Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Juan Pablo Tripodi

El desafío exportador: transformación cultural y el mundo como oportunidad

Una pyme de productores ganaderos hizo a fines del año pasado su primera exportación de carne vacuna a China: el producto se va a vender en un mercado de alto potencial y en expansión, como el asiático, tanto en el canal tradicional como en el no tradicional, a través de e-commerce. Una microcervecería de La Pampa concretó semanas atrás su primera exportación, a Dinamarca; su cerveza estará disponible en una vinoteca de Copenhaguen. Una pyme marplatense que fabrica muebles y que obtuvo el Sello Buen Diseño ahora vende sus productos en el mercado chileno. Una productora de recitales hizo su primera exportación a México, organizando una gira por tres ciudades para una banda argentina. Literatura infantil, alfombras, alfajores, vacunas, videojuegos: la lista de productos y servicios que venden al mundo las casi 10.000 empresas exportadoras que hay en nuestro país (el 90% son pymes) es larga y heterogénea. Siempre destacamos las transformaciones que el gobierno hizo en estos 3 años para aumentar las exportaciones, planteando una política económica más integrada al mundo y con mejores incentivos para la exportación, con la apertura y reapertura de 170 mercados, relanzando negociaciones y acuerdos internacionales, creando herramientas que facilitan el comercio exterior como VUCE o Exporta Simple, mejorando la infraestructura y reduciendo costos logísticos. Pero aunque parezca obvio, muy pocas veces resaltamos lo que las empresas, verdaderas protagonistas de la exportación, lograron gracias a estas transformaciones.

ver más

Germán Fermo

Argentina se corre al centro: se desvanece el extremo K y Macri mueve último

Centro al área. Lo acontecido desde el sábado pasado no hace otra cosa que pintar la esquizofrenia que se vivirá en esta tribu a la que llamamos Argentina hasta que culminen nuestras eternas y benditas elecciones. Lo cierto es que muchos analistas vaticinaban una muy cruel apertura para bonos y acciones argentinas a inicios de esta semana y Wall Street respondió exactamente al revés. Lo que originalmente se pintaba como un “misil K”, terminó siendo un pequeño petardo lleno de humedad que sólo contaminó la apertura del lunes hasta el mediodía para dar lugar a un exuberante rally de martes. Algunos dicen que esta “renovada versión K” es mucho mas razonable y elimina al cisne negro como escenario potencial, yo no compro este argumento en ninguna circunstancia, si sos K no podés convertirte en otra cosa, la moderación no forma parte del menú K. Otros por el contrario opinan que esta movida salió mal, que el kirchnerismo dio una voluptuosa muestra de debilidad lo cual también aleja al cisne negro K como escenario potencial. Es irrelevante por el momento cuál de los dos argumentos es el correcto, lo interesante es que estas dos explicaciones alternativas conducen al mismo lugar: por el bien de todos, desde afuera comienzan a olfatear que quizá Argentina se mueva mucho más hacia el centro dejando de lado los extremos y esto no hace otra cosa que bajarle las chances a una crisis pre o poselectoral en la que perderíamos todos. Obviamente que nada es definitivo, obviamente que el cisne negro ...

ver más

Especial de la Semana

Análisis Semanal