy convocado en el mundo de las organizaciones cobran identidad a partir de frases como éstas: "Las emociones son cosa de mujeres", "Las emociones son cosas de chicos" o "Las emociones y la razón se oponen".

Con toda la contundencia de las investigaciones más recientes sobre el cerebro, es necesario que entendamos que los sistemas cerebrales que ejecutan emociones funcionan en conjunto con los sistemas que nos permiten razonar (el lenguaje, la memoria semántica, los procesos cognitivos) y también junto con los sistemas más profundos que regulan nuestro cuerpo sin intervención nuestra (latido cardíaco, respiración y demás).

Nunca tomamos decisiones sin procesos emocionales. Ni siquiera la decisión que más puramente racional te parezca. Los sistemas que detonan nuestras motivaciones y sentimientos operan por debajo del nivel de nuestra consciencia y están transversalmente presentes en todos los hombres y mujeres del planeta.

Cuando decimos que alguien es “frío y calculador” en el trabajo no debemos implicar que no tiene sentimientos, porque esto es un sinsentido. Semejante apelativo debe entenderse así: con su carácter, esa persona logra administrar sus sistemas internos inhibiendo ciertas respuestas expresivas. Lo sepa esa persona o no. (No es necesario saber cómo funciona la electricidad para administrar los distintos electrodomésticos de una casa, ¿verdad?)

¿Y qué pasa con la gente que se comporta de forma totalmente opuesta? Me refiero a aquellos empleados que son sumamente emocionales. ¿Existe alguna relación directa comprobable entre la emocionalidad en el trabajo y la productividad o el clima laboral?

Me gustaría evocar primero a aquellos que hacen el trabajo con amor, así dejo al descubierto distintos sistemas del cerebro sin demoras. Por más que en nuestra jerga cotidiana utilicemos la palabra amor como un comodín, para el cerebro no existe un único tipo de amor. Son distintos procesos cerebrales (involucrando estructuras particulares de neuronas y neurotransmisores) los responsables de las experiencias afectivas positivas: por ejemplo, ciertos circuitos se encienden a la hora de sentir amor por una pareja (en el cual la sexualidad está inexorablemente activada); mientras que son otros los circuitos que hacen a nuestro instinto de cuidado parental (lo que podemos denominar “amor de padres”). Por su parte, la pasión por el trabajo enciende fundamentalmente otros tres sistemas cerebrales diferentes: el circuito de Recompensa, el sistema que busca nuestra Autosuficiencia y los mecanismos de Comparación social.

Al igual que la palabra “amor”, un “buen clima laboral” es una terminología que debe desambiguarse comprendiendo que son éstas las distintas respuestas internas de nuestro cerebro a los diferentes estímulos. Cuando el cerebro interpreta que en el entorno del trabajo hay amenazas, su performance resulta muy inferior a cuando interpreta un escenario donde cumplir objetivos y ser recompensado a cambio. Construir un ecosistema laboral positivo literalmente promueve resultados; las evidencias científicas lo avalan.

Así que debemos sincerarnos de una vez por todas con nosotros mismos en el mercado del trabajo: no es posible construir una organización sin afectividad.

CONTINUARÁ…

Federico Fros Campelo es Ingeniero Industrial e investigador de los procesos cerebrales de las decisiones, las emociones y el consumo.
(El presente ensayo es una cortesía, fragmento de su último libro, Somos lo que Sentimos – El ser humano pensante y emocional).
@froscampelo - www.federicofroscampelo.com

Relacionadas

5 claves para ser más feliz en su trabajo

No importa cuánto le apasione su negocio, el estrés, las largas jornadas y las preocupaciones pueden dejarle una sensación de infelicidad. "Pasamos demasiado tiempo en el trabajo como para no estar felices en él", dice Beth Thomas, autora de "Powered by Happy: How to Get and Stay Happy at Work". Ser infeliz en el trabajo no sólo afecta su sentido del humor, sino también su productividad, destaca un artículo escrito por Lisa Evans en el sitio soyentrepreneur.com. A continuación, la autora comparte algunos consejos para traer la alegría a su espacio laboral y mejorar el desempeño de su empresa. Veamos.

Ver Más

Protocolo y vestimenta para tener éxito en una entrevista de trabajo

Una de las tantas preguntas que uno se hace antes de tener por primera vez en un nuevo -posible- trabajo es ¿Como me tengo que vestir?. Si bien se debe presentar una imagen cordial y prolija, también tiene que representar a la personalidad de cada uno. No se debe fingir algo que no es y tampoco lograr captar la atención de la persona que entrevista.  Aunque para muchos el vestir sea un detalle más, para otros es la primera impresión de la persona que van a contratar. Para ello, una de las recomendaciones es investigar sobre el empleo al cual se está postulando en cuanto a la indumentaria: si tienen algun uniforme, si hay ciertas prendas que están “prohibidas”, si predomina el estilo de vestir...

Ver Más

El efecto cárcel en la innovación

Muchos concuerdan en que para estimular la creatividad se necesita contar con un clima estimulante, un entorno de colaboración y multidisciplinario, un buen liderazgo, distensión, un poco de diversión y por sobre todo un espacio en donde no se juzguen las ideas. Pero la creatividad, esa cualidad humana que consiste en generar cantidad y diversidad de ideas, también es estimulada a partir de las situaciones más extremas, en donde incluso la necesidad y la urgencia permiten generar un entorno “ideal” para ella.  Estar privado de la libertad en un espacio confinado y con un clima hostil, son los aspectos que observamos como aparentes limitantes pero, por el otro lado, los reos cuentan con tiempo ocioso y necesidad de hacer o lograr algo que los mantiene enfocados hora tras hora, día tras día en su objetivo. Y no solo se trata de la idea, sino sobre cómo luego materializar la misma, es decir, hacer que la misma sea viable con los recursos escasos que poseen. Y esto da lugar a la innovación, que consiste en llevar las ideas a la práctica. Haciendo un repaso histórico, uno de los primeros casos que viene a mi mente es el del famoso convicto John Dillinger, quien en la década del 30 construyó un arma falsa a partir de un...

Ver Más

Un nuevo lanzamiento de Apple, ahora con Goldman Sachs

El gigante de la manzanita lanzará una nueva tarjeta de crédito.

Ver Más

La primera planta de coprocesamiento de neumáticos en desuso del país está en Jujuy

La planta fue inaugurada en la localidad jujeña de Puesto Viejo, a través de un convenio a favor del medio ambiente entre la empresa cementera Holcim y el gobierno provincial, siendo la primera del país de este tipo.

Ver Más

Se redujo el número de los juicios laborales

De acuerdo con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, la baja se debe a la instalación de más comisiones médicas.

Ver Más

Columnista