Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Vivir sin aire...

Por Alejandro Fidias Fabri

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie humana pueda lograr algo mejor de la vida. Pero extrañamente depositamos estos deseos en las autoridades políticas, no en nuestras propias acciones diarias.

Y es así que compramos un imaginario e improbable escenario: el país se está convirtiendo en un país ético, honesto y justo. O sea, vivimos sumergidos en la injusticia pensado que nos dirigimos hacia el mundo de los justos. De ciudadanos votantes hemos sido transformados en creyentes religiosos de una fe. ¿Acaso será un mundo de los justos aquél en el cual está naturalizado que los políticos que nos guían disfrutan de una calidad de vida que nos es vedada a nosotros? ¿Habrán sido tan hábiles e inmorales que han sabido secularizar el modelo de la Iglesia: pastores ricos y acomodados que guían a ovejas empobrecidas material y espiritualmente? 

Bien, pareciera ser que para el pensamiento ovino, un mundo pleno de oportunidades tiene que ser reducido a una estructura binaria: tengo que ser “un ser rentable y emprendedor” bajo un Estado del “sálvese quien pueda, pero parezcamos honestos aunque haya personas que pasen hambre” o, tengo que ser “un ser infantilizado” bajo un Estado “protector” que nos dice que somos sujetos de derecho pero no sujetos de deber, mientras también habrá personas que pasen hambre, y su verdadero y diabólico objetivo es robar sumas inimaginables de nuestros futuros. 

Hoy por hoy, con causa, escucho a muchos conciudadanos reclamar por la situación que estamos atravesando. Y lamentablemente también escucho a muchos otros decir que prefieren tener gobernantes que roben pero que le den un poco de ilusión de felicidad al pueblo. Y quizá aquí esté el pensamiento ovino: un pastor que habla de un mundo justo mientras representa la injusticia nunca te va a liberar de ser oveja; y otro pastor que supuestamente defiende causas sociales mientras roba los futuros, tampoco.

En una suerte de facilismo buscamos afuera lo que está adentro nuestro. Y mi respuesta personal es que las puertas del Paraíso están en nuestra conciencia moral. Y el Paraíso está en una comunidad de personas que nos hayamos atrevido a atravesar esas puertas, que no estemos conformes con lo que vemos y vivimos, y que nos sintamos agentes de cambio, cada uno en su vida cotidiana y con los seres que lo rodean. Esa mirada a nuestra propia y común ley moral nos ayudará a la coherencia humana de alinear pensamiento, palabra y acción. Podría no molestarme el hecho de que un gobierno se endeude, en tanto y en cuanto lo haga con un determinado plan de país para todos los ciudadanos. Cuando el plan posible parece ser solo el de sobrevivir, ahí si me molesta. Puede dolerme que un gobierno robe, pero me dolería menos si sintiera que hay una justicia justa que lo haga terminar en la cárcel. Sí me molesta escuchar a personas que digan con absoluta libertad y complacencia algo tan atroz como “roban, pero hacen”. No comprendo cómo no llegan a entender que cuando roban están robando el presente y el futuro de un país serio. Y este “a mí no me importa si robaron” lo he escuchado de personas que respetaba. Ya no me pregunto más en qué principios basarán sus profesiones y sus vidas, con qué cara le dirán esto a sus hijos.

¿Qué nos queda por hacer? Repensar el sistema imperante, repensar cuál es nuestro lugar individual dentro de este sistema y cuáles son nuestras propias acciones morales; y no esperar recibir de algún gobernante lo que nosotros mismos, como miembros de una especie superior, no sabemos encontrar. El estar atentos a “vivir sin aire” en el sentido de llevar al límite nuestras capacidades intelectuales, éticas y emocionales para lograr una verdadera comunidad.

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Columnista