Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

YPF, Aerolíneas y las empresas de servicios que necesitamos


El cambio de discurso de Mauricio Macri en la noche del 19 de julio pasado, después que Horacio Rodríguez Larreta triunfara por escaso margen en el ballottage para jefe de gobierno porteño, abrió un debate muy interesante sobre la situación de las dos empresas estatales más relevantes de la Argentina: YPF y Aerolíneas Argentinas.


Macri, mal aconsejado por su consultor estrella (el ecuatoriano Jaime Durán Barba), intentó enviar un mensaje tranquilizador al sector de la sociedad que no pensaba votarlo o que dudaba en hacerlo. Y aseguró aquella noche, en el mismo escenario donde se celebraba el ajustado triunfo del PRO, que no volvería a privatizar ni la petrolera ni la aerolínea de bandera argentina. Lo que logró el candidato presidencial, en definitiva, fue confundir un poco más a los votantes en vez de transmitirles la seguridad de un dirigente que sostiene sus convicciones.


Más allá de Macri, de sus propósitos políticos y de las premisas contradictorias que ha lanzado en los últimos años el gobierno kirchnerista respecto del rol del Estado en la economía, es conveniente analizar cuál es el mejor escenario para las empresas estatales de la Argentina. Sobre todo porque convergen en estos tiempos varios factores que derrumban el mito de la planificación económica estatal versus las teorías de absoluta libertad de mercados como únicas alternativas exitosas.


  • Las empresas de servicios estatales, que tuvieron su apogeo entre los años '50 (a partir del surgimiento del peronismo) y los años '80 (con el colapso del alfonsinismo) nunca pudieron convertirse en modelos exitosos y eficaces.
  • La utilización política, como fuente laboral para la militancia rentada, como base de operaciones de los sindicatos o la proliferación de la corrupción abierta y desmedida convirtieron a las empresas estatales en sumideros de gasto público.
  • La privatización de esas mismas empresas (a partir de los años '90 con el menemismo), el pésimo mangement de algunos operadores privados y la falta de controles estatales o la cooptación de esos controles por el capital privado terminaron colapsando a las compañías que debieron ser malvendidas o recuperadas por el Estado para que éste terminara haciéndose cargo de las deudas acumuladas durante el período privatizado.
  • La recuperación de las empresas de servicios privadas por parte del Estado (a partir del 2002, con el duhaldimso y sobre todo con el kirchnerismo) alumbraron modelos deficitarios, que reprodujeron la mayoría de los defectos de las empresas estatales en el siglo pasado.


Por eso, es atractivo comparar los modelos diferentes Aerolíneas e YPF en la actualidad.


Aerolíneas Argentinas

  • Aerolíneas Argentina fue confiscada a los pésimos operadores privados españoles (Marsans, y anteriormente Iberia) para convertirla en una compañía deficitaria que pierde una cifra estimada en dos millónes de dólares diarios.
  • En 2009, el presidente de Aerolíneas (Mariano Recalde) y su gerente general (Axel Kicillof) diseñaron un plan de negocios para que la compañía dejara de ser deficitaria en 2012. Ese plan jamás se cumplió.
  • Se hizo una inversión interesante en la flota de aviones, se mejoró el servicio de a bordo y la relación con los gremios, pero se utiliza la estructura administrativa como fuente laboral de dirigentes partidarios.
  • Se condiciona la estrategia empresaria a los objetivos políticos del Gobierno de turno, lo que conspira contra el rendimiento satisfactorio de la compañía.



YPF


  • También fue confiscada a un operador privado español (Repsol), que privilegió sus intereses particulares por sobre los intereses de la Argentina.
  • El control estatal (a cargo del ministro Julio De Vido), jamás funcionó en defensa de nuestros intereses, y aceptó sospechosamente todas las decisiones del board español de Repsol-YPF.
  • Se asoció a YPF a un socio privado argentino (Petersen, de los Eskenazy), que no aportó demasiado en la mejora de la compañía.
  • Se la confiscó a Repsol violando las leyes internacionales, y luego se convalidó la confiscación aprobando a través del Congreso una ley de nacionalización.
  • Se designó a un CEO (Miguel Galluccio), con experiencia internacional y se inició un proceso de modernización de la compañía siguiendo lineamientos de la actividad privada que mejoraron discretamente los resultados.
  • YPF sigue siendo aún una compañía deficitaria y no consigue el objetivo de que la Argentina vuelva a tener autoabastacimiento petrolero y gasífero.


Conclusiones


  • Los próximos gobernantes de la Argentina deberían priorizar modelos empresarios sustentables para las compañías de servicios públicos.
  • La administración debería ser eficiente en caso de ser estatal, o con eficaces regulaciones del Estado en caso de ser privadas.
  • Para los tiempos que corren, la administración estatal con management capacitado y experiencias exitosas en la actividad privada parece ser un modelo viable y aceptado por la opinión pública.
  • La clave siempre será no alinear los objetivos nacionales de provisión de servicios, de aprovechamiento de los recursos y de administración de la infraestructura con las necesidades políticas del gobierno de turno.

Relacionadas

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

El poema budista con el que Mario Quintana se despidió de sus empleados

Luego de confirmar que dejará la vicejefatura de Gabinete como parte del cambio en el equipo de la administración de Macri, Mario Quintana reunió a parte de sus empleados en su despacho, y tras despedirse, les leyó un poema del monje budista y activista Thich Nhat Hanh.

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

Fueros: qué diferencias hay entre Argentina y los EEUU para investigar a un senador

Contrario a lo que sucede en nuestro país, los legisladores norteamericanos pueden ser arrestados en causas criminales y sus domicilios allanados por orden judicial sin ninguna restricción.

Ver Más

Mauricio Macri, sobre la suba del dólar No pasa nada, tranquilos

El Presidente restó importancia a la suba que se registró en los últimos días, al asegurar que "no pasa nada". Mientras tanto, el dólar en la city porteña cayó algunos centavos luego de una serie de medidas adoptadas por el Gobierno y el BCRA. Sigue por encima de 30 pesos


Ver Más

No esperemos más a Godot

El presente argentino no me angustia, me espeluzna. Estoy ansioso por ver en setiembre la obra “Esperando a Godot” de Beckett en el Teatro General San Martín. Esta es una obra fundacional del teatro del absurdo. Presagió nuestra actualidad: no hay una lógica causa y efecto (puedo llegar a robar pero no iré a prisión); hay una transformación repentina del personaje (por ejemplo, un político que lidera causas sociales, de pronto termina robándole al país y a los ciudadanos); hay una intensificación progresiva del sinsentido (por ejemplo, llegar al absurdo de utilizar virginales cuadernos Gloria para anotar el camino de la corrupción); hay una inversión del principio de causalidad (por ejemplo, más roba un político, más popular es, más lejos está de ir a la cárcel);  los dichos sinsentido demandan mayor sinsentido y la comunicación es incomunicación (por ejemplo, cualquier declaración de un político). Y pareciera que no registramos que esperar a Godot es esperar una salvación que está en cada uno de nosotros. Se podría llegar a pensar en una doble moral entre los Panamá Papers del actual gobierno y los cuadernos Gloria del gobierno anterior. También en la doble moral de un encuentro entre Cristina y Moyano. Pero en realidad no hay una ...

Ver Más

Columnista