Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Marcelo Elizondo

Las cifras del G20 que revelan por qué la Cumbre es fundamental para el Gobierno

La reunión del G20 en Buenos Aires es un evento de relevancia única. El G20 es un foro para la cooperación económica, financiera y política y en sus reuniones aborda los grandes desafíos globales y busca generar políticas públicas que los resuelvan. El grupo está compuesto por la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. En sus encuentros, reúne a líderes de grandes países del mundo, que generan 85% de la producción mundial, 75% del comercio internacional y la mayoría de las inversiones globales. Así, son parte integrante del G20 nada menos que 16 de los 20 principales exportadores mundiales (y lo son también 22 de los 30 mayores, y 29 de los mayores 40). Además, considerando la relevancia geoestratégica que ha vuelto a cobrar en el mundo la dimensión y densidad poblacionales, es importante advertir que el grupo integra a países que lideran la lista de los más poblados en el mundo (suman 66% de la población mundial). Se trata de los mayores actores en materia de comercio e inversiones internacionales en el mundo pero también de influencia estratégica y poder internacional. Si se analizan los flujos de inversión extranjera (IED) en el planeta, se advierte que el G20 recibió -según UNCTAD- 58% del total mundial en el último año 2017, mientras que, a la vez, de los 20 principales receptores de inversión extranjera (IED) en el planeta en sus totalidad 17 -de esos mayores 20 países/territorios receptores de IED en el planeta- están en el G20. Pero no solo se trata de conocer la importancia como ...

ver más

Fernando Gonzalez

El papelón de la Superfinal: El enésimo fracaso del país barrabrava

El problema no es el fútbol. El problema es la Argentina. El país barrabrava que no puede resolver los dilemas de una adolescencia que lleva doscientos dos años. No puede controlar las marchas piqueteras que paralizan la Ciudad cien días al año. No puede frenar a un centenar de violentos con la camiseta de All Boys. Y no puede evitar que otra banda de forajidos con la camiseta de River le rompa los vidrios a piedrazos al micro donde viajaban los jugadores de Boca para jugar la Superfinal. El mega evento que nos iba a mostrar como un ejemplo ante el planeta. Un modelo de lo que puede la pasión argentina. Esa que mostramos con orgullo en cada Mundial. Pero la realidad nos golpeó en la cara desde el primer botellazo. Eso somos. Una sociedad con enormes dificultades para lograr la utopía de la convivencia.

Porque los errores y las desgracias tienen múltiples responsables. El Gobierno nacional y el de la Ciudad primeros, porque no pueden armar un operativo de seguridad mínimamente eficaz. Y se echan la culpa unos a otros por los errores. Anoche Mauricio Macri reclamaba la cabeza de quienes planificaron pésimamente la jornada y le apuntaba a Martín Ocampo, el ministro de Seguridad de Horacio Rodríguez Larreta. Ambos ya se habían enfrentado cuando el Presidente se apresuró a plantear el regreso del público visitante a las canchas. Por todo lo sucedido ayer, quedó claro que era una iniciativa desatinada. Cuatro mil hinchas de Boca en la cancha de River le hubieran agregado fuego al infierno.

ver más

Especial de la Semana

Análisis Semanal

En Compañias