Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿Y si la economía no fuera todo?

Por SERGIO SINAY 
“La única función de la predicción económica es hacer que la astrología parezca algo más respetable.” Aunque no lo parezca, esta idea fue expresada por un economista. Y no por cualquiera, sino por el canadiense John Kenneth Galbraith (1908-2006), uno de los más prestigiosos e influyentes del último siglo. Autor de obras de consulta permanente, como “La sociedad opulenta” o “El nuevo estado industrial”, Galbraith fue un hombre comprometido políticamente, muy cercano al partido Demócrata en Estados Unidos, y desconfiaba del poder omnímodo de los mercados así como del poder financiero que, carente de bases materiales concretas y de rostros que se puedan ver y registrar, termina por operar desde las sombras para determinar el destino de personas, sociedades y países.
Como dándole la razón a Galbraith es posible encontrar astrólogos que desarrollan su pensamiento con certezas y fundamentos más claros y cimentados que muchos economistas. Pruebas al canto, las obras de la psicoterapeuta junguiana británica Liz Greene, del fallecido Howard Sasportas, de Alexander Ruperti o de Bill Tierney. Al revés de tantos émulos de Casandra que deambulan por los pasillos de la economía, aquellos autores astrológicos no se proponen vaticinar el futuro, sino entender de qué modo y por qué razones las complejas energías que constituyen a una persona podrían desarrollarse o abortarse en el tiempo.
Aun así, prevalece un respeto por los oráculos económicos que no siempre se otorga a los astrológicos. Personas que no entienden de ninguna de las dos disciplinas suelen creer en la predicción económica y no en la otra. Resultados de esa opción son las burbujas financieras o inmobiliarias y las crisis cíclicas que, como los huracanes que conocemos en estos días, devastan periódicamente a familias y países. En esos casos los gobiernos corren a salvar bancos y emporios financieros mientras las personas quedan a la deriva. Nadie se hace cargo de la predicción triunfalista e irresponsable. Y es posible que los mismos predictores asomen, imperturbables, para explicar por qué las cosas sucedieron de ese modo y propongan una nueva solución profética que pagarán los mismos de siempre.
FUNDAMENTALISMO ECONÓMICO
Quizás sea oportuno reflexionar sobre todo esto ahora, cuando nos dicen que la economía está en pleno fortalecimiento, que no hay nubes en el horizonte, que solo falta que los inversores de desperecen, y que las estrecheces y albures que se puedan experimentar hoy son el preanuncio de la abundancia de mañana. Con una mirada que va más allá de números y estadísticas para incluir también a las personas y el paisaje social, hay pensadores que proponen miradas en las cuales la economía no se divorcia de la política concebida como articuladora del bien común, ni se desprende de la moral. Michael J. Sandel, catedrático de Ciencias Políticas en Harvard y autor del esclarecedor trabajo “Lo que el dinero no puede comprar”, dice al respecto: “En los últimos tiempos se impuso la idea de que basta conque la economía funcione, y eso es un error. No se puede pensar que el mercado establece por sí mismo la justicia y la equidad. La fe en el mercado ha eliminado cualquier debate público sobre la ética y la justicia”.
Se le atribuye a James Carville, estratega de la campaña que llevó a Bill Clinton a la presidencia de Estados Unidos, la paternidad de la frase: “¡Es la economía, estúpido!”. Una síntesis brutal de la idea hoy predominante de que la economía determina el resto de la vida. Un tipo de pensamiento reduccionista, que concibe una sola posibilidad económica. La de mercado. Esto deja a cada individuo librado a su suerte. Se dice que cada quien ofrecerá y comprará lo que pueda o necesite y que ese libre juego de oferta y demanda equilibrará los precios, la producción y todos los demás factores. Se insiste en la autorregulación (como si se jugara un partido de futbol sin árbitros o se quitaran los semáforos en las calles de una ciudad populosa o las barreras en los pasos a nivel) y se subraya la idea de que en esto anida la libertad. El juego tiene un único problema. No empieza de cero para todos. De manera que la libertad es para quien pueda jugar. Hay muchos que quieren y no pueden. Esos quedan afuera. Cuando se observan las cifras de hambre y de pobreza en casa y en el mundo (donde las más recientes muestran un implacable crecimiento), es posible deducir que los imposibilitados para el juego son demasiados.Por esta cuestión es que el filósofo francés André Comte-Sponville señala que la política debe contener y regular a la economía, la justicia debe contener y regular a la política y la moral debe contener y regular a la justicia, como propone en su libro “El capitalismo, ¿es moral?”. Cuando esta cadena se altera o pierde eslabones se corre el riesgo, dice el filósofo, de caer en la barbarie económica, política o jurídica, según el caso. A la luz de las catástrofes que viene padeciendo el mundo (y Argentina desde ya, con el 2001 a la cabeza) se observa que la alteración ya se produjo, con el peligro de que la economía se haya convertido en un eslabón libre y peligroso. Entonces ocurre que tanto la justicia, como las prioridades sociales deben esperar (o incluso ser manipuladas) y quedar sometidas al designio económico.
Ese designio no es neutro. El laureado economista inglés Raj Patel (que trabajó para el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio), puntualiza en “Cuando nada vale nada” que los cálculos de los economistas refieren siempre a futuros improbables y que están teñidos por su color ideológico. En ese mismo trabajo Patel recuerda dos cosas. Que la constante búsqueda del crecimiento económico a cualquier costo (así sean las personas y el medio ambiente) suele revertir en una cadena de perjuicios sociales. Y que en una economía que pone ganancias y crecimiento por encima de la atención a necesidades reales e impostergables, las pérdidas no son monetarias sino humanas.
PREGUNTA SIN PRECIO
Una vez alterada, o rota, la cadena descrita por Comte-Sponville, la economía manda por encima de la política, la justicia y la moral. Se es consumidor antes que ciudadano. Se bombardea las mentes con la idea de que hay que consumir porque de eso depende la vida de todos. Una sociedad basada en el consumismo, dice Sandel, puede no ser democrática, y no importa. En todo caso, los mecanismos de la democracia, como las elecciones, pueden adaptarse a criterios económicos. Entonces al votante se le “venden” candidatos y el marketing y la imagen tienen más importancia que los programas, los contenidos políticos o las condiciones morales. Aparece el riesgo cierto (y comprobado) de que los candidatos no tengan visiones propias y fundamentadas, que se basen en el mercado, que adecuen su oferta (el producto a vender) al gusto del consumidor y no a las verdaderas necesidades de la comunidad. Michael J. Sandel nos deja esta pregunta: “¿Cómo queremos vivir juntos? ¿Queremos una sociedad donde todo esté en venta? ¿O existen determinados bienes morales y cívicos que los mercados no honran y los bienes no pueden comprar?”. Un interrogante para ciudadanos y candidatos. No es la economía, es mucho más que ella y más profundo.
*Artículo publicado en el diario El Día

Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Columnista