Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Una recuperación económica lenta que mejora en 2018

Especialistas analizaron la situación actual y se mostraron entusiastas respecto de los resultados que se obtendrán el próximo año.


"Pensábamos que la recuperación económica iba a ser más rápida". Esa fue la frase que la semana pasada pronunció la vicepresidenta Gabriela Michetti, que admite así que los números de la economía actual no son los que el gobierno esperaba.


Ahora, con las elecciones a cuestas, las noticias tampoco resultan alentadoras aunque los especialistas están convencidos de que en 2018 el panorama por fin comenzará a mejorar.


De acuerdo con el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, que se nutre de proyecciones de las consultoras, habrá una evolución del PBI de 2,7% este año. “En tanto, los analistas del mercado continúan proyectando tasas de crecimiento del PIB de 3,0% para 2018 y de 3,2% para 2019", de acuerdo con la nota publicada por Infobae.


Por su parte, el economista Miguel Kiguel estima un crecimiento de entre 3 y 4 por ciento para 2018, por encima de las estimaciones de 2017, con una mejora de 8% en la inversión y una recuperación de 3% en el consumo.


"Cuando la economía empieza a andar es más fácil mantener el crecimiento que frenar. Y a diferencia del gobierno anterior, ahora hay crédito externo que antes no había", advirtió Kiguel.


Asimismo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confió en que en 2018 Argentina crecerá "seguramente por encima del ritmo al que crecerá este año, que es 3%" y destacó que la inflación bajará y que la reducción del déficit fiscal cumplirá la meta oficial de 3,2% del PBI.


Desde Analytica los especialistas detallaron que la recuperación de la actividad doméstica es lenta. "Argentina registra el mismo nivel de actividad que en el primer trimestre de 2012 pero con menores exportaciones, menor inversión y mayor consumo público y privado", aseveraron.


Respecto de la evolución del consumo, dijeron que si bien se registró una evolución positiva en el primer trimestre de 2017, se debió al ingreso de productos importados, por lo que "no impacta significativamente en el PBI debido a su elevado componente importado". De hecho, advirtieron, “es contraproducente desde el punto de vista del equilibrio macroeconómico: si el consumo crece por encima del Producto (como se observó en primer trimestre de 2017), la participación de este componente en el PBI crece; incluso podría ubicarse por encima de los máximos históricos registrados en 2015".


La consultora Ledesma fue otra de las firmas en dar su opinión e indicó que "el nivel de actividad promedio de los primeros cinco meses de 2017 se ubicaría 1% arriba del correspondiente al mismo período de 2016 y prácticamente al mismo nivel que el del lapso comparable de 2015".


"Los datos de nivel de actividad del primer semestre y sobre todo los del segundo trimestre, mostrarán una actividad económica que ya se puso de pie y empieza a recuperar terreno perdido, fuerte dinamismo de la inversión mediante. Esto último no es un dato menor, porque aporta buenos augurios respecto de la sustentabilidad de esa dinámica", finalizó.


Relacionadas

Primer dato: la Argentina está cambiando

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo. Segundo dato: la bomba no explotó. A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

El plan de reformas de Mauricio Macri: los 10 "mandamientos" que presentó en el CCK

El presidente encabezó una reunión multitudinaria para presentar su plan de reformas con la tributaria, la previsional y la laboral al tope de la agenda.

Ver Más

El Gobierno sigue sin poder controlar la inflación

Pese a que desde el macrismo esperaban conseguir que baje a un digito pronto, ahora ya hablan que será recién después de mayo.

Ver Más

Economías regionales en alerta: sólo 4 de las 18 tienen buenas noticias

Desde Coninagro alertaron sobre la situación y llamaron a la construcción de políticas públicas a largo plazo.

Ver Más

10 coincidencias con las políticas de inicios de los 90

A más de 20 años de su primer paso como ministro de Economía y de 15 de su intento de querer salvar las papas de un Gobierno debilitado más por sus desaciertos políticos que por el deterioro de la economía que provocó uno de los peores escenarios internacionales con precios de las materias primas inferiores hasta la tercera parte de los actuales, algunas declaraciones de Domingo Cavallo a un medio español generaron singulares reacciones encontradas a comienzo de la semana.

Claramente, si se recuerda que durante la gestión del "padre de la convertibilidad" predominaron un régimen de cambio fijo, en lugar de flotante como hoy, y las privatizaciones de las empresas prestadoras de servicios públicos, no tiene punto de comparación con el momento actual.

Pero si se analizan los principales ejes de la política económica del Gobierno de Cambiemos con los de los comienzos de los 90, aparecen más coincidencias que diferencias sustanciales, naturalmente adaptadas a momentos muy distintos, en lo interno e internacional.

Ver Más

Nobel al empujoncito

El lunes se conoció que el Nobel de Economía es para Richard Thaler, uno de los pioneros de la economía del comportamiento, pero lo más importante para esta columna, uno de los culpables de incluir el empujoncito en la política pública.

¿Qué es el empujoncito? Un empujoncito, o “nudge” es rediseñar ciertas actividades del día a día para que, modificando los incentivos a los que nos enfrentamos, podamos tomar decisiones que generen una mejora a nivel agregado. Más simple: es una nueva manera de hacer política pública, sin decir qué hacer sino modificando el entorno para que nosotros elijamos “mejor” qué hacer.

Ver Más