Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿Y si la economía no fuera todo?

Por SERGIO SINAY 
“La única función de la predicción económica es hacer que la astrología parezca algo más respetable.” Aunque no lo parezca, esta idea fue expresada por un economista. Y no por cualquiera, sino por el canadiense John Kenneth Galbraith (1908-2006), uno de los más prestigiosos e influyentes del último siglo. Autor de obras de consulta permanente, como “La sociedad opulenta” o “El nuevo estado industrial”, Galbraith fue un hombre comprometido políticamente, muy cercano al partido Demócrata en Estados Unidos, y desconfiaba del poder omnímodo de los mercados así como del poder financiero que, carente de bases materiales concretas y de rostros que se puedan ver y registrar, termina por operar desde las sombras para determinar el destino de personas, sociedades y países.
Como dándole la razón a Galbraith es posible encontrar astrólogos que desarrollan su pensamiento con certezas y fundamentos más claros y cimentados que muchos economistas. Pruebas al canto, las obras de la psicoterapeuta junguiana británica Liz Greene, del fallecido Howard Sasportas, de Alexander Ruperti o de Bill Tierney. Al revés de tantos émulos de Casandra que deambulan por los pasillos de la economía, aquellos autores astrológicos no se proponen vaticinar el futuro, sino entender de qué modo y por qué razones las complejas energías que constituyen a una persona podrían desarrollarse o abortarse en el tiempo.
Aun así, prevalece un respeto por los oráculos económicos que no siempre se otorga a los astrológicos. Personas que no entienden de ninguna de las dos disciplinas suelen creer en la predicción económica y no en la otra. Resultados de esa opción son las burbujas financieras o inmobiliarias y las crisis cíclicas que, como los huracanes que conocemos en estos días, devastan periódicamente a familias y países. En esos casos los gobiernos corren a salvar bancos y emporios financieros mientras las personas quedan a la deriva. Nadie se hace cargo de la predicción triunfalista e irresponsable. Y es posible que los mismos predictores asomen, imperturbables, para explicar por qué las cosas sucedieron de ese modo y propongan una nueva solución profética que pagarán los mismos de siempre.
FUNDAMENTALISMO ECONÓMICO
Quizás sea oportuno reflexionar sobre todo esto ahora, cuando nos dicen que la economía está en pleno fortalecimiento, que no hay nubes en el horizonte, que solo falta que los inversores de desperecen, y que las estrecheces y albures que se puedan experimentar hoy son el preanuncio de la abundancia de mañana. Con una mirada que va más allá de números y estadísticas para incluir también a las personas y el paisaje social, hay pensadores que proponen miradas en las cuales la economía no se divorcia de la política concebida como articuladora del bien común, ni se desprende de la moral. Michael J. Sandel, catedrático de Ciencias Políticas en Harvard y autor del esclarecedor trabajo “Lo que el dinero no puede comprar”, dice al respecto: “En los últimos tiempos se impuso la idea de que basta conque la economía funcione, y eso es un error. No se puede pensar que el mercado establece por sí mismo la justicia y la equidad. La fe en el mercado ha eliminado cualquier debate público sobre la ética y la justicia”.
Se le atribuye a James Carville, estratega de la campaña que llevó a Bill Clinton a la presidencia de Estados Unidos, la paternidad de la frase: “¡Es la economía, estúpido!”. Una síntesis brutal de la idea hoy predominante de que la economía determina el resto de la vida. Un tipo de pensamiento reduccionista, que concibe una sola posibilidad económica. La de mercado. Esto deja a cada individuo librado a su suerte. Se dice que cada quien ofrecerá y comprará lo que pueda o necesite y que ese libre juego de oferta y demanda equilibrará los precios, la producción y todos los demás factores. Se insiste en la autorregulación (como si se jugara un partido de futbol sin árbitros o se quitaran los semáforos en las calles de una ciudad populosa o las barreras en los pasos a nivel) y se subraya la idea de que en esto anida la libertad. El juego tiene un único problema. No empieza de cero para todos. De manera que la libertad es para quien pueda jugar. Hay muchos que quieren y no pueden. Esos quedan afuera. Cuando se observan las cifras de hambre y de pobreza en casa y en el mundo (donde las más recientes muestran un implacable crecimiento), es posible deducir que los imposibilitados para el juego son demasiados.Por esta cuestión es que el filósofo francés André Comte-Sponville señala que la política debe contener y regular a la economía, la justicia debe contener y regular a la política y la moral debe contener y regular a la justicia, como propone en su libro “El capitalismo, ¿es moral?”. Cuando esta cadena se altera o pierde eslabones se corre el riesgo, dice el filósofo, de caer en la barbarie económica, política o jurídica, según el caso. A la luz de las catástrofes que viene padeciendo el mundo (y Argentina desde ya, con el 2001 a la cabeza) se observa que la alteración ya se produjo, con el peligro de que la economía se haya convertido en un eslabón libre y peligroso. Entonces ocurre que tanto la justicia, como las prioridades sociales deben esperar (o incluso ser manipuladas) y quedar sometidas al designio económico.
Ese designio no es neutro. El laureado economista inglés Raj Patel (que trabajó para el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio), puntualiza en “Cuando nada vale nada” que los cálculos de los economistas refieren siempre a futuros improbables y que están teñidos por su color ideológico. En ese mismo trabajo Patel recuerda dos cosas. Que la constante búsqueda del crecimiento económico a cualquier costo (así sean las personas y el medio ambiente) suele revertir en una cadena de perjuicios sociales. Y que en una economía que pone ganancias y crecimiento por encima de la atención a necesidades reales e impostergables, las pérdidas no son monetarias sino humanas.
PREGUNTA SIN PRECIO
Una vez alterada, o rota, la cadena descrita por Comte-Sponville, la economía manda por encima de la política, la justicia y la moral. Se es consumidor antes que ciudadano. Se bombardea las mentes con la idea de que hay que consumir porque de eso depende la vida de todos. Una sociedad basada en el consumismo, dice Sandel, puede no ser democrática, y no importa. En todo caso, los mecanismos de la democracia, como las elecciones, pueden adaptarse a criterios económicos. Entonces al votante se le “venden” candidatos y el marketing y la imagen tienen más importancia que los programas, los contenidos políticos o las condiciones morales. Aparece el riesgo cierto (y comprobado) de que los candidatos no tengan visiones propias y fundamentadas, que se basen en el mercado, que adecuen su oferta (el producto a vender) al gusto del consumidor y no a las verdaderas necesidades de la comunidad. Michael J. Sandel nos deja esta pregunta: “¿Cómo queremos vivir juntos? ¿Queremos una sociedad donde todo esté en venta? ¿O existen determinados bienes morales y cívicos que los mercados no honran y los bienes no pueden comprar?”. Un interrogante para ciudadanos y candidatos. No es la economía, es mucho más que ella y más profundo.
*Artículo publicado en el diario El Día

Relacionadas

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más

Las 3 exigencias que impuso la primera auditoría del FMI a las finanzas de la Argentina

En medio del comienzo de las reuniones entre los técnicos del FMI y del gobierno argentino se conocieron ya las primeras medidas que el  organismo le impuso a la Argentina para poder cumplir con el programa stand by de tres años firmado el 14 de junio pasado.

La misión encabezada por el economista Ricardo Cardarelli mantuvo una reunión ayer durante las primeras horas de la mañana en el Palacio de Hacienda con el equipo económico comandado por el ministro Nicolás Dujovne y luego con el  presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo, y los integrantes del Comité de Política Monetaria.

Según pudo saber Infobae, los técnicos manifestaron la preocupación de la directora gerente, Christine Lagarde, por la débil situación de la economía argentina, y para revertir ese cuadro le sugirieron al Gobierno cumplir rigurosamente con tres objetivos para aprobar la primera revisión de la metas del acuerdo por tres años que comenzó hoy y que se extenderá hasta el próximo 22 de agosto, clave para activar un segundo desembolso, ahora por USD 3.000 millones, a saber:

1. Fuerte reducción de la tasa de inflación. La meta deberá ser igual o menor a las expectativas actuales del mercado (REM) para el cierre de 2018, que es la meta superior...

Ver Más

La imagen lo es todo: cómo vemos a los organismo multilaterales

En los últimos años, los organismos multilaterales se han comportado de la siguiente manera: le han sacado plata a los pobres de los paìses ricos, vía impuestos, para dársela a los ricos de los países pobres que son los primeros que se salvan a la hora de escaparse cuando viene un gran rescate. Esa es la imagen que tienen muchos, de muchos organismos multilaterales. La pregunta es: ¿globalización o proteccionismo?. A título personal, Claudio Zuchovicki afirma ser "bastante proglobalización". Es que cree que "muchas cosas son inevitables y no vale la pena resistirse cuando las empresas ya son globales y se guían a través de la nube y no tanto de los físico. Hoy, las empresa ya no tiene nacionalidad". Por eso, el nuevo rol de los organismos multilaterales es de tratar de hacer llevadero esto, en los países donde hay mayor resistencia. Incluso en los Estados Unidos, cada vez más proteccionista, que se debate en una guerra comercial con China; o paìses como el nuestro, emergentes, intentando entender que somos todos ciudadanos del mismo mundo. Para tratar de entender este nuevo mundo nos visitó en El Inversor Marcelo Scaglione, representante de la Argentina ante de la OCDE.

Ver Más

Overshooting la palabra que se puede poner de moda

A fines de la década del 70, cuando los debates sobre el impacto de la emisión monetaria eran moneda corriente, Rudiger Dornbusch, uno de los mejores macroeconomistas de todos los tiempos, planteó la idea de que los shocks monetarios generaban, obviamente, una devaluación de la moneda, pero que el tipo de cambio sobre reaccionaba primero, para acomodarse al nuevo equilibrio después. En castellano; si el Gobierno le daba a la maquinita, por ejemplo, para financiar el déficit fiscal, el traslado a precios se producía mas rápido en los activos financieros (el dólar, por ejemplo), que en el resto de los bienes de la economía. Expresado en términos de la situación actual; si sube primero el dólar, pero lo hace de manera exagerada, luego habrá más inflación y se licuará una parte del efecto real de la subida del tipo de cambio. El mecanismo puede ser un poco distinto del pensado por el economista alemán, porque acá no hubo un shock de emisión, sino un derrumbe de la demanda de dinero, pero a los efectos prácticos la lógica es similar, porque si la gente no quiere los billetes que imprime el gobierno, pues sobra liquidez, que termina yendo a precios, sea de bienes o del dólar.

Ver Más

Entró la sequía, pero el rompecabezas aún tiene muchas piezas para colocar

La economía está transitando el 3° trimestre, período que hasta ahora presenta una recesión industrial y un consumo estancado o en caída. Las perspectivas para el período no son buenas, en parte porque la última foto que tenemos de la actividad económica es bastante mala: el EMAE dio para mayo un retroceso anual de 5,8%. Nadie se mostró sorprendido por la contundencia del número, porque recoge con toda brutalidad el impacto de la sequía: el agro tuvo un desplome de 35 por ciento.

Ver Más

Macri consiguió apoyo internacional en la cumbre del G-20

Además, la Argentina se mostró como mediadora ante las tensiones comerciales entre EE.UU., China y Europa.

Ver Más

Columnista